jueves, 29 de agosto de 2013

Jason Isbell: para resurgir hay que luchar contra los demonios


A veces pienso en los grandes discos, en los que el que o los que los firman, están inspirados al máximo porque necesitan exorcizar demonios y dan lo mejor de sí. Es duro tener que afrontar algo difícil que puede superarte, para componer y regalar grandes canciones. Tanto que a veces la terapia ni siquiera funciona. Al menos parece que no es el caso de Jason Isbell.

Vuelvo a interesarme por su carrera mucho tiempo después y es curioso que leyendo cosas, parece que él mismo renace de sus cenizas, que quiere agarrarse a la música y a la vida. Le conoceréis por haber formado parte durante unos años de Drive by truckers, de los que se separó en el 2007 para empezar su carrera en solitario con sirens of the Ditch.
Disco que a mí me gustó mucho, no siendo  muy fan de la banda que acababa de dejar. Hubo algunos  en el mundillo rock que se sintieron decepcionados, que pensaron que podía dar más de sí. No estoy de acuerdo. En Sirens tenemos canciones de búsqueda de madurez, agridulces canciones de desamor, coqueteos con el folk o el blues. Es un gran debut: ahí están grown, brand new kind of actress (qué mala leche destila ese tema), Dress blues, Hurricanes and granades, in a razor town,Chicago promenade, ...gran disco debut, de lo mejor de aquel año.



El paquete de ducados no lo ha dejado todavía
Sus dos siguientes discos no me gustaron y me desentendí, algo que parece que es lo que ha hecho el gran público, sobre todo en USA, dándole la espalda y que ha metido a Jason Isbell en una espiral destructiva con el alcohol que ha sido lo que le ha empujado para grabar un nuevo disco y exorcizar demonios, este southeastern,  una sorpresa, que va a ser para mí uno de los mejores discos del año  seguramente.


Ahí lo tenemos intentando evitar la soledad  en traveling alone ("Pain in the outside lane, I'm tired of answering to myself",que desesperado suena)  o en Stockholm, un tema que podría haber encajado en su primer disco perfectamente, la durísima historia de Elephant, demoledora, la liberación en la más rockera flying over water, un tonillo gótico americana en live oak o relativily easy ("And here with you there's always something to look forward to My lonely heart beats relatively easy"), mi canción preferida del disco, un tema de  verdadera redención y esperanza, que va a convertirse en un tema especial, sin duda



En definitiva, un disco muy acústico, aunque tiene algún tema más rockero, muy personal y algo denso, pero que si le das más de una escucha se quedará contigo.

Bienvenido de nuevo Jason Isbell




No hay comentarios:

Publicar un comentario