viernes, 9 de diciembre de 2016

Disraeli Gears de Cream





El año que viene vamos a tener cincuenta aniversarios (caray) de discos míticos por un tubo. 1967, el verano del amor...para empezar, antes de que llegue año nuevo, hablemos de Cream y de Disraeli Gears. El álbum que entroncó el blues y la psicodelia. Que es canela en rama claro y tiene una historia curiosa. 
Cream grabando Disraeli Gears y a punto de hacer historia

Para empezar, la rapidez con la que se grabó. Hablamos de un clásico que se hizo... ¡en cinco días! Debe ser eso de la magia de los clásicos. Cuando todo tiene que funcionar, funciona y el factor tiempo no es relevante. Pero no deja de ser curioso que un disco así, que suena tan espectacular esté compuesto por canciones grabadas en una primera o segunda toma. Los propios Cream le echan el mérito a Tom Dowd, un ingeniero de sonido veterano que asistió a Félix Pappalardi, entonces un productor con poca experiencia. 


También hubo cierta lucha de egos, que generó esa tensión que tan buenos resultados suele dar, aunque no hay quien la aguante (de hecho Cream se "fundió" en cosa de dos años) Eric Clapton obtuvo más protagonismo llevando la voz solista por primera vez en strange brew, Jack Bruce firmó la mayor parte de las canciones y Ginger Baker, un tipo muy peculiar ya sabemos quedó en segundo plano y empezó a sentir celos porque el grupo ya no era su criatura. En el disco aparece también un músico de estudio que no necesita presentación, Booker T Jones que aporta teclados nada menos que en sunshine of your love y que consiguió que el tema entrara en el disco, porque el mánager de Cream, el legendario Ahmet Ertegun no veía nada claro que fuera  a funcionar. Luego sería el single más exitoso del sello Atlantic... 

Aún siendo un disco icónico de blues rock, Disraeli Gears tiene canciones pop sesenteras en el mejor sentido del término, que han quedado un tanto oscurecidas como world of pain o dance the night away, inspiradas por los Byrds y hasta un número de music hall, mother´s lament, casi en plan de cachondeo después de tanta épica con los textos de Peter Brown, tales of Brave Ulysses y todo aquello...en fin, un disco a redescubrir, uno más del 67 que va a volver a sonar cincuenta años después




jueves, 8 de diciembre de 2016

Volvamos a recordar un momento histórico...cuando Jethro Tull le mojó la oreja a Metallica en los Grammy



En su momento fue un shock y con el paso de los años y el desarrollo de la inquina por Metallica  (sí,especialmente a Lars Ullrich) cuando entran en una etapa en la que son "malos", que parece que toca se convirtió en motivo de celebración y cachondeo. Que unos "viejos" como los Jethro, que encima siempre aparentan tener veinte años más en el DNI le roben un grammy a unos Metallica en su mejor momento con un disco,Crest of a Knave que difícilmente se puede catalogar como heavy metal (aunque ahí está Steel Monkey) se convirtió en algo muy grande. Tiene su gracia escuchar a los protagonistas ahora que han pasado, se dice pronto, casi treinta años como a las dos personas que anunciaron el premio, que no tenían ni idea de lo que iba a pasar y como todo el mundo se llevaron una sorpresa mayúscula, que eran nada menos que Alice Cooper y Lita Ford. 

Esto es lo que recuerda Alice: 

" En los ensayos ese mismo día nos entregaban un sobre con un nombre, un tanto de broma, para leer algo simplemente y se suponía que nunca nos darían el nombre del ganador. Creo que en ese ensayo el nombre era el de Jethro Tull. Así que en la gala cuando abrí el sobre pensé que me habían dado el de los ensayos. Lo miré de nuevo y me di cuenta de que tenía un sello oficial...así que dije que había ganado Jethro Tull. Hubo una pausa de dos minutos y después todo el público empezó a reírse. Los Jethro no estaban ahí, así que acepté en su nombre el premio" 

En cuanto a Lita Ford: 

" Tenía que leer los nominados mientras Alice abría el sobre y al hacerlo se sacó una serpiente de goma que me echó encima. Se la tiré al público cuando iba a leer el nombre...se me abrieron los ojos un montón cuando escuché el nombre de Jethro Tull ¿Cómo? Metallica estaban justo enfrente, dispuestos a subir.."

Y por último el triunfador de la noche, Ian Anderson, que no estuvo all...í: 

" la categoría de Hard Rock/heavy metal era nueva y Metallica eran los favoritos, tanto que la compañía, Chrysalis, me pidió que no viajara a los Ángeles. No sólo nos enfrentábamos a Metallica sino a Jane´s Addiction y a Iggy Pop, tal vez nos habían nominado por ser cinco buenos tipos que nunca habían ganado un grammy y...bueno, el jurado es una representación de gente de la industria, productores, músicos, profesionales de compañías...no son seis personas en el panel de Factor X. De haber estado allí, me habría encantado ver como ganaba, habría sido genial que me abuchearan y me silbaran, como hicieron con el pobre Alice" 

Y de los perdedores el dichoso Lars al que todavía le debe picar un poco la derrota:

" Tres semanas antes todo el mundo daba por supuesto que ganábamos. Es fácil pensar eso pero la mayor parte de la academia de los Grammy estaban en una edad entre cuarenta y sesenta años y están mucho menos en contacto con lo que se mueve en el mundo de la música. Al final la jodieron ¿Jethro Tull ganando un grammy al mejor disco de heavy metal? ¡Vamos, hombre!"

Pues, Lars amigo, por lo que a mí respecta...






domingo, 4 de diciembre de 2016

Reediciones de Belladonna y the wild heart de Stevie Nicks


Para promocionar su gira con Pretenders (algo interesante que no oleremos por aquí, por supuesto) y aprovechando que Fleetwood Mac está a punto de sacar un nuevo disco, que por fin han terminado, Stevie Nicks reedita sus dos primeros discos en solitario, que también son los mejores de su carrera y con el que se cerró la etapa dorada de "la" voz. 

En la reedición de Belladonna encontraremos cosas como versiones alternativas de edge of seventeen, canciones de la época de las que a veces he hablado como blue lamp y el audio de un concierto de la corta gira que siguió y que se editó en los ochenta en laser disc. En Wildheart hay caras B como Garbo y más versiones que se quedaron en el cajón como all the beautiful words. Nada nuevo o muy original, salvo que tal vez no sean dos discos tan conocidos como deberían por aquí, especialmente Belladonna, así que es una buena excusa para descubrir a esa Stevie Nicks al margen de los Mac, en plena forma y reinando: salvo Pat Benatar, probablemente no había otra cantante tan famosa en América en esos años



viernes, 2 de diciembre de 2016

Te lo recomiendan...ya que nadie más lo hará: Hughes&Thrall

En realidad muchos fans del AOR y el rock melódico sí recomendarían este disco, con los ojos cerrados pero como estamos hablando de AOR y encima de un disco de culto, aprovechando las nuevas alabanzas por el nuevo trabajo de Glenn Hughes, me permito el lujo de hacerlo



Es 1982 y Glenn Hughes no pasa por un buen momento. Ya hace unos años que se ha separado Deep Purple y su único disco en solitario, play me out orientado al soul del mejor Stevie Wonder no ha llegado al público. Encima está enganchado a la coca, que va a hacer que sufra un blancazo total durante muchos años, hasta mediados de los noventa. De hecho este disco es lo único verdaderamente destacado que hizo hasta volver con el burning Japan alive, razón de más para prestarle atención al disco. El caso es que el año anterior, recién instalado en Los Ángeles Hughes estaba buscando músicos para un nuevo trabajo y se fijó en un guitarrista de la escena que había tocado sobre todo con Pat Travers, donde era el otro Pat: Pat Thrall. Ensayando y componiendo se dan cuenta de algo: que hay química entre ambos (aparte de la mandanga, que según Hughes corría por el estudio que no veas) y finalmente el disco sale firmado con el nombre de ambos. 

Y escuchándolo se ve esa química, que hace al disco especial. Se encontraron el hambre con las ganas de comer, una voz excepcional, capaz de cambiar de registro como le da la gana y un guitarrista cumplidor, ideal para el rock melódico, por mucho que Thrall no tenga muchos fans en otros subgéneros, como el progresivo y así en Hughes&Thrall hay pepinazos como I got your number o muscle and blodd, con Glenn Hughes soberbio a la voz, canciones aor por el que no pasa el tiempo como the look in your eye o first step of loe, con guiños soul en la voz (qué bien le quedan al tío Glenn esas cosas) y hasta una versión acertadísima del primer grupo de Hughes, Trapeze, coast to coast. 

El disco pasó relativamente desapercibido, 1982 era un año de mucha competencia en el AOR que vivía su época dorada y han sido los años los que le han dado ese estatus de culto del que goza y de joya perdida en el tiempo, ya que nunca hubo continuación (Hughes aprovechó los temas compuestos después en Phenomena) incluso ya en los dos mil, cuando se reeditó el disco y Hughes y Thrall hablaron de sacar por fin una segunda parte,después de mucho tiempo componiendo dejaron el asunto aparcado, al menos de momento, de manera definitiva.



domingo, 27 de noviembre de 2016

Blues rock: tres discos que escuchar cuando quieres volver a los orígenes


Ya sabéis que se ha confirmado que los Stones sacan disco de versiones de blues en unos días, casi en plan broche al año. Es algo que está bien, a quién no le gusta que los Stones vuelvan a estar de actualidad por algo más que una gira o un concierto pero...me estoy acordando de  Honkin on Bobo,el disco de versiones de Aerosmith que hace unos años supuso su vuelta después de mucho tiempo, en el que vendieron la moto y al final, precisamente, Honkin on Bobo fue un disco de versiones de blues más quemadas que la moto de un hippy, hechas con el piloto automático y...eso es lo que tiene pinta de ser blue&lonesome. 

Y no tiene por qué ser así, se puede volver a los orígenes si te has alejado de ellos o ha pasado el tiempo sin tener que recurrir a versiones fáciles para salir del paso. Hay discos clásicos que muestran el camino y uno de ellos es precisamente uno de the  Rolling Stones: 


Pensemos que antes de Morrison Hotel, The Doors venían de sacar the soft parade,un disco sostenido por Krieger en el que experimentaron mucho más, incluyendo orquestación y que además habían tenido no pocos problemas el año de su grabación, con Morrison alcoholizado y liándola enseñando el "finstro"...y les salió ésto: un disco de unos Doors más "primitivos" e imbatibles, con una base de blues que está detrás, claro de Roadhouse blues, aunque hay ecos también en la gran peace frog o Land ho






El último disco de Free, un postrero intento de volver a estar juntos, impulsado por Paul Rodgers, fue también una vuelta a los orígenes del grupo, aunque no perdieran nunca el norte. Pero para estar las cosas muy tirantes entre ellos, de hecho es el último disco del grupo, el resultado es más que bueno, no hay más que escuchar cosas como come together in the morning, heartbreaker o, mirad que apropiado para el post, Muddy Waters: 




Y por supuesto, let it bleed de los Stones, que habían pinchado con their satanic majestic request y sus guiños a la psicodelia y se habían recuperado con Beggars Banquet, pero sin volver del todo a los orígenes, como en Let it bleed. Versiones que sí dejan huella, como la de love in vain (que recuperarían encima a lo grande en Stripped) y temas propios como let it bleed, you got the silver, con Keith tomando el protagonismo y sobre todo Midnight rambler. Poco se puede añadir... Dame blues rock, el que quieras...pero dámelo así, a lo grande, que puedes y ya sabes como hacerlo:







sábado, 26 de noviembre de 2016

Bob Seger, también un artesano de canciones



A veces he pensado que en general se tiene una  imagen equivocada de Bob Seger, más allá de old time rock n roll y la escenita de Risky Business...

                                           Es menos conocida esta versión, pero a la hora de darlo todo con Seger, 
                                                         Alf  se come con patatas a Tom Cruise...

...la de un rockero clasicote y pelín redneck, un tanto a lo Ted Nugent...y como saben sus fans, relativamente pocos, pero muy fieles nada más lejos de la realidad. Empezando por que Bob Seger es de Michigan y se hizo como músico en Detroit hace más de cincuenta años y siguiendo porque es un rockero clásico, sí, un tipo infatigable de voz aguardentosa (aunque posee más registros de los que parece) que se pasó diez años tocando para audiencias pequeñas, con un éxito moderado, mientras se pulía como compositor, apostando por las historias de gente normal, tipos corrientes de sitios pequeños, con sencillez y honestidad. Vamos, en la línea de Petty o Mellencamp...pero que estaba ahí mucho antes de Petty o Mellencamp. 

El éxito le llegó a mediados de los setenta, con live bullet with the silver band, uno de esos directos que se vendieron como rosquillas y que podían darle un nuevo giro a una carrera, como sucedió con Seger, que pudo tomarse al fin algo de tiempo para afinarse como compositor y entregar sus mejores trabajos que también son, relativamente, poco conocidos :Night moves, stranger in town y against the wind 


que nos lo descubren como un muy buen singer songwriter en canciones como mainstreet o night moves, que llevan una carga nostálgica tremenda y que recuerdan...a Van Morrison, still the same, against the wind o fire lake...sin olvidarse del rock n roll vigoroso, con canciones como rock n roll never forgets, Hollywood nights o la propia old time rock n roll. No está nada mal...y es solo una muestra, porque el tipo, que en los setenta se marcaba hasta doscientos cincuenta conciertos al año, que se dice pronto nunca ha perdido esa actitud de working man y ha seguido publicando discos, aparte de lo que hizo antes de alcanzar el éxito de Live Bullet: Ramblin gamblin man, Beautiful Loser, Katmandu, We´ve got tonight, my life without you, like a rock...vamos, repertorio para parar un camión de un tipo que reconoce como influencias a Joni Mitchell, Paul Simon o Kris Kristofferson, que inspiró y se inspiró en Springsteen y fue amigo íntimo de Don Henley. Todo a favor para ser un grande...que lo es. 



viernes, 25 de noviembre de 2016

Se reedita la discografía de Crowded House





Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid (O su equivalente neozelandés) y que se cumplen treinta años del primer disco, ale hop, se reeditan los seis discos de estudio de la banda, además de afterglow, el disco de rarezas que salió en 1999. 


No me gustan este tipo de jugadas, ni de discos, pero casi me veo en la obligación como "Neilfinnologo" de comentar algo. Los seis discos llevan mucho material adicional, un segundo disco que acompaña al original y hay de todo. En el homónimo Crowded House demos caseras y de estudio, un tema en directo y la "pobre" recurring dream, que vuelven a coser aquí. Temple of low men viene con menos demos y con muchas canciones en directo que en su día fueron caras B de singles del disco como Into temptation o sister madly que me parecen de lo más interesante de toda la reedición, ya sabemos que no hay tanto material en directo de los Crowdies como debería y menos de esos primeros años


En woodface vuelven las demos, a mansalva, pero al final se incluye algún tema que se quedó en el cajón, para compensar. El disco de Together alone tiene un poco de todo, incluyendo una versión alternativa nada menos que de fingers of love y más temas inéditos además de las demos. Afterglow, que ya cuando salió me dejó bastante frío tiene el disco que menos merece la pena...demos muchas veces de temas que no pasaron de ser demos y los dos últimos discos de la última etapa, time on earth e intriguer sí que tienen bastantes temas inéditos que hasta ahora no habían aparecido, sobre todo en intriguer, un disco para el que esperaron mucho y grabaron bastante material. 


En fin, ahí queda la cosa, para vuestro gobierno, aunque yo hubiera preferido una gran caja de rarities con todo, que sí me habría puesto los dientes largos...aunque conociendo como se mueve la industria, no es descartable que dentro de poco la saquen. Y bueno, por decir algo bueno, es una ocasión tan especial como cualquier otra para escuchar temas menos conocidos pero no menos buenos como por ejemplo hole in the river, Catherine Wheels, walking on the spot, porque...


y ahora resulta que todavía hay más...