martes, 24 de septiembre de 2013

Warren Zevon: también 10 años

Este mes, un poco de tapadillo, aparece en Popular1 un pequeño reportaje de los sitios que influyeron en la vida de Warren Zevon en Los Ángeles. Inmediatamente me ha recordado que se cumplen 10 años esto días de su fallecimiento. Empezamos a vivir aniversarios  redondos de días de los que sí nos acordamos perfectamente...pero esso es otra historia.

He querido hacer un pequeño homenaje a un artista de culto en vida, que gozó de  verdadera fama justo al final y encima en buena medida por su enfermedad y del que casi no hemos olvidado después, como demuestra que no haya visto muchos recuerdos por la red entre la comunidad rockera. Tras meditar un poco, he decidido no hablar de lo más conocido, werewolves of London, los primeros discos, el paso por Cataluña justo justo cuando se moría Franco, etc y hablar de otras facetas: de su directo, de las composiciones más "románticas" y de su último disco the Wind, del que también se cumplen diez años.

El directo:
ou yeah


En sus años de (relativa gloria) Warren Zevon en directo lo tenía. Un repertorio quizás corto, de los tres o cuatro discos que tenía en el mercado pero imponente, con esas canciones de personajes un tanto al borde del abismo, carisma a raudales, mucho rock y una buena banda que le cubría las espaldas, como debe ser: esto es, guitarras dobladas, solos, vaqueros marcando paquete, barbas y músicos feos. Vamos, lo que debe ser.  El Warren Zevon de esa época en vivo quedó plasmado en disco en Stand in the fire, un álbum que no aparecerá entre los mejores directos de la historia del rock, pero no está pero que nada mal.
Marcando paquete, por supuesto

Es 1980 y Warren Zevon corona su gira con diez noches en el Roxy Angelino, donde se dan cita las caras más conocidas del movimiento singer songwriter de la costa oeste, a la que se le adscribió. Cino de esas noches se grabaran para dar luz a este disco, que quizás se quedó algo corto. Pero ahí están Jeannie needs a shooter, que firmaba junto a Springsteen, excitable boy, Mohammed Radio, lawyers guns and money, poor pitiful me...aunque se echan de menos, efectivamente, Carmelita, Roland the headless Thompson gunner o accidentally like a martyr. Remasterizado en 2007, con cuatro temas  adicionales con la gran Hasten down the wind  como colofón, suena fantástico.

El complemento visual es un concierto para mtv (qué cosas, quién lo imaginaría hoy) grabado en N. Jersey un par de años después. Aquí tenemos a Warren derrochando el mismo carisma en directo, en un concierto más al uso: Johnny strikes up the band (empezando a todo trapo), a certain girl, Roland, accidentally like a martyr...y cerrando a lo grande con werewolves of London


El Warren Zevon más romántico
Bonita analogía

Ha quedado la imagen de Warren Zevon como la de un compositor de canciones irónicas, humorísticas y un poco macabras a veces, un poco como la América de esos años, que andaba perdida. Pero al mismo tiempo tenía una faceta romántica bastante destacada, sin moñerías, expresando sentimientos universales, casi siempre con gran sencillez. Nos regaló grandes temas, sobre todo en su etapa de madurez, cuando superó sus demonios con el alcohol y la heroína. Algunos de mis favoritos son:


Searching for a heart: 

Una canción ideal para no perder del todo la esperanza de encontrar a alguien, me encanta la sencillez del tema, la falta de artificio.

Reconsider me: 


Una de las canciones que mejor pueden reflejar el como pedir una segunda oportunidad. "that was then and this is now/Reconsider me"

Don´t let us get sick

Pidiendo que el paso del tiempo no acabe haciendo mella

Never too late for love


Nunca es tarde para el amor. Suena muy trillado, pero Zevon huye de maniqueísmos. Aunque el camino esté negro siempre hay un día mejor por delante. Además en este tema aparece Waddy Watchel, el guitarrista que tocó para todos esos músicos de la costa oeste, marcándose unos buenos solos.
Accidentally like a martyr


De las primeras canciones románticas que grabó, en su album más conocido, the excitable boy: rodeada de esas canciones irónicas de esa época.
The Wind

Llegamos a la parte más emotiva. Su último disco. En 2002 la vida le juega una mala pasada a Warren Zevon. Después de superar sus adicciones, de pelear contra su trastorno obsesivo compulsivo le diagnostican un cáncer terminal de pulmón incurable y le dan tres meses de vida. Zevon decide grabar un último disco de despedida, concentrándose en él y rechazando una terapia más agresiva que le impediría trabajar. Al proyecto empiezan a sumarse una impresionante ristra de amigos y compañeros de profesión: Springsteen, Ry Cooder, Don Henley, Dwight Yoakam, el actor Billy Bob Thorton, John Waite, Jackson Browne, T Bone Burnett, Mike Campbell y Tom Petty, Emmilou Harris y Joe Walsh, nada menos, aparecerán en el disco.

El disco es toda una experiencia. Aunque la  voz de Zevon ya está bastante tocada, es reflexivo como nunca, melancólico, aunque no especialmente triste, con ganas de componer hasta el último momento como, salvando diferencias, el último material que grabó Freddie Mercury y luego se convirtió en aquel Made in Heaven.  Ahí está dirty life and times: (" Somedays I feel like my shadow is casting me, some days the sun don´t shine") disorder in the house, numb as a statue, she´s too good for me, el homenaje a la compañera que sigue a su lado, the rest of the night, para romper esa dinámica más reflexiva a ritmo de rock n roll, please stay, con Emmilou Harris doblando la voz magníficamente y aparte de una versión como knockin o heavens door (un punto de ironía) y el guiño latino de "el amor de mi vida", así en castellano en el original, que son anecdóticas, cierra el disco Keep me in your heart, petición para que le recordemos que pone un nudo en la garganta.

Por supuesto, Warren



No hay comentarios:

Publicar un comentario