domingo, 20 de octubre de 2013

rockin in the UK


El mundillo rockero anda contento después de escuchar cuatro o cinco bandas británicas recién salidas, diciendo que el rock ha vuelto a las islas...bueno, yo pienso que nunca se fue. Durante años, el comentario general en foros y revistas era del tipo " Ya no hay bandas buenas, el panorama es un muermo, etc" curiosa superioridad moral de una escena, la nuestra, castigadísima y que los británicos podrían mirar no ya a la altura del hombro, si no de las rodillas. Y no era cierto: es verdad que a nivel de popularidad, de no ser demasiado underground, el bache en las islas fue grande, hasta hace casi una década, pero siempre hubo grupos, aparte de los clásicos y con la llegada de un revival rock se multiplicaron y la calidad aumentó. Aquí unos ejemplos de grupos y artistas que consolidaron la escena británica y que quizás merezcan más reconocimiento o al menos el mismo que los de nueva hornada:
escena musical británica













Escena musical española


I








Ian Siegal

Ian Siegal es una de las grandes figuras del blues rock, en su faceta más purista. Nueva sangre para caminos clásicos, se ha labrado un prestigio merecido. Lleva peleando desde el 2001 y tiene cuatro discos en el mercado. Y sí, esa voz aguardentosa es puro Tom Waits.


Grantura

Ya no están en activo, pero se sacaron de la manga un folk rock tan bueno, que parecen salidos de la costa oeste americana en los 60. Esta Mountain es el mejor ejemplo: canela fina


Ian Parker

Lo del blues rock en Reino Unido daría para un artículo entero. Es espectacular la cantidad de solistas, sobre todo y de ambos sexos que han surgido en los últimos diez o quince años: Aynsley Lister, Danny Bryant, Joanne Shaw Taylor...etc  A mí me parece que Ian Parker es uno de los que merecen más reconocimiento: no sólo es muy bueno técnicamente, sino que potencia igual su faceta acústica y la eléctrica y es un buen compositor además






Jackdaw4:


Reivindicando a los Queen más excesivos, humoristas y teatreros, los de a night at the Opera o a day in the races. Surgidos desde los Wildhearts han acabado tirando la toalla este año, pero antes nos dejaron grandes temas como este:


Lee Rogers

Hay figuras legendarias que parecen clonarse: en este caso Van Morrison está indudablemente detrás de Lee Rogers: que además también es de Irlanda del Norte. Su disco drawing clocks, de 2006 es un gran trabajo, con esa voz profunda, sobre todo en acústico. Aunque espacia mucho sus trabajos, aún sigue dando guerra.

Hokie Joint:

Todo unos puntales del blues rock, Un grupo intergeneracional, con un gran sonido de armónica y un cantante joven que se calza los zapatos del mejor Tom Waits. Llevan haciéndonos disfrutar con su sonido, típico de club,  desde hace un par de años con temas como éste y ahí siguen:


Y como siempre, es solamente una pequeña muestra. Hay mucho, bueno y nuevo allí arriba. Hay que seguir pendientes de lo que pasa en las Islas, como siempre.






Springsteen´s disciples o los empleados del jefe

Ah, el señor Springsteen...eterno tema de debate para rockeros... pero hoy no toca discutir sobre si se está a favor o en contra del Boss, uno de esos clásicos temas para los friquis del mundillo, que nos enrollamos como persianas y a veces nos dan ganas de llegar a las manos..
Macca discutió con él, pero no llegó la sangre al río

Si fuera rockero, Sheldon lo discutiría. Por Whatsapp, claro 



.si no de admirar la gran cantidad de grupos que han querido calzarse las botas del jefe y seguir sus pasos, dándonos grandes momentos. 

Porque no se puede negar que influir, ha influido mucho en mucha gente y muy buena. Sobre todo esa etapa hasta Born In the USA en la que llevó la bandera del rock enérgico, con pasión y ganas de darlo todo " in your face" : directo y al corazón. Eso no se le puede negar a ese Bruce Springsteen, desde luego. Puede que no fuera el único, pero sí el que más podía llegar a la gente y fascinar a unos chicos como estos para coger sus instrumentos y tratar de emularlo. Todo esto prácticamente hasta hoy mismo... ejemplos hay muchos, veamos una pequeña porción: 













Robert Francis:
cara de empanao 1


Es el caso más curioso, porque sigue siendo un chavalín: 25 añitos tiene la criatura y a los 20 ya se marcaba grandes temas como este Junebug,con falsetto incluido:


The Fratellis:

Alguno se me lleva las manos a la cabeza al leer este nombre aquí.

usted perdone, maestro


Admito que la influencia solamente la he visto yo... siempre jugará en su contra que los aupara la prensa musical británica más casposa: pero después de una pausa, este grupo escocés ha vuelto mucho más maduro y en directo me recuerdan horrores a Springsteen, (al mejor). Desde luego, el lamentable público que va a desfasar a los festivales en los que los he visto tocar,  no los merecen:


We are Augustines:


Representan la cara más amarga, la del sueño americano roto...o sea, están en la  línea de darkness on the edge of Town o Nebraska: Hace dos años aparecieron con su debut, rise ye sunken ships y me sorprendieron: aunque no son de escucha fácil: hay mucha intensidad y tensión ahí. También bastante dolor, por qué no decirlo




The Whybirds

Les tengo mucha simpatía a estos chicos: hace dos años, actuaban en el Azkena rock y gustaron tanto que pude escucharlos por primera vez. Y es que si no dieron el mejor show, cerca estuvieron. Tiene muchos mérito hacer rock americano en el Reino Unido y no acabar tirando la toalla. En lugar de eso, derrochan entusiasmo y energía y tienen temas que en un mundo musical mejor tendrían que estar todo el rato sonando en las ondas: principalmente las de su disco cold blue sky:  morning light, Jenny can we take a ride y sobre todo wild wild wind ¡qué maravilla!. Además están de vuelta en noviembre con nuevo disco. Esperemos que aprovechen su margen de maniobra para poder seguir creciendo y dándonos motivos de alegría.




Will Hoge
cara de empanao 2

Aquí la influencia se mezcla con la de otros colosos a los que sigue y que hicieron que dejara su carrera de Historia para meterse en el rock: y se ha ganado su lugar a fuerza de dejarse la piel en directo y ganarse una base de fans: Personalmente me gusta su disco, draw the curtains, muy personal, con mucho sentimiento: when I can afford to lose, I´m sorry now o these were the days te llegan al alma. Por cierto que después estuvo a punto de matarse en un accidente de moto, del que le costó mucho recuperarse, pero ahí está otra vez: the wreckage, number seven (muy rockero) y aún ha tenido tiempo de subirse al carro de la canción protesta, con un EP muy politizado y un nuevo disco, never give in, que acaba de salir y que tiene pinta de ser un trabajo de esos que te piden que subamos el ánimo. Uno de los tipos más honestos que te puedes encontrar y un enamorado del mejor rock de raíces.




Marah
los viejos tiempos, con Tamudo (1º  por la izquierda) en la banda,
Al fondo, una bruja

El caso más triste. Lo tenían todo para ser los mejores alumnos de Springsteen y haber cogido su testigo, de hecho creo que hay canciones suyas que el Boss habría pagado por firmar  y en lugar de eso se han pegado un tiro en el pie, yéndose al garete prácticamente.


Los hermanos Bielanko fueron uno de los primeros en demostrar que había sangre nueva en el rock más clásico y que venían pisando fuerte. Estamos hablando de finales de los 90. Menudo comienzo que tuvieron con Let´s cut the crap o  Kids in Philly...it´s only money Tyrone... yeah!. Luego tuvieron un pinchazo cuando, tras alcanzar cierto nivel, quisieron cambiar su sonido al britpop y les salió rana la cosa. Volvieron al redil y de qué manera: 20000 streets under the sky es un discazo. Casi conceptual, planteado como parte este/parte oeste con historias de personajes de Philadelphia, parece puro wall of sound: sobre todo freedom park. Pero ahí están también feather boa, tame the tiger, pigeon heart, Soda, Pizzeria... Fantástico.




Pero no se quedaron ahí, sino que grabaron enseguida otro disco excelente: if youd didn´t laugh you did cry.

 Aquí quisieron un sonido más desnudo que en 20000 streets, grabando en una sola toma...y tela: la dulzura de city of dreams, la energía de sooner or later, demon on white sadness, la increíble Walt Whitman Bridge... fantástico.





 La prensa y un montón de personajes famosos, como Stephen King o Nick Hornby se vuelcan con ellos, probablemente son la banda más en forma del momento, con los músicos que han reclutado los hermanos y sus directos, de los que dan un montón en España, que los ha acogido casi como a un grupo nacional, son legendarios, dejándose la piel...pero la fama no llega. Aún grabarán un buen disco, angels of destruction, dejando un par de temas buenos, como coughing blood o angels on a passing train, pero las cosas no van bien. desaparecen los músicos que los acompañaban, salvo la teclista y Serge, el hermano mayor deja el grupo, tratando de dejar el alcohol. Dave sigue con su novia teclista usando el nombre de Marah, pero lo que hacen no tiene que ver con los Marah que conocemos. En el festival luna Lunera llegaron a rozar el ridículo. Qué diferencia con los conciertos de pocos años antes. Hace poco hicieron una gira los dos hermanos y demostraron que juntos, el que tuvo retuvo. Pero no es lo mismo. En fin, siempre nos quedará freedom park


                                                                those were the good o´days...
                                                         
Hasta aquí llegamos. Una pequeña muestra y mucha calidad. Lo mejor de los grandes nombres quizás sea esa capacidad para animar a otros a intentarlo y que el ciclo se repita.

me da igual: hiciste Melrose Place y tu hermana es la que está buena 












Rescate del olvido: Steve Harley y Cockney Rebel


El motivo para hablar de Steve Harley y Cockney Rebel es simplemente por haber leído que ha grabado dos de sus discos clásicos en directo con orquesta y coro (mal asunto, señal de que se ha secado el pozo de la creatividad o de que queremos vivir de las rentas, aparte de que rock y orquesta sinfónica suelen pegar como el agua y el aceite) y se me ha ocurrido comentarlos, ya que al fin y al cabo, coincide que su material está en casa. Siempre está bien refrescar la memoria con discos meritorios que se han olvidado. En este caso the human menagerie, the psychomodo, los que ha grabado y the best years of our lives, que fue justo el siguiente








Un personaje curioso, el británico Steve Harley: tan preocupado por la literatura y la poesía como por el rock. Algo que se nota en esos discos. Aparte de llegar a la música desde otra profesión, que no suele ser habitual. Para ser exactos, desde el periodismo, igual que Patti Smith o Mike Scott. Al principio, iba en la onda  follk en solitario (no en vano es un fan de Bob Dylan) pero acabó formando un grupo, Cockney Rebel en medio de la ola glam que dominaba el momento: Bowie, Bolan, etc.


Su primer disco es the Human Menagerie, en 1973: Aquí tenemos ya las características del grupo: toque glam, accesible  y composiciones muy en la onda de Dylan (canciones muy narrativas, como pequeñas historias) y Ray Davies (el humor británico, de hecho Steve Harley es el clásico inglés: una barbilla que no se acaba nunca y unos dientes rarísismos)
lo que no quita que tengan su puntillo, sí nena
..(.o no) 

 es curioso además que apostaran por reducir la guitarra eléctrica para potenciar el violín (y que la cosa no saliera mal) supongo que contar con un Roy Thomas Baker en la producción (grabando al mismo tiempo el debut de Queen, toma ya) Ahí están canciones de personajes que firmaría el mismo Bowie como Loreta´s tale, what Ruthy said, Sebastian (aquí recuerda a lo que enseguida haría Peter Gabriel en solitario, pero muchísimo además) Muriel the Actor, Judy Teen,. .(qué bien queda el violín aquí)





Le seguiría the Pschyomodo al año siguiente. Un álbum muy teatral, en el mejor sentido de la palabra: Mr Soft tendría que ser todo un clásico, pero ahí están también la preciosa tumbling down (que sería digna del gran Ian Hunter), que cierra el disco, the psychomodo, cavaliers...un disco que debería tener más presencia a día de hoy:


                                          sí, es curioso los pelos del grupo y los de Steve Harley:
                                         el look de Phil Collins hizo mucho daño en los 80


El tercer disco que cierra esta etapa es the best years of our lives: el primero firmado como Steve Harley and Cockney Rebel: y su pelotazo peculiar, al menos en el Reino Unido. Ahí están Mr Raffles, otra sensacional balada, la nostálgica the best years of our lives, el humor a lo Kinks de the mad, mad moonlight y sobre todo, por encima de todo make me smile (come on and see me) un tema archiconocido (y sin embargo fenomenal) Solamente por él debería recordarse más a Steve Harley. Me encanta ese tema, siempre me hace sentir bien con su solo de acústica de por medio. Es un placer encontrárselo de repente en películas como full monty o velvet goldmine.

                                            y aquí  melenilla a lo Michael Bolton, ains
                                                             todos en pie, señores

La pena es que la cosa casi se acabó allí: los discos siguientes estuvieron bien, pero sin tanta  fuerza y Steve Harley acabó viviendo de recordar esa época, tras un par de discos buenos totalmente en solitario. Una lástima, porque de haber mantenido ese nivel, hablaríamos de otro clásico, o icono. Pero siempre nos quedarán esos tres discos. Aunque los reviva con orquesta sinfónica.



domingo, 13 de octubre de 2013

¿Ande andarán...

...The Mission?

Sí, la frase la saqué de ellos 

 Con este grupo, que es uno de mis favoritos, me ha pasado varias veces una cosa curiosa: cuando los menciono, o leo algo en alguna parte sobre ellos, siempre me encuentro el mismo comentario" me acuerdo de la canción Butterfly on a wheel, sí...¿qué habrá sido de ellos?"

A alguno seguro que ahora se le enciende la bombilla 

Pues respondamos a la pregunta, ahora que tienen nuevo disco en el horno, para comentar ¿Qué ha sido de ellos? me estoy dando cuenta que ya he contestado en parte a la pregunta. 

En los últimos ochenta tuvieron su éxito, al menos en Gran Bretaña o Europa:  surgidos desde las catacumbas góticas/ alternativas, colocaron sus discos entre los primeros en el Reino Unido, giraron con The Cure o U2 en sus mejores momentos o encabezaron dos veces el festival de Reading, que no está nada mal: 


                  la prueba del algodón: ¡esa peña neng! 



Después de facturar 3 discos clásicos (gods own medicine, children y Carved in Sand, más dos recogiendo singles y EPS: The first chapter y caras b y Tomas alternativas, grains of sand) empezó su particular via crucis, como tantos otros, con el cambio de década. En 1990 su guitarrista original, Simon Hinkler (un músico a reivindicar, menudos arreglos, arpegios y solos dejó en esos discos por doquier ) se bajó del barco y the Mission se quedó como trío, lanzando un disco totalmente opuesto a lo que venían haciendo: Masque


Es un disco en el que Wayne Hussey, el líder de la banda, juega con el dance o incluso la electrónica (never again) un poco como los Depeche Mode que estaban reventando las listas o los U2 de Achtung Baby. Un disco que nada tiene que ver con lo que habían hecho antes y lo que harían después...a mí me encanta. Fue el primer disco que escuché de The Mission (¡en casette!) y me capturó: esa producción tan limpia, los arreglos de Jaz Coleman, la imaginería de los textos, el optimismo de canciones como like a child again o who will love me tomorrow ..




      a Beavis y Butthead parece que no les gustó...

.pero no funcionó y los fans más clásicos le han dado la espalda desde que salió. Después se marchó su bajista de siempre, Craig Adams, en dirección a the Cult y entraron en el limbo durante un tiempo: reaparecieron en 1995, con Neverland y nueva formación, incluyendo a un miembro importante: Mark Gemini Twaite, habitual guitarrista mercenario para artistas de la cuerda de the Mission, como Peter Murphy.

Neverland, sin volver exactamente al sonido de los días de gloria, es más clásico, aunque le falte consistencia: a pesar de todo hay temas muy the Mission, como raising Cain o un par de "lentas" a las que tengo mucho cariño: swoon y heaven Knows.

 A continuación sacaron un disco más, blue, que es flojíiisimo...no vale la pena detenerse con él. Ni siquiera a Wayne Hussey le gusta lo más mínimo. Tras la gira, se separaron por primera vez: a partir de ahora The Mission serán como el Guadiana o la canción de Alex y Cristina: aparecerán y desaparecerán, pobrecito de ti, no los podrás atrapar
"Cuando crees que me ves cruzo la pared, hago chas y aparezco a tu lado..."
¿Oirá Hussey la cancioncilla de marras por las mañanas ?














Wayne Hussey se fue a Estados Unidos, para grabar música para películas, pero enseguida volvió el gusanillo: en 1999 el bajista Craig Adams le propone una gira revival y a Hussey le pica el gusanillo: reclutan de nuevo a Twhaite y la cosa funciona tan bien que la nueva formación se mete en el estudio a grabar nuevo disco: Aura. Estamos en 2001


De nuevo es un disco muy irregular: compositivamente Hussey se las da de malote, macarra alternativo y se queda a medio camino: al final hay muy poco que rescatar: Evangeline, el primer tema, de nuevo guitarrero:

Y de nuevo un largo lapso de tiempo: salida de nuevo del bajista Craig Adams y de Thwaite, giras revival, el primer dvd oficial en directo (lighting the candles) un recopilatorio (anthology) y un nuevo disco para el que hubo que esperar al 2007: God is a bullet.
Unos piojos en portada...qué fue de la épica

Quizás sea el mejor disco hasta ahora desde la etapa clásica, Se echa de menos la complicidad de una banda de verdad y no de tres músicos más Hussey, es quizás demasiado largo, pero hay buenos momentos: to love and to kill with the very same hands,Hdshrinkerea,  running with scissors... pero al año siguiente Hussey dice que está cansado de tocar los clásicos y que se retira: gira de despedida, con cuatro conciertos tocando los discos clásicos y al limbo.





No ha durado mucho: en 2011 se anuncia la vuelta de la formación clásica: Hussey, Hinkler, Adams y Mick Brown, que se bajaría del barco antes de empezar: gira revival, que pasa un tanto de tapadillo, un doble cartel con The Cult y...nuevo disco para este año; the Brightest light.
Para qué complicarnos con la portada ¿no?


 Un disco que al escucharlo, es como debieron sentirse al oír los fans veteranos el Masque por primera vez ¿esto es The Mission? ¿la formación clásica? pues se parece y al mismo tiempo no lo parece...solamente que en lugar de coqueteos con el dance, lo que aquí hay es rock clásico. Ni más ni menos. Sin  apenas ribetes góticos, sin arpegios, pero no por ello sin esa épica que tanto nos gusta de los primeros discos.

 En las entrevistas, Wayne Hussey ha dicho que es el disco con "testosterona" de The Mission. Debe ser por las guitarras y la voz de un Hussey un poco más pasado de lo habitual: bueno, vamos allá: al principio suenan unas guitarras y atmósferas distorsionadas muy the Mission clásicos: black cat bone: Hinkler está de vuelta y Hussey suena muy agresivo: esto me gusta. Everything but the squeak sigue el mismo camino. A veces suenan incluso como los Cult recientes , en blood, cuando intentan sonar más comerciales no salen mal parados, aunque la voz distorsionada de Wayne no me acaba de convencer : algún medio tiempo está bien , pero le falta algo: como when the trap clicks up behind us (es el disco de los títulos largos) ¡parecen Aerosmith! aunque se permiten el lujo de meter una harmónica y unos ritmos Americana...y la cosa funciona muy bien: just a pawn in your game me ha encantado: dos estilos que me gustan y que nunca pensé que se tocarían...pues me equivoqué. Aunque también hay espacio para lo que conocemos mejor de the Mission: los arreglos clásicos en from the Oyster comes the pearl y la épica en swan song, con Hinkler dándole caña a la guitarra: como se nota en el sonido que ha vuelto alguien que definió a The Mission. El disco se cierra con un pequeño guiño a la faceta acústica como litany for the faithful que está muy bien.





 En definitiva, después de una primera escucha que me dejó un poco perplejo...el disco me ha encantado. Me parece lo mejor que han hecho desde Masque. No se nota esa producción fría, a distancia de otros discos ni hay tanta irregularidad. Creo que a medida que pase el tiempo,gustará más y más: solamente por el punto de la vuelta de Hinkler, la cosa sube muchos enteros. The Mission continues...espero que para quedarse.



Por su bien, espero que no potenciaran
la testosterona con esto en la grabación...