sábado, 18 de mayo de 2013

TIRANDO LA TOALLA 


Este mes me he enterado, como casi todos los que seguimos este mundillo, que uno de los grupos nacionales de rock que han conseguido hacerse un nombre a base de esfuerzo y constancia, Sol Lagarto, ha decidido tirar la toalla después de una gira de despedida. Leyendo las entrevistas con algunos de sus miembros, argumentan que su público no se ha renovado, que están cansados de tener que compaginar la música con otras cosas, que la carretera pasa factura…nada nuevo, pero cierto. Es una pena: son un nuevo caso de muchos que hemos conocido en la escena rock de este país, que es bastante ingrata para con los que intentan innovar, buscar nuevos horizontes o no venderse a ciertas modas. Una vez le escuché a José Ignacio Lapido, que lo ha sufrido en sus carnes, que el problema está en que en España no se generó  cuando debió una verdadera escena rock, que permitiera apuntalar la carrera de estos grupos. Es posible, supongo que podemos ver el vaso medio lleno o medio vacío. En fin, que relacionándolo con un libro que se ha publicado hace poco, Balas perdidas de Xavier Mercadé, http://balasperdidas66rpm.wordpress.com/ que habla de los grupos que, surgidos a mediados de los ochenta o principios de los noventa, la etapa que yo conozco mejor de nuestro rock,  debieron ser algo en nuestro panorama musical y no lo fueron (tirando en muchos casos la toalla) se me ha ocurrido dedicar esta entrada a algunos grupos que lo dejaron y merecen ser reivindicados, como los propios Sol lagarto.

Los Locos


A estos asturianos, los “mató” el momento en el que salieron, a mitad de la década de los ochenta. Si llegan a subirse como grupo al carro del Xixón Sound, que llegó una década después, a lo mejor su suerte hubiera sido distinta. Pero viniendo de Asturias y practicando un  rock melódico con armonías vocales elegantes en los ochenta lo tenían muy difícil.  Ganaron un concurso de maquetas de los 40 principales (qué tiempos) y pronto pudimos disfrutar de temas que debieron tener mucho más repercusión, como recuerda Marrakech o estás en Nueva York. Luego sacaron hasta cuatro álbumes, sin conseguir repercusión mucho más allá del Principiado, hasta que tiraron la toalla. Una pena, ese sonido elegante que tenían, tan influenciado por el gran Joe Jackson, por el que matarían, muchos de los grupos de la Movida que sí tuvieron éxito, mereció crecer. Era el grupo en el que militó  Paco Loco, el famoso productor del Puerto de Santa María.








Los Proscritos y Distrito 14





Lo de Zaragoza en los ochenta fue algo espectacular. Fue la ciudad que pudo tener una escena rockera propia, como Barcelona o Madrid, sin ser una ciudad tan de “epicentro” como estas dos. No solo por los Héroes del Silencio, que fueron los que encabezaron el movimiento, si no que tuvieron a Distrito 14,  las Novias, Niños del Brasil, Días de vino y rosas, Más Birras… y grupos de otros puntos de Aragón, como Tako, de Ejea de los Caballeros o los Proscritos, que eran oscenses. No está nada mal, mucho y variado.

Los Proscritos eran efectivamente de Binéfar y estaban influenciados por la Creedence, Neil Young o Bob Dylan en un momento en el que el rock de raíces no era lo que estaba más en boga. Se permitieron quedar por encima de Los Héroes (ahí queda eso)
"Sí, nos ganaron y se me quedó esta cara de tonto. La culpa fue de Valdivia"
en uno de esos concursos de los ochenta para grupos noveles y apostaron por el folk rock, tirando mucho de acústico. Sus dos primeros discos se vendieron aceptablemente, pero no lo suficiente para llegar al gran público, con el tercero no llegaron a tanto y se disolvieron.  Quizás su hándicap estuviera en la voz de su cantante, que francamente dejaba mucho que desear, recuerda a un Jaime Urrutia mariposeando. Pero ahí quedan sus canciones, sobre todo sus versiones en castellano de Neil Young, Steppenwolf, los Stones, Stephen Stills o Jefferson Airplane.

Grupos de rock españoles en TVE. Cualquier tiempo pasado fue mejor



Distrito 14 era un grupo tan veterano como Héroes, pero necesitaron que estos abrieran el camino para darse a conocer. Es 1992 y lanzan la fantástica  melancólica y canción de carretera,  días de gloria, un tema que a mí me gusta mucho, con el álbum el cielo lo sabe: un disco de esos de carretera, perdedores, soledad..etc, que hay que saber tocar para dejar impronta y Distrito aquí lo consigue

. Luego EMI pierde la confianza en ellos y tardan mucho en sacar su segundo disco, que orientan más al mercado americano, que es donde serán más conocidos a partir de ese momento, sobre todo en Cuba, mira tú por dónde. De hecho acabaron grabando allí y girando mucho por Estados Unidos. Luego, a medida que el tiempo iba pasando, fueron orientando su sonido hacia lo latino y quedándose cada vez con menos miembros, hasta ser solamente un dúo. Así que al final optan por dejarlo, con un concierto despedida filmado por Juanma Bajo Ulloa y con colaboraciones de Aurora Beltrán o Bunbury.


 Con Bunbury cuando era Bunbury
Los Negativos
Podrían ser los Yardbirds en el 66, pero son los Negativos 20 años después 

Los Negativos sí que le echaron narices. Para en mitad de los 80 salir y reivindicar la psicodelia sesentera y tocar y vestirse como si fueras los Love de Arthur Lee, había que tenía ganas de riesgo. Los Negativos sacaron un disco como Piknik Caleidoscópico con temas como viaje al norte o moscas y arañas y claro, se la pegaron en términos de ventas. Llegaron a hacer un álbum más, con el que aún les fue peor y adiós muy buenas. Andados los años, cuando la cosa se diversificó se convirtieron en grupo de culto, con el peligro de ser carne de gafapasta y vieron reeditado su primer trabajo, pero ya había pasado demasiado tiempo para ellos.



BB sin sed

Catalanes, el nombre era una expresión del capitán Haddock en los tebeos de Tintín. Eran un grupo mejor que la Frontera, precisamente fue Javier Andreu el que los ayudó en sus principios,  pero no consiguieron el éxito de estos. Fueron evolucionando a sonidos más americanos y de calidad, sus dos últimos discos son muy buenos,  pero acabaron dejándolo también por la falta de repercusión.  

Atentos a la presentadora, mucho antes de su coronación indie 



 Arma Joven

Están aquí porque grabaron esta canción, que me gusta y que es toda una declaración de intenciones. También ganaron un concurso de música, parecía que se iban a comer el mundo, con todo a favor y se acabaron perdiendo en la oscuridad (a contracorriente)



091


El caso más emblemático. Si hay un grupo maldito, que merecía diez veces más de lo que consiguieron , estos son los cero. Lo tenían todo, sobre todo cuando su guitarrista y compositor Lapido empezó a madurar y a facturar grandes temas, pero… que si la producción era mala o descuidada, que la compañía nunca los promocionó...se quedaron en grupo de culto a pesar de discos como 12 canciones sin piedad, el baile de la desesperación ,tormentas imaginarias y todo lo que vendrá después y se acabaron cansando. Grabaron un doble en directo, fantástico y ahí se acabó la cosa. Ni siquiera les han quedado ganas de montarse una reunión al cabo de los años, después de ser reconocidos como grupo de culto. Muy triste.


Buenas Noches Rose


y el caso que más duele, especialmente a los que tenemos una edad parecida la mía. Buenas Noches Rose surgen en el barrio de la Alameda de Osuna en Madrid a principios de los noventa, mezclando blues rock con psicodelia. Por el boca a boca y con unos directos en los que se dejaban la piel, empiezan a hacerse un nombre. Su primer disco se vende muy bien para un sello independiente y saltan a una gran compañía, que les retiene el trabajo, dejando pasar el tiempo, hasta que sale la danza de la araña,

que es uno de los grandes discos del rock español en los 90. Aunque algo pasado de vueltas en algunos temas, que dan un poco de grimilla, ahí están la araña, hombre de arena y sobre todo la  bruja que son verdaderos temazos. Sin embargo con la baja de su cantante Jordi Skywalker perdieron mucho y su último disco sin él , la estación seca es bastante más flojo. Luego llegó el mestizaje de Le Punk por un lado, que se ha acabado quedando en el limbo  y por el otro…mejor no hablar, que me da mucha pereza. Pero mucha, mucha.






Sol Lagarto


Y la última víctima, los ya mencionados Sol Lagarto. Apostando por el blues rock, forjados en clubes pequeños, van creciendo y creciendo con dos discos, consiguiendo que una compañía fuerte les fiche  para regrabar su material en el disco prorrogado. Nos la prometíamos muy felices con un grupo de raíces clásicas que cantaba en castellano y alcanzaba con su trabajo cierto éxito, pero resultó que todo el monte no era orégano. Sacaron su mejor disco, el más maduro y mejor producido, días mejores y se acabaron desvinculando de Warner. Y luego, lo que he comentado, cansancio y a tirar la toalla. Merecieron mejor suerte.

Ou yeah



En fin, un camino agridulce y lo peor es que aún podríamos poner muchos más nombres. Esperemos que los que siguen en activo aguanten, porque el éxito y la tranquilidad que conlleva está hoy más lejos que nunca de los grupos de rock. Nos conformaremos conque no tiren la toalla y pierdan por los puntos.

A Juanfran le gusta el rock español, seguro


sábado, 11 de mayo de 2013



GALLINA VIEJA...HACE BUEN CALDO 

“No soy un atleta y en la música y el arte en general se supone que deberías mejorar cuanto más envejeces”

La frase es de Eric Burdon, a propósito de su nuevo disco y no puedo estar más de acuerdo. Sobre todo porque él es el mejor ejemplo con su nuevo trabajo, el mejor en muchos años, aunque acabe por pasar más o menos desapercibido. Importan poco el aspecto físico (se le ha quedado cara de…piña) 

Juzguen ustedes mismos
















y la edad (impresiona que  pasen,  tanto él como muchos rockeros ya de los setenta tacos) el rock es una carrera de fondo en la que se puede aportar muchas cosas y sorprender a pesar de la edad. Por eso viene al pelo también ese dicho de gallina vieja hace buen caldo. Veamos unos cuantos ejemplos.

IAN HUNTER


El caso más paradigmático, porque es el más veterano de la terna de la que voy a hablar. La friolera de 74 años cumple el amigo. Ian Hunter lideró a Mott The Hoople en los setenta , con el movimiento glam, que tuvieron éxito gracias a Bowie y su all the Young dudes y dieron la primera oportunidad a Queen, para que les hicieran de teloneros. Luego emprendió una carrera en solitario, en compañía a veces de Mick Ronson que se diluyó para el gran público al empezar los ochenta y ha vivido una especie de segunda juventud (en la medida de lo posible) grabando regularmente sus mejores discos desde hace más de una década, con su disco Rant, rock and roll clásico con la voz característica que tenía en los setenta, capaz de narrar al tiempo que canta, la mejor habilidad de Hunter, que mejoraría mucho con su siguiente trabajo Shrunken heads. 




Aquí se destapa hablando de todo, del huracán Katrina, de la nostalgia con ironía (I am what I hated when I was young) Una de las baladas al piano a corazón abierto de las más impresionantes que he oído, como read them and weep, rock and roll adictivo como brainwashed… gran disco, además apoyado por una banda de músicos mucho más completa que en el pasado




. El siguiente, man overboard,
no le va a la zaga: un álbum más acústico, en el que la voz está más rota, pero sigue al pie del cañón, con reflexión, rock and roll e ironía: the girl from the office o river or tears siguen siendo grandes temas y man overboard es preciosa.
 Y después de la breve reunión de Mott The Hoople ha vuelto a sacar nuevo álbum, When I´m president, con el tema con más gancho que ha grabado en años, el que da título al disco. Todo ello acompañado de giras en pequeños locales, por Europa y Estados Unidos, con su habitual buen hacer y parece que le queda cuerda para rato, sin preocuparse mucho de sus años, con sus rizos y sus gafas oscuras, a lo Robert Redford, pero menos “cascao”











RAY DAVIES

Ray Davies tardó mucho en librarse de la sombra de los Kinks cuando estos pasaron a estar inactivos por tiempo indefinido. De hecho, es posible que no lo haya dejado de hacer, porque sigue sin librarse de la alargada sombra de la banda, porque sigue estirando el hilo del chicle con cosas como aquel storytelling o el estrafalario experimento del coro. Por eso tardó mucho en debutar en solitario y no le ha dado continuidad, lo que es una pena, porque sigue teniendo cosas que decir. Se ve sobre todo en su disco debut, other peoples lives.


Aquí se ve que como compositor sigue teniendo garra, incluso nos sorprende con una faceta poco explorada, la de superar el desamor, salir adelante. La redención como dice él mismo, que está presente en sus mejores temas, the morning after, after the fall, all she wrote…aunque hay espacio para la ironía habitual marca de la casa, como the tourist o is there life after breakfast y algún experimento como stand up comic.





A other people lives le siguió working man café, un disco que en su primera tirada se regaló con el periódico Sunday times, como dato curioso.

 Un álbum quizás menos personal que el anterior, con un Ray Davies más clásico y Kink, con su visión nostálgica, crítica e irónica: Vietnam Cowboys, working man café (que estaría junto a clásicos como Waterloo sunset) la personal morphine song, basada en una operación y las clásicas de desear un mundo mejor:  peace in our time o hymn for a new age.


Lo malo es que, como he dicho no le ha dado continuidad a una voz que sigue teniendo cosas que decir y ha preferido mirar al pasado. Su último trabajo es un disco tributo con él y diversos artistas del cancionero Kink, demasiado  extraño: Bruce Springsteen, Metallica, los Munford and sons…pero bueno, ahí sigue defendiendo un repertorio magnífico en directo, a pesar de los años e ilusionándonos con una posible vuelta de los Kinks, que se ha enfriado o al menos con la posibilidad de que siga componiendo material nuevo.  A alguien como él, tan mítico, se le sigue esperando.



ERIC BURDON


Empezaba la entrada con una cita suya y es que es el mejor ejemplo: no en vano este año ha grabado su mejor trabajo en muchísimos años, till your river runs dry y ha demostrado que hay que seguir contando con él, pese a que sea muy veterano.
Realmente lleva avisando desde hace más o menos una década, después de mucho tiempo de ostracismo. En el 2004 reapareció con my secret life, donde explora muchos géneros, no solamente el blues o el rock y demuestra que sigue siendo versátil. Le sigue Athens live, un buen directo, en el que no echa mano tanto del cancionero de los Animals. En apenas otro año ya ha sacado un nuevo disco, basado en el blues, el soul y homenajeando a la ciudad de Nueva Orleans, con buenos temas como slow moving train.

Pero todo palidece ante till your river runs dry, 


la sorpresa con la que nos ha regalado.  Lo mejor es que la voz, tan buena,  una de las más evocadoras, la sigue teniendo intacta tantos años después,  a pesar de los años y de los excesos. Además vuelve a ofrecer su faceta de compositor, poco valorada a veces y ahí lo tenemos, esta vez establecido en el blues rock definitivamente,  hablando del futuro del agua (water, vaya temazo, no desentonaría al lado de when I was young) de la casa Blanca o de lo que haga falta, confesiones personales en old habbits die hard, out of my mind, tirando de falsete en the devil and Jesus, el sentimiento de wait un poco de espiritual negro con toques a su etapa con War…fantástico disco, todo ello con una gran producción, a la altura de la gran voz que tiene. Temas que podrá integrar en sus directos en los que a pesar de que está regordete y un poco torpe, siguen siendo de nivel gracias al repertorio y lo que cautiva con la voz.



Son tres ejemplos, hay muchos más, de que efectivamente esto es una carrera de fondo y cuando se tiene calidad, el paso de los años o el ser leyendas que podrían estar de vuelta de todo  no impide que se pueda seguir haciendo música de gran calidad. Debemos seguir dándoles oportunidades a estas “gallinas viejas”

























sábado, 4 de mayo de 2013

AOR OCHENTERO: AFÁN DE SUPERACIÓN



Se acerca el verano, estamos en cuenta atrás y supongo que la mayoría andamos pensando en la operación bikini o en su versión masculina, que creo que es poder quitarse la camiseta sin complejos. Suele ser un propósito de año nuevo, pero como todo buen propósito hecho el uno de enero, imagino que o no nos hemos puesto o estamos bastante más retrasados. Pero aún hay tiempo y contamos con una pequeña ayuda suplementaria para echarnos en brazos del deporte, un efecto dopante que no tiene resultados negativos: la música motivadora. Que es por supuesto AOR y ochentera, como no podía ser de otra manera. 

En el fondo, los que hemos crecido en esa época hemos sido bendecidos con una cantidad ingente de películas de genero motivador, especialmente deportivas, que nos enseñaron el “puedes superarte” que tan bien nos vendría para reducir chichas y centímetros. Algo que se ha perdido en la actualidad ¿Cuántas películas de espíritu de superación hay en cartelera hoy en día para chavales? Así nos salen luego niñatos como Cristiano Ronaldo. 

Por eso, este primer post del blog es para rescatar algunos temas que nos pueden activar, animar cuando estemos de bajón o cuando pensamos en tirar la toalla…de los que se han olvidado un poco con el paso del tiempo (no tiene mucho sentido mencionar eye of the tiger de Survivor, que es el tema motivador por excelencia, del mayor icono motivador, que es Rocky Balboa, por supuesto) así que vamos allá

Joe Exposito  You´re the best  Survivor  the moment of the truth (Karate Kid)

Palabras mayores: la película ochentera y motivadora por excelencia y digan lo que digan sus detractores, la mejor hecha, en su sencillez. Lo tiene todo, el chico matao con el que te identificas, la chica más guapa de la década (Elisabeth Shue roza la perfección en esta película, en serio)





Mi primer amor platónico


 el tener que crecerse ante la adversidad, el inolvidable señor Miyagi que consiguió que una legión de chicos se apuntaran a las escuelas de kárate y practicaran la grulla (que levante la mano el que no lo haya intentado) y una banda sonora con un par de trallazos AOR: El primero, en el torneo, para convencerse de sus posibilidades y el segundo es el que cierra la película, the momento of truth: fue un intento de Survivor de prolongar el éxito del ojo del tigre, algo que consiguieron en parte.



Kevin Chalfant: hold on to the vision (retroceder nunca, rendirse jamás)

El título de la película lo dice todo…Karate Kid fue un exitazo y propició una pequeña avalancha de películas de idéntica estructura y basadas en las artes marciales, aprovechando el boom. No tuvieron el éxito de la película de Daniel San, no valían tanto, pero nos dejaron un par de momentos de superación, de no rendirse y sus correspondientes temas AOR, como este: como curiosidad, aparte de la aparición de Van Damme como malo (igual de mal que de bueno) decir que Kevin Chalfant, uno de los nombres de la segunda línea del AOR ochentero, llegó a formar un conjunto con los miembros de Journey e incluso a ser el primer sustituto, de Steve Perry en la banda, brevemente.

¡A hacer abdominales a todo trapo colgados de una canasta: retroceder nunca, rendirse jamás!

Stan Bush Never surrender (Kickboxer)

El kick boxing acabó reinando como deporte de artes marciales (mi teoría es que se puede hacer más el indio) cuando decayó la fiebre por el kárate, justo a finales de los ochenta, y fue sobre todo gracias a un Van Damme ahora yendo de bueno, su cara de palo, sus caretos al dar patadas voladoras  y esa facilidad (acongonjante) de abrirse de piernas (chicas, todo hombre normal os dirá que no es posible sin truco) aparte de ser la del baile surrealista del belga, el caso es que la película también tiene su banda sonora motivadora, en la que brilla por encima de todo Stan Bush, con un temazo que podéis aplicaros como mantra: no hay que rendirse . Encima en versión extended, más ochentas imposible.










Lo estabais deseando, lo sé



Stan Bush never surrender



Vince DiNicola  Training montage y John Cafferty hearts on fire (Rocky IV)

Bueno, el gran icono no puede faltar, sobre todo porque las canciones de Rocky IV no son universalmente conocidas como gonna fly now o eye of the tiger. Ya en plan exceso y lejos de las primeras películas de la saga, las buenas (me refiero a la historia) Sly se nos marcó el reto del combate imposible en la Unión Soviética e infló la banda sonora de temas AOR de gran calidad,repitiendo la fórmula de la 3  aunque a diferencia de esta, en la que brillaba solamente el ojo del tigre, aquí la lista de temas buenos es más larga: otra vez Burning Heart con Survivor nuevamente, no easy way out (temazo) pero sobre todo el momento entrenamiento y superación: el training montage de Vince niCola y hearts on fire de John Cafferty: te crees capaz de talar árboles, hacer abdominales colgado de un pajar o correr por la nieve en plena ventisca:  impresionante, muy recomendable para ponerse en marcha aunque caigan chuzos de punta

Y es que no hay dolor, no hay dolor

Vince Di Nicola/ John Cafferty training montage, hearts on fire

Sammy Hagar winner takes it all (Yo, el halcón)

En los ochenta Stallone reinó en solitario en el cine de acción (Arnie y Bruce Willis llegaron a “petarlo” tanto como Sly solo  al final de la década) y se permitió hacer lo que quiso, como intentar popularizar un deporte desconocido (tanto que no sabíamos que fuera deporte con sus campeonatos, reglas y todo el lío): el de echar pulsos (que al parecer no es solo una fanfarronada entre tíos) para el que también hay que entrenarse y superar dificultades. Yo el halcón, ahí es nada el título (que nada tiene que ver con el original over the top) para ello nos preparó la mejor banda sonora de sus películas, después de Rocky IV, claro está: Larry Greene, Robin Zander de Cheap Trick y Sammy Hagar, ya bien situado en Van Halen, que regala el mejor tema: winner takes it all.

Caña a los bíceps ya ¿a qué esperas para unirte?













Sammy Hagar Winner takes it all

Frank Stallone far from over (la fiebre continúa)

Que en los ochenta Stallone era un semidiós y hacía lo que le salía de los mismísimos lo demuestra esta película; rescató un icono de la década anterior, el Travolta de fiebre de sábado noche y dirigió una secuela delirante, con Tony Manero intentando destacar en Broadway, todo cachas, con rigor espartano, entre coreografía y coreografía hortera, que la fama cuesta y vais a pagar con sudor (profesora de fama dixit). Lo mejor de esta marcianada es la banda sonora, ochentera total y con su tema título, que firma, como no el hermano de Sly, Frank

la fama se paga con sudor



John Farnham: Thunder in my heart  RAD

Solo los que crecimos en los ochenta sabemos lo que eran las BMX y la fiebre que despertaron. Todo el mundo quería tener una y cuando la tenía había que hacer derrapadas, el caballito y coger velocidad cuesta abajo…los  responsables fueron los bicivoladores (pero esta era una película más infantil, sin tanta moralina) el mítico capítulo del Equipo A con Murdock y su bici (alguna leche me di por imitarlo ) y por supuesto RAD, o los bicivoladores 2, aunque no tuviera nada que ver con la primera película de Nicole Kidman. Aquí es donde estaba el grueso de AOR, como este temazo de John Farnham,  un artista poco conocido fuera de Australia, donde es un clásico del rock más clásico, que intentó despegar con poco éxito en Estados Unidos.
Después de oír este tema, te dan ganas de dejar de dar tranquilos paseos en bici por el campo, acelerar y que sea lo que Dios quiera…
Ay, que tiempos y qué magulladuras...














John Farnham thunder in your heart

Moving Pictures Never (footlose)

Aunque Footlose no sea propiamente una película de deportes  y lo mejor sea la genial coreografía del final a ritmo de Kenny Loggins, también tiene su momento de venirse arriba y demostrarte que eres capaz de darlo todo (Kevin Bacon se adelantó en década y media a las clases coreografiadas del gimnasio) el grupo, aparte de coincidir con el nombre del mítico disco de Rush, tuvo su momento efímero de gloria con el tema.
Moving Pictures never

Fire Inc Nowhere fast y tonight is what it means to be young (calles de fuego)

Aquí tampoco hay temática deportiva ni de superación, en apariencia, porque ¿Puede haber algo más motivador que rescatar a Diane Lane (todos en pie) de las garras de un villano como William Dafoe a guantazo limpio en una ciudad futurista y rockera to the max? No me extraña que hoy sea una película de culto. Por supuesto con sus temas, estilo Jim Steinman, con su mezcla de sintetizadores, baterías electrónicas y su clásicas letras, entre  épicas y horteras. Pues no faltaba más.


como una vez oí a un gran filósofo..." si está un centímetro más buena se rompe la tía"


nowhere fast
tonight is what it means to be young

John Waite change (loco por ti)

Una de mis favoritas y de las más desconocidas: ni siquiera se estrenó en España. Clásica historia de deporte, superación,  chico conoce a chica, etc con el deporte de la lucha de fondo (en Estados Unidos lo enseñan como algo viril en los institutos, es otro mundo) y banda sonora espectacular (con Madonna saliendo en la película y todo) sobre todo por este tema de John Waite. El cantante de los Babys o Bad English se saca de la manga un tema Aor de gran calidad, casi desconocido en su discografía ideal para ponerse a saltar a la comba…


Glenn Shorrock: american flyers (la carrera de la vida)

Toda una curiosidad, por su protagonista, un Kevin Costner que todavía no era famoso (y con bigote) y su temática, el ciclismo de carretera, mucho antes de que fuera popular en USA con el dopado Armstrong. Hay que ponerse en forma para afrontar una rompehuesos a la americana y para eso, qué mejor que unos cuantos temas AOR…


Kevin y cía te esperan para tirar millas...


Glenn Shorrock american flyers

Y hasta aquí llegamos…espero que os hayáis motivado con estos temas que fueron creados ex profeso para ellos y que he rescatado…y ahora espero que os pongáis una cinta en el pelo, unas muñequeras, os ciñáis unos rockys y una camiseta de tirantes, os calcéis unas bambas…y a hacer deporte, por supuesto con AOR ochentero.