sábado, 24 de mayo de 2014

Discos de carretera y manta: John Hiatt:bring the family



Icono eterno







Otra sección, ahora que se acerca el verano y algunos afortunados podrán salir a la carretera como debe ser, vehículo, compañero/a dormida en el asiento  carretera por delante, a ser posible la Ruta 66 o sucedáneos parecidos (esto se va pareciendo a una canción de Loquillo, sí) y discos de banda sonora, puestos de principio a fin, para dejarte embargar por las sensaciones...nada de hacerse Madrid/ Benidorm en menos de cuatro horas con los niños atrás viendo un dvd de Dora la exploradora y la suegra haciéndose pis...para empezar, palabras mayores: el bring the family de John Hiatt

"Agárrate bichejo and have a little faith in me...




Un poco de historia lo primero, por si acaso. En 1987 John Hiatt volvía prácticamente a la vida, saliendo de un pozo muy oscuro, profesional y personal. En lo primero, su carrera, que ya tenía casi quince años por entonces, no había despegado, pese a lanzar un disco como Riding with the king. Geffen lo había despedido y se había planteado tirar la toalla. En lo personal, había superado una adicción dura al alcoholismo. Entonces los astros parecieron alinearse para darle una nueva oportunidad, la definitiva. Parece que la canción emblema have a little faith a me resume la historia del disco. De repente un sello británico pequeños se pone en contacto con él para pedirle que grabe un nuevo disco, tienen tanta fe en él que le aseguran que grabarían lo que cantara en la ducha y le dan un pequeño presupuesto. Con él, Hiatt tira de amigos para grabar su nuevo álbum y junta un all star del rock de raíces casi sin pretenderlo: él mismo, Jim Keltner a la batería, el británico Nick Lowe al bajo y el famoso Ry Cooder a la guitarra. Casi nada. Años después, los cuatro se juntarán otra vez en un proyecto de supergrupo, the little village, que no tendría la repercusión deseada. Pero en ese 1987, en cuatro días, literalmente, alojados en un Holiday Inn y alguno renunciando a cobrar al final, dieron forma a esta maravilla que sigue sonando tan bien tantos años después. Lo sencillo puede ser muy grande

Y es que eso es en el fondo Bring the family, un disco que rebosa sencillez por los cuatro costados y grandeza al mismo tiempo. Para empezar, Memphis in the meantime, que te pone camino a la ciudad del rey con el sol a tu espalda, nada más empezar el disco, con ese duelo entre acústica y eléctrica (Ry Cooder se sale literalmente con la slide durante todo el disco)  igual que alone in the dark viene después, un cierto sabor a blues (la voz de Hiatt se ajusta como un guante al género) una canción de amor desesperado, que te va enganchando: alone in the dark " alone in the dark baby, I´m alone..." un poco de rock vacilón con thing called love y de repente se nos hace de noche  y empiezan las palabras mayores: lipstick sunset. Qué canción tan desesperada y tan conmovedora, con esa slide al final simplemente matadora. Y mientras sigues camino del horizonte de carmín, llega have a little faith in me ¿Qué se puede decir de una de las canciones más bellas que se han escrito? no mucho, simplemente disfrutarla.  Thank you girl te da un respiro, pero a continuación sigue tip of the tongue, otro tema lento de derrota,  que juega contigo. Stood up es otro de esos temas con carga autobiográfica emocionantes y finalmente learning how to love you, otra canción muy personal, el cierre perfecto y optimista a este gran disco: " I don´t pretend to know how you ever saw it through/ cause I  only got  tho where I am now/ learning how to love you" Fantástico

John Hiatt circa 1987...learning how to live again
              
    Desde luego, un vídeo vale más que mil palabras...











No hay comentarios:

Publicar un comentario