domingo, 16 de marzo de 2014

Wilko Johnson: para quitarse el sombrero

Reconozco que no soy un gran fan de Wilko o de Dr Feelgood, más allá del respeto que les pueda tener, pero el gesto de este músico es demasiado grande para no comentarlo y elogiarlo.


encima es un tipo que conjunta la guitarra con el traje 


Supongo que muchos sabéis que a Wilko Johnson le diagnosticaron un cáncer incurable el año pasado. Con fecha de caducidad  y todo: octubre del año pasado. Al enterarse, el músico (que por cierto perdió tiempo atrás a su mujer, también por un cáncer) decidió ponerse el mundo por montera y no probar suerte con quimios agresivas: en lugar de eso iba a girar y tocar continuamente, hasta el último momento. En plan murieron con las botas puestas sobre el escenario, encima de forma casi literal. 

No es el primer músico que en un trance tan duro opta por ese camino: el ejemplo de Warren Zevon, del que hablé en otro post, está por ahí también. Pero eso no le quita un ápice de mérito y sigue mereciendo el mejor de los reconocimientos: es un gesto de amor a la música y a su profesión tremendo. Creo que también esa ética de working class man, de tipo honesto,  que casi siempre ha acompañado a este luchador ha tenido algo que ver con su decisión. 

¿El resultado? Estamos en marzo y aquí sigue Wilko,entre nosotros. No sé si es un milagro musical, pero desde luego que parece haber sido recompensado justamente con una prórroga vital más que merecida. Tanto que ahora los médicos no le han puesto una nueva fecha "tope" (en cuestiones de esta enfermedad, aunque suene horrible, parece que funciona así)  y se ha permitido grabar un disco a medias con Roger Daltrey ni más ni menos, con los temas de Wilko y de Dr Feelgood, going back home, que el propio guitarrista ha podido seleccionar. 


Solo los grandes posan con cara de estreñidos

 No es una unión casual. Roger, salvo cuando saca a relucir cierto esnobismo británico, tiene desde siempre esa ética de trabajo del currelas y gusto por el rhythm blues del que  los Who fueron pioneros, hace tanto tiempo. Y evidentemente Wilko Johnson es fan de los Who...El disco es un homenaje bonito que suena a Doctor Feelgood, con la característica voz de Daltrey, grabado muy rápido, pero bien en cuanto a producción y sonido. Incluso Roger Daltrey se permite meter más armónica, ya que aquí no está la épica que le dicta Pete en los Who...tampoco han querido ir a lo fácil, a milk & alcohol o Roxette e incluyen una versión de un tema semidesconocido de Dylan (qué juego da el de Duluth para estas cosas, oiga) En fin, nn bonito homenaje que si os gusta ese rock directo, de pub británico, no os podéis perder.

Wilko Johnson, un tipo que nos hace creer otra vez en la ingenuidad (en el mejor sentido del término) de la música...¡muchas gracias!



                                                                   ¡Esta nunca falla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario