domingo, 20 de octubre de 2013

Springsteen´s disciples o los empleados del jefe

Ah, el señor Springsteen...eterno tema de debate para rockeros... pero hoy no toca discutir sobre si se está a favor o en contra del Boss, uno de esos clásicos temas para los friquis del mundillo, que nos enrollamos como persianas y a veces nos dan ganas de llegar a las manos..
Macca discutió con él, pero no llegó la sangre al río

Si fuera rockero, Sheldon lo discutiría. Por Whatsapp, claro 



.si no de admirar la gran cantidad de grupos que han querido calzarse las botas del jefe y seguir sus pasos, dándonos grandes momentos. 

Porque no se puede negar que influir, ha influido mucho en mucha gente y muy buena. Sobre todo esa etapa hasta Born In the USA en la que llevó la bandera del rock enérgico, con pasión y ganas de darlo todo " in your face" : directo y al corazón. Eso no se le puede negar a ese Bruce Springsteen, desde luego. Puede que no fuera el único, pero sí el que más podía llegar a la gente y fascinar a unos chicos como estos para coger sus instrumentos y tratar de emularlo. Todo esto prácticamente hasta hoy mismo... ejemplos hay muchos, veamos una pequeña porción: 













Robert Francis:
cara de empanao 1


Es el caso más curioso, porque sigue siendo un chavalín: 25 añitos tiene la criatura y a los 20 ya se marcaba grandes temas como este Junebug,con falsetto incluido:


The Fratellis:

Alguno se me lleva las manos a la cabeza al leer este nombre aquí.

usted perdone, maestro


Admito que la influencia solamente la he visto yo... siempre jugará en su contra que los aupara la prensa musical británica más casposa: pero después de una pausa, este grupo escocés ha vuelto mucho más maduro y en directo me recuerdan horrores a Springsteen, (al mejor). Desde luego, el lamentable público que va a desfasar a los festivales en los que los he visto tocar,  no los merecen:


We are Augustines:


Representan la cara más amarga, la del sueño americano roto...o sea, están en la  línea de darkness on the edge of Town o Nebraska: Hace dos años aparecieron con su debut, rise ye sunken ships y me sorprendieron: aunque no son de escucha fácil: hay mucha intensidad y tensión ahí. También bastante dolor, por qué no decirlo




The Whybirds

Les tengo mucha simpatía a estos chicos: hace dos años, actuaban en el Azkena rock y gustaron tanto que pude escucharlos por primera vez. Y es que si no dieron el mejor show, cerca estuvieron. Tiene muchos mérito hacer rock americano en el Reino Unido y no acabar tirando la toalla. En lugar de eso, derrochan entusiasmo y energía y tienen temas que en un mundo musical mejor tendrían que estar todo el rato sonando en las ondas: principalmente las de su disco cold blue sky:  morning light, Jenny can we take a ride y sobre todo wild wild wind ¡qué maravilla!. Además están de vuelta en noviembre con nuevo disco. Esperemos que aprovechen su margen de maniobra para poder seguir creciendo y dándonos motivos de alegría.




Will Hoge
cara de empanao 2

Aquí la influencia se mezcla con la de otros colosos a los que sigue y que hicieron que dejara su carrera de Historia para meterse en el rock: y se ha ganado su lugar a fuerza de dejarse la piel en directo y ganarse una base de fans: Personalmente me gusta su disco, draw the curtains, muy personal, con mucho sentimiento: when I can afford to lose, I´m sorry now o these were the days te llegan al alma. Por cierto que después estuvo a punto de matarse en un accidente de moto, del que le costó mucho recuperarse, pero ahí está otra vez: the wreckage, number seven (muy rockero) y aún ha tenido tiempo de subirse al carro de la canción protesta, con un EP muy politizado y un nuevo disco, never give in, que acaba de salir y que tiene pinta de ser un trabajo de esos que te piden que subamos el ánimo. Uno de los tipos más honestos que te puedes encontrar y un enamorado del mejor rock de raíces.




Marah
los viejos tiempos, con Tamudo (1º  por la izquierda) en la banda,
Al fondo, una bruja

El caso más triste. Lo tenían todo para ser los mejores alumnos de Springsteen y haber cogido su testigo, de hecho creo que hay canciones suyas que el Boss habría pagado por firmar  y en lugar de eso se han pegado un tiro en el pie, yéndose al garete prácticamente.


Los hermanos Bielanko fueron uno de los primeros en demostrar que había sangre nueva en el rock más clásico y que venían pisando fuerte. Estamos hablando de finales de los 90. Menudo comienzo que tuvieron con Let´s cut the crap o  Kids in Philly...it´s only money Tyrone... yeah!. Luego tuvieron un pinchazo cuando, tras alcanzar cierto nivel, quisieron cambiar su sonido al britpop y les salió rana la cosa. Volvieron al redil y de qué manera: 20000 streets under the sky es un discazo. Casi conceptual, planteado como parte este/parte oeste con historias de personajes de Philadelphia, parece puro wall of sound: sobre todo freedom park. Pero ahí están también feather boa, tame the tiger, pigeon heart, Soda, Pizzeria... Fantástico.




Pero no se quedaron ahí, sino que grabaron enseguida otro disco excelente: if youd didn´t laugh you did cry.

 Aquí quisieron un sonido más desnudo que en 20000 streets, grabando en una sola toma...y tela: la dulzura de city of dreams, la energía de sooner or later, demon on white sadness, la increíble Walt Whitman Bridge... fantástico.





 La prensa y un montón de personajes famosos, como Stephen King o Nick Hornby se vuelcan con ellos, probablemente son la banda más en forma del momento, con los músicos que han reclutado los hermanos y sus directos, de los que dan un montón en España, que los ha acogido casi como a un grupo nacional, son legendarios, dejándose la piel...pero la fama no llega. Aún grabarán un buen disco, angels of destruction, dejando un par de temas buenos, como coughing blood o angels on a passing train, pero las cosas no van bien. desaparecen los músicos que los acompañaban, salvo la teclista y Serge, el hermano mayor deja el grupo, tratando de dejar el alcohol. Dave sigue con su novia teclista usando el nombre de Marah, pero lo que hacen no tiene que ver con los Marah que conocemos. En el festival luna Lunera llegaron a rozar el ridículo. Qué diferencia con los conciertos de pocos años antes. Hace poco hicieron una gira los dos hermanos y demostraron que juntos, el que tuvo retuvo. Pero no es lo mismo. En fin, siempre nos quedará freedom park


                                                                those were the good o´days...
                                                         
Hasta aquí llegamos. Una pequeña muestra y mucha calidad. Lo mejor de los grandes nombres quizás sea esa capacidad para animar a otros a intentarlo y que el ciclo se repita.

me da igual: hiciste Melrose Place y tu hermana es la que está buena 












No hay comentarios:

Publicar un comentario