martes, 18 de marzo de 2014

Te lo recomiendan...ya que nadie más lo hará


Una nueva sección para el blog. Discos que merecen la pena pero que por una razón o por otra se quedan en el tintero a la hora de recomendarlos. Y ya que yo no soy casi nadie para dar consejos (lo del ayatola es cada vez más fachada) dejaré que sean unos iconos que no admiten discusión los que asuman ese rol...para empezar Matrix, el bueno, el de Commando, nos recomienda Dream Harder de los Waterboys. Sí, el tío Arnie/Matrix, cuando volvió a su casita en el valle, después de haberse liado a tiros y vigazos con todo quisqui, siempre se ponía el casette de Dream Harder, mientras iba por ahí con sus troncos al hombro que había cortado...probablemente con sus propias manos...


y al que no le guste, le meto este pepino que me queda


Dream Harder nunca estará en una lista de recomendaciones junto a This is the sea o Fisherman´s blues. No es ni de lejos tan bueno ni tan importante como esos dos álbumes, está también por debajo de los dos primeros, pero, creo que junto a rock in a weary land ocuparía el siguiente lugar. Es un álbum que cierra una etapa, la primera y en la que todo, absolutamente todo, ya pivota en torno a Mike Scott. Antes, el que hubiera músicos del calibre de Anthony Thistlewhaite, Karl Wallinger o Steve Wickham enrolados como chicos del agua, le daba al grupo, aunque fuera solamente en el aspecto musical, un aire más democrático. Aquí no es así. De hecho es un álbum de Mike Scott como Waterboys firmado así por razones comerciales. luego durante unos años publicaría con su nombre. También es un acercamiento al rock de guitarras, que no siempre había ocupado un lugar eminente en los discos anteriores. Quizás solamente por eso ya haya que tenerlo en cuenta...

El disco empieza de hecho "a guitarra limpia" con new life. Qué bien le sientan las guitarras a la voz de Mike Scott...a continuación viene una de las mejores canciones que ha hecho nunca, al menos para mí, Glastonbury Song:  siempre será un tema especial, esa facilidad para conectar con la espiritualidad que tiene el amigo Mike...uff.  Además se ha hecho un hueco en su directo. En preparing to fly echa mano de cierta psicodelia acompañada de las guitarras eléctricas. The return of pan no es como su "prima" pan within (hay pocas canciones a la altura de esa maravilla) pero tiene esa intensidad que te atrapa. Luego,en corn circles se permite juguetear con el blues, pero las guitarras vuelven en suffer. Luego está winter winter, en la que Mike Scott demuestra que no necesita mucho más que una acústica y un medio de tiempo para llamar tu atención...siempre me ha parecido un pequeño ensayo de she´s so beautiful, un gran tema que grabaría poco después, bajo su nombre. Love and death, otro poema adaptado de Yeats, que tanto ha acompañado la carrera de los Waterboys, es otra de las joyas del disco. Luego se permite jugar otra vez con un sitar en spiritual city, que es algo anecdótico y para terminar Mike Scott homenajea a dos figuras tan diferentes como CS Lewis (World of Lewis) y Jimi Hendrix (The return of Jimi Hendrix)

En definitiva es un buen disco, incluso con grandes momentos, que sigue sonando bien hoy en día, para nada deslavazado porque lo grabaran músicos de estudio. Y evidentemente si te gustan las guitarras, es aquí donde las encontrarás en la carrera de los Waterboys, con alguna pincelada de esa big music, de vuelta tras estar casi ausente en room to roam.



Y bueno, ya saben lo que les dijo el tío Arnie/Matrix a los críticos que menospreciaron en su día el disco...


             había  que meter esto como fuera, sí....

No hay comentarios:

Publicar un comentario