viernes, 26 de agosto de 2016

Rick Astley, un tipo sorprendente




Sí...

Pasa desapercibido claro por estos lares, pero el amigo Rick ha sacado nuevo disco, el primero desde hace una década...confirmando su resurrección a la vejez viruelas, aunque no los aparente, Rick Astley cumple este años cincuenta tacos...caray. 

Desde luego su biografía no puede ser más curiosa y en parte por eso, reconozco que en el siniestro mundo de los moñas (o mojabragas) teledirigidos es el único por el que tengo simpatía, además desde siempre...y sí, me mola cosa mala never gonna give you up. 

Para empezar, el tipo se curtió de jovencito tocando la batería en el circuito de clubs de su Lancashire total, en grupos de versiones de Beatles y los Shadows y enseguida se pasó al soul. Escuchando su voz, que creo que está fuera de toda duda que es más que notable, era el paso más comprensible...su destino cambiaría cuando Pete Waterman, una de las tres patas de la sociedad Waterman, Stock y Aitken le descubriría y lo pondría bajo la tutela del trío, para mal o para bien. Se perdió a corto plazo una estrella del northern soul (hablo en serio) y en su lugar llegó un ídolo para niñas, algo que a mí siempre me ha sorprendido. Sin ser un erudito en el tema...yo diría que Rick Astley era tirando a feíllo de joven, desgarbado y se le notaba tímido. Pero ya sabemos el poder que tienen los medios, el embrujo del escenario y todas esas historias y el bueno de  Rick se vio de la noche a la mañana en las carpetas de las niñas de medio mundo, gracias al éxito de never gonna give you up (que además repito que mola) 

otro punto a favor: bailaba como buen pagafantas...
sí, como tú y como yo

Al tema le seguiría otro single archiconocido, whenever you need somebody, un tema en el que se puede apreciar que el tío tiene un vozarrón, impropio incluso de su edad. Pensad que Rick Astley tenía veinte tiernos añitos en este momento...Whenever you need somebody también dio título a su primer larga duración en el que, demostrando que no era un artista prefabricado del todo, resulta que Astley firma hasta cuatro temas, menos conocido que los "hitazos": 


Tampoco fue flor de un día, porque su segundo disco también funcionó bastante bien y por cierto, ya se permitió meter algún clásico de soul entre tanta "pachanga":


Pero sobre todo lo que hace que tenga mis respetos fue lo que hizo a continuación, cuando se hartó de la prensa británica, que le dio cera hasta aburrirse y del trío de productores y decidió que quería avanzar y explorar otras cosas y volver a sus raíces, el soul. Lo intentó con un tercer disco que vendería menos,  free, que salió en un mal momento, a principio de los noventa, pero que aguantó el tipo: 




Escuchándolo, diría que sin ser el colmo de la originalidad, que tampoco hay que pasarse, se nota un punto de sinceridad que no tenían por ejemplo los trabajos de Michael Bolton, que era quién lo estaba petando con un "soul" bastante más impostado. A lo mejor por eso Rick Astley intentó sonar en su cuarto disco a algo parecido a lo que hacía el hortera de bolera de Bolton y de nuevo le ganó por la mano en sinceridad aunque, de nuevo sin funcionar mal del todo, no vendiera mucho:


Aquí Astley decidió que ya tenía bastante y se retiró de la música ¡Del todo y voluntariamente! No deja de tener mérito...podía haber aguantado, sus discos como he dicho se seguían vendiendo razonablemente bien, pero se cansó del negocio y fue consecuente. Tanto que en más de diez años lo único que haría, musicalmente hablando, sería componer un tema en solitario mano a mano con Fish, el ex cantante de Marillion. Curiosísimo, sí...otro punto a favor del amigo Rick.

Y llega 2007 y el rick rolling que algunos conoceréis...habrá quién haya vuelto al candelero gracias a internet, pero no creo que nadie lo haya conseguido gracias al cachondeíto de pinchar en un enlace para ver "algo" (sí, en la mayor parte de los casos sería porno) y que en lugar de lo prometido lo que apareciera fuera el clip de never gonna give you up, con Astley intentando bailar...el propio Rick se lo tomó a cachondeo, aunque por cierto, con los pinchazos no ha ganado un duro y le picó el gusanillo para girar más y más, aprovechando el tirón de la nostalgia. Ya había sacado un disco antes que pasó desapercibido y dado algunos conciertos, pero fue el "rickrolling" lo que consiguió que volviera a la carretera con asiduidad...y no le ha ido nada mal, ahí está esa gira bastante larga que se ha marcado por España hace poco, en sitios de mediano aforo, artistas menos "nostálgicos" no funcionan tan bien...y además en plenitud de facultades





Y aquí lo tenemos a los cincuenta y con el disco 50:


Y en fin, a mí me encanta que el tipo esté en forma, de voz y aspecto (firmo esos cincuenta así) y en el candelero, relativamente. Se lo ha currado y sigo convencido de que es un buen tipo, además de cantante con muy buena voz y oye, cuando menos te lo esperas vuelve a sorprenderte una vez más: 

l
En fin, ya nos lo decía él mismo ahí, en plan profético en el inolvidable hit (que por tercera vez, reitero que mola): 




jueves, 25 de agosto de 2016

Absolute beginners, la película de Bowie, Ray Davies y Julien Temple



El cine musical, por lo menos en el ámbito de rock, vivió malos tiempos en los ochenta, con producciones que no funcionaron entre el público y fueron vapuleados por la crítica. Cintas como Give my regards to Broad street, return to Waterloo...y absolute beginners. El tiempo sin embargo ha puesto las cosas en su sitio y ha hecho (ya que estamos en medio de un erial) que las apreciemos un poco más, aunque solamente sea por el nivel de los músicos que se metieron en estos proyectos. Ahora con lo que ha supuesto la pérdida de Bowie va a ser el turno, creo, de la película firmada por Temple. 

promocionando la peli en la prensa más pija.
 Bowie quedaba bien hasta haciendo la patada de la grulla

Concebida como un homenaje al Soho Londinense de finales de los cincuenta y con el atractivo del Duque Blanco en pantalla, la película sale ahora en dvd, con un documental con entrevistas a personas involucradas en el proyecto, con Temple a la cabeza, aunque se echa de menos que la otra "vaca gorda" del film, Ray Davies que también tiene un papel aparezca ahí. Además parece que la restauración de la cinta original es buena y que respeta el color, muy "ochentero" imprescindible si quieres disfrutar del film y ahí están además insertados en la película los temas de Style  Council o de una jovencísima Sade, un aliciente más.

Aunque el bigote de Cantinflas que luce Ray Davies
en la peli también tiene su punto

  Si estás en una fase de redescubrimiento "bowieano" o lo tuyo es reivindicar el cine de culto ochentero (lo que yo llamo el espíritu "calles de fuego" algunos conceptos comparten las dos películas, por cierto) puede que sea buen momento para echarle un vistazo a absolute beginners. 



sábado, 20 de agosto de 2016

Cuarenta años de agents of fortune y sus canciones menos conocidas





Este disco de Blue Oyster Cult está de aniversario redondo y además de verdad, con lo que queda de la banda girando y tocándolo, creo que íntegro (aunque los Blue Oyster Cult que están en activo son un grupo dedicado a la nostalgia, una sombra de lo que fueron) Agents of fortune es un clásico del hard rock setentero, seguramente es el mejor disco de la banda y sin embargo no es muy conocido y algunas de sus canciones tampoco lo son. Veamos si podemos ponerle remedio a esto. 

Es un disco que es mucho más que don´t fear the reaper, el hit de la banda, que por cierto es una delicia, con esas armonías tomadas de los Byrds y ese sonido de guitarra tan embrujador...pero hay otras canciones entre los diez cortes que no desentonan con el temazo, abriendo con la ironía de this ain´t the summer of love:


el guiño a la ciencia ficción, al estilo "ostra azul", más guitarras y armonías...


Psicodelia con la colaboración de Patti Smith:

Y hasta se permitieron un guiño al punk los tíos: 


Vamos, que agents of fortune es un disco para disfrutar, en el que sobra muy muy poco y la cima de un grupo talentoso y muy listo. Si con el aniversario o incluso algún concierto nostálgico del grupo os pica la curiosidad de tenerlo en las manos, no lo dudéis. 




viernes, 19 de agosto de 2016

Queen han sido los reyes del videoclip...y se sabe por los menos conocidos



Hoy toca empacho Queenero


Me di cuenta hablando hace poco de Freddie  Mercury y los años de Innuendo, rescatando videoclips como Breakthru que nadie ha entendido el concepto de videoclip como Queen, para bien. Bueno, para más que bien. 

Y sí, es algo que se aprecia no sólo en los más conocidos como el de Bohemian Rhapsody, I want to break free o Radio Ga ga si no también en otros, como el propio Breakhtru, que no se han hecho tan famosos: 


En save me echaron mano de esa animación tan artesanal, que además era muy visual (la pequeña historia del clip me recuerda muchísimo a la curiosa película de heavy metal, que casi coincide con el disco de the game ) y le da mucho encanto a un clip que si no sería simplemente un playback de grupo. 


Y en a kind of magic dieron un nuevo paso, con animaciones muy al estilo de películas como Roger Rabbit. Queen estaban muy pendientes en los ochenta de lo que se movía en el mundo de la animación...también destacan los decorados y el vestuario de todos,muy logrados. 


Con cosas como Breakthru demostraron que tenían imaginación y sabían plasmarla en clips, incluso después de muchos años. Pusieron todo esto en marcha,porque el sonido del bajo al principio les recordaba a un tren...y algo que pudo salir mal, novia de Roger Taylor "incrustada" salió muy bien, con esos travellin y un Freddie en estado de gracia, que derrochaba carisma en lo alto de un vagón de tren. 


También tenían ojo para los castings. Buscaron "réplicas" infantiles de ellos mismos ¡y no les pudo quedar mejor! el "Freddie" niño sobre todo se metió en el papel que da gusto verlo. 


Menudo espectáculo de decorado y vestuario que es el clip de it´s a hard life. Aquí Freddie estaba en su salsa, la verdad es que valía para todo. Realmente si hubiera querido dedicarse a la interpretación habría dado qué hablar,pero en un gesto muy humilde que no parece propio del personaje siempre dijo que él era un simple músico y que zapatero a sus zapatos. Aunque es verdad que por una vez los otros tres están un poco como diciendo algo parecido a "¿Pero qué rayos hago yo metido en este berenjenal"?



Éste creo que ni siquiera llegaron a sacarlo en primera instancia, pero también tiene su miga. Cuando lo grabaron no era tan común meterse en la historia de la película para la que grababas una canción y Queen lo hicieron, mezclándose con los inmortales, metiendo imágenes de la peli a cascoporrillo con mucho estilo (me encantan esos planos con el film apareciendo de arriba a abajo)  y hasta invitando al dichoso Christopher Lambert, repitiendo su papel. A Freddie también le quedaba bien el papel de "villano", podía con todo. 


Y después de veinte años casi de carrera (y vídeos) aún se podían permitir el lujo de hacer esta joya, animada,que se debería estudiar... las imágenes de figuras en la parte de la guitarra española siguen siendo espectaculares, veinticinco años después. 



jueves, 18 de agosto de 2016

Cass McCombs, otro singer songwriter de los 2000 para la "lista"




Es una de las señas de identidad del rock estos años: singer songwriters originales a más no poder que tienen, con justicia, muy buena prensa pero no llegan a tanta gente como deberían o tardan mucho. El último (o lo mismo ya es penúltimo) es este Cass McCombs que ahora os presento.

Cass McCombs es de  cerca de San Francisco y tiene cosas de esas que hacen bueno a un singer-songwriter (por lo menos a la hora de componer canciones) fan irredento de Grateful Dead a los que ha visto pagando o colándose todo lo posible,  viajero nómada que ha pasado largas temporadas en Baltimore o Londres y que tiene como aficiones cosas como el tarot, sí, habéis leído bien, aunque afortunadamente matiza que las cartas son algo que la gente se toma demasiado en serio y que es capaz de moverse musicalmente hablando por el folk el rock e introducir en sus textos puntos de vista políticos, un pelín de filosofía, personajes perdedores y sazonarlo todo con un poco de humor, usando alter egos para contar las canciones. La cosa mola, claro...

McCombs lleva bastante en esto, va por su séptimo disco y parece que es ahora cuando puede dar el salto, si no a la primerísima división, sí al menos a un primer plano. Su último trabajo lo publica Anti, el sello de Tom Waits y además parece que en el disco, Mangy love, que así se llama, se mueve también por el soul, el funk e incluso el blues, después de haberse inspirado pasando una larga temporada en Irlanda. También cuenta con un padrino que muchos apreciamos por aquí, Neal Casal que incluso lo ha fichado para uno de sus muchos proyectos, en concreto el de Skiffle players. Otro tipo curioso que merece una escucha...el disco saldrá el próximo día 26 pero ya pueden escucharse cosas para hacernos una idea:


Tiene buen gusto para las chupas...(para los gorros no tanto)

domingo, 14 de agosto de 2016

Algunas canciones más "arriesgadas" de los Who




Me hace gracia leer, cuando llega una gira de Townshend y Daltrey, las clásicas discusiones de fans sobre canciones por ejempo que si join together sí, que si Join together no...me hace pensar en algunas canciones del grupo en el que se salieron un tanto de su estilo (ya sabéis, voz épica, molinillos a la guitarra por doquier y la mejor sección rítmica que ha existido) y que no suelen entrar en sus setlists, tal vez por ello. Y mira que podían ser la guinda del pastel para paladares exquisitos...en fin, éstas son las que se me han ocurrido: 


El tono psicodélico aquí les quedó mucho mejor que en I can see for miles, con un tratamiento distinto de las voces, con armonías y todos y el formato acústico. 


En Who´s next también se atrevieron a componer una pieza apoyada básicamente  en el piano y salieron más que bien del paso. La voz de Daltrey también encajaba perfectamente con un instrumento que no fuera la guitarra enfurecida de Pete, aquí podéis comprobarlo. A mí siempre me ha parecido la hermana gemela de behind blue eyes, que de alguna manera se ha ido comiendo a getting in tune con el paso del tiempo. 



Quizás Quadrophenia es el disco clásico más variado, en el que probaron más cosas, más estilos y salieron triunfantes. Los mejores ejemplos son the punk and the Godfather, con su clásica intro Who (gloria bendita) que va volviendo una y otra vez, mientras que hay un duelo de voces genial de Roger y Pete. Fantástica...y Dirty Jobs, en el que el trabajo de sintetizador y de cuerdas, más el piano, también les quedó redonda 

En fin, una pequeña muestra, seguramente hay muchos más temas en las que arriesgaron y se salieron de la fórmula más clásica. Una prueba más de que The Who siempre han tenido un repertorio de escándalo. 


viernes, 12 de agosto de 2016

El "otro" Steve Vai, al servicio de otros (en los ochenta)


Ha estado Steve Vai por aquí, celebrando el aniversario del famoso passion and warfare y como de costumbre, casi todo el mundo se ha rendido a sus pies.

Pues yo echo de menos a un Steve Vai distinto, menos virtuoso y más integrado en grupos, como asalariado o mercenario cuando subió el caché, que es exactamente lo que hizo en los ochenta, mientras grababa paso a pasito el famoso passion and warfare, que se lo tomó con calma el tío...un virtuoso funcionando muy pero que bien en un grupo es algo más raro de lo que parece, por eso merece la pena recordar esa década de Vai al servicio de los otros. 

Más o menos todos sabemos que empezó con Frank Zappa en su banda, pero lo que no es tan conocido es el modo. Estudiando ya en Berkeley, un jovencísimo Steve Vai de dieciocho años se dedicaba a mandarle al bigotudo las transcripciones pautadas de sus propios temas...sí, en plan repelente niño Vicente. Afortunadamente el imprevisible Zappa se lo tomó bien y lo fichó primero como "trascriptor" y después como guitarrista para su banda, donde ya empezó a mostrar que iba a tocar escalas y arreglos imposibles, pero sin desentonar en la banda, un detalle que vamos a ver en toda su carrera ochentera: 


A ver Steve,listillo ahora vas y lo cascas..o lo tocas

Después de salir de la banda, en 1983 empezó a trabajar en Los Ángeles en varias direcciones, formando bandas (lo había hecho mucho de adolescente, algo no tan común en virtuosos) y grabando en un estudio que compró material más experimental, sin la intención de publicarla, aunque finalmente recopilaría temas en un disco, llamado flex-able, que sacaría en su propio sello (tenía tiempo para todo) Uno de esos temas, the attitude song (que vuelve locos a los amantes de marcianadas a la guitarra) fue el que lo puso en el candelero y que muchos artistas quisieran ficharlo...


Y quién se llevaría el gato al agua sería Graham Bonnet, metido en Alcatrazz. No creo que le quedaran muchas ganas a Bonnet de contar un guitar hero después de la experiencia con el insufrible Malsteen, con el que casi acaba a mamporros, pero tampoco le quedaba más remedio que contar con un recambio a la altura del peculiar sueco...afortunadamente Vai entendió el concepto de Alcatrazz y se integró perfectamente, sin renunciar al protagonismo (Al menos entonces Steve Vai parecía ser la antítesis del chalao del Yngwie, eran algo así como el ying y el yang de los corremástiles) y grabó el mejor disco de los tres del grupo, disturbing the peace, dejando buenos momentos: 

Si hay que ponerse patacas petaos para encajar, Vai se los pone

No duró mucho...al año siguiente, el 86 incluso dio el salto al celuloide...podemos ver a Steve Vai interpretando al diablo ,literalmente (no hablamos de Yngwie Malsteen, que mira, pegaba en el papel) encarnado en un guitarrista que desafiaba a un Ralph Macchio haciendo de Daniel Larusso en el mundo del blues rural. Evidentemente con cosas como ésta la película es...lo que es, pero tiene su gracia el duelo, ochentero to the max

Vai intentando poner, sin mucho éxito, caras demoníacas


 Y de ahí, por supuesto, pasamos a su fichaje por la banda de David Lee Roth, que tiró de chequera. Con él grabó eat´em and smile (y su genial versión "hispanoloca" que recordé hace poco) donde se acopló perfectamente al estilo histriónico y acelerado del ex Van Halen. Si la guitarra encaja incluso con el personaje "mexicano" pasado de rosca...

Curiosamente, con Roth fue con quién más tiempo aguantó en esos años como "mercenario", no sólo grabó este disco si no que también lo hizo en skycrapper, que produjo al alimón con el cantante. Después de una nueva gira exitosa, abandonó la banda, a pesar del éxito que tenían entonces. Supongo que se le quedaría pequeño, que no quería repetirse, vaya usted a saber. 

Déjame no más presentarle a este güey...


El caso es que aún le quedaría una colaboración, cuanto menos curiosa...nada menos que la serpiente blanca, los Whitesnake de un David Coverdale que tenía que intentar repetir el éxito del 1987 y donde llegaba para sustituir a un lesionado Adrian Vanderberg que era el nuevo "capricho" del cantante...mucha tela...pero salió bien. Sí, slip of the tongue es el disco que supuso el final del grupo "clásico" que paró durante mucho tiempo y no tiene la "gracia" del anterior, tampoco vendió tanto...pero tiene sus cosas y Vai vuelve a integrarse con facilidad en un grupo con un líder más que carismático, dejando canciones que todavía tienen garra: 




Pero con el cambio de década por fin terminó y publicó el famoso passion and warfare, que vendió mucho y le convirtió en superestrella...y ya nada fue lo mismo...sino otra cosa. En fin, al menos nos quedan esos momentazos ochenteros de Steve Vai


Whitesnake iban a  seguir petándolo..
.y lo que petó fueron losWhitesnake