domingo, 17 de noviembre de 2013

Hendrik Rover: un hombre del Renacimiento en Muriedas

En el panorama rockero patrio, con lo escasos que andamos de nombres de verdadero talento,hay gente que si no existiera, habría que inventarla. Uno de ellos es sin duda, Hendrik Rover . El líder de Deltonos es una de las figuras que mejor deberíamos cuidar, para seguir disfrutando de su talento. Esta entrada es un pequeño homenaje,aprovechando además que ha editado uno de sus mejores trabajos hace unas semanas, el doble Norte -Oeste 

He estado pensando en si hablar de su trabajo al frente de los Deltonos, pero al final he decidido que era mejor no hacerlo: al fin y al cabo es su faceta más conocida entre el "rockerío".En lugar de eso, voy a hablar de los trabajos que ha ido paralelamente publicando, hasta el colofón de este Norte Oeste. Que va a dar para un rato, porque Hendrik no para: parece decidido a ser el Neil Young patrio a la hora de sacar material. Como digo en el título, un verdadero hombre del Renacimiento en el siglo XXI, en Muriedas, Cantabria. 

Si pudiera, montaba un camino de Santiago cántabro rockero: De Liérganes/ los picos Whisky bar a Muriedas, casa del santo patrón Deltono Rover


BARNSONS



Una página norteamericana lanza el desafío de un concurso de canciones y allá que el amigo Hendrik se
presenta: 10 canciones en formato acústico en inglés, que Hendrik utilizaría luego en alguno de sus 
discos, aunque algunas permanecen inéditas. 

EL ESPÍRITU DE  BUCK OWENS 

Un single, con dos temas: el último clavo en mi ataúd: y Montaña rusa: aquí es puro sonido Deltonos, mezcla acústico y eléctrico. 

ESQUELETOS: 

El primer álbum con su nombre: quince canciones en la que Rover va demostrando su talento: aquí está una de las mejores canciones que ha grabado: Tren. Pero la acompañan esqueletos, que tiene una preciosa guitarra acústica que demuestra que Hendrik tiene mucho talento a las cuerdas, en silencio, círculos (preciosa)...vamos, la habitual calidad. 



                                         


NO TEMÁIS POR MÍ 


Segunda parte. Hendrik nos tranquiliza con el título del disco y sigue por sus fueros: toda una continuación de esqueletos: sol, casa abandonada, la nueva paz, Mi mansión (aquí vaga el fantasma del mejor Tom Waits) Tornados que casi está a la altura de Tren: Fantástico. Un viaje de 12 canciones por toda su faceta acústica. 



HENDRIK ROVER & THE BLUESGRASS BAND 



E.P. de seis canciones con una banda cubriéndole las espaldas. Hendrik Rover empieza a demostrar que se pueden hacer muy buenas cosas con instrumentos como la mandolina, el banjo o el dobro (que aquí toca él) todo en una toma, grabado del tirón Aquí tenemos ese ambiente de personajes tocados, derrota y nostalgia, de nostalgia que siempre aparece en la carrera de Deltonos (Circunvalación, Mareas) pero sin la electricidad de la banda, sustituida por sonidos acústicos, sobre todo el dobro, que es lo que más suena Déjalo, sin ahogar....aunque ¿El mejor tema? Peñacabarga breakdown que a pesar de su título un tanto de coña, es un instrumental  puro americana. 

Peñacabarga rocks: tendría que haber hecho un videoclip en la cima, use your illusions style


HENDRIK ROVER & THE PILGRIM ROSE 


Hendrik se une con sus amigos de esta banda y deciden hacer un homenaje juntos a la música de raíces americana: que más les gusta o sea country rock del bueno: grabado en un día, con un único micrófono, graban canciones inéditas de cada una de las partes, nuevas versiones de temas propios (casa abandonada por parte de Hendrik, aquí reforzada con violín) y versiones que les marcaron



NORTE/ OESTE



















Un doble para terminar. Probablemente lo mejor que ha hecho en muchísimo tiempo. 18 canciones con un Hendrik en estado de gracia: todo lo apuntado en esqueletos o no temáis, lo tenemos aquí en mayor cantidad: la astilla nunca cae lejos del árbol, pequeños detalles, que habría firmado sin rubor el Neil Young de Harvest moon y sobre todo la segunda parte, Norte, que es la caña: invierno, desilusión, salvación, edifico en llamas, ¿cuándo es tarde? y para cerrar un tema hillbilly: gloria oh Gloria: con un par. Un disco denso, que te pide varias escuchas y te va ganando poco a poco. 

Todo esto, al mismo tiempo que sigue grabando con Deltonos, (ahí está ese último e impecable La caja de los truenos) o produce en el estudio que tiene en Muriedas, guitartown. (El sonido de sus producciones son de mucha calidad, por cierto) Un músico excepcional, al que no se le valora ,fuera de un círculo muy selecto, todo lo que se debería. El lamentable mamoneo de las compañías también se cebó con él, tanto que se ha pasado a la autoedición. Y ahí sigue él, empeñado en grabar y grabar y darnos disfrute a unos cuantos incondicionales .La tozudez cántabra, bendita sea. 


Que siga soplando la alegría del Noroeste, Hendrik Rover. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario