viernes, 9 de mayo de 2014

perdedores del Blues rock: Ray Bonneville & Chris Whitley (un recuerdo)


A veces aparecen en las revistas o en los blogs ,recordados,  músicos de esa categoría que yo he llamado perdedores del blues (Rock): ya sabéis, músicos que abrazaron el género en su vertiente más pura, no gozaron del éxito que merecían, se pasearon por el lado más salvaje de la vida o tuvieron una difícil y encima en ocasiones se murieron cuando atisbaban las mieles del éxito, algo que ya es... el remate de los tomates. 

Lo malo es que son siempre, Jeffrey Lee Pierce y los Gun Club y John Campbell. Nada que decir en contra de ambos, por supuesto, pero hay más ejemplos. Como un artista que he descubierto este mes, Ray Bonneville y un clásico del que no se habla tanto como debiera, el añorado Chris Whitley. 

Vamos con el primero: 


Este canadiense, con pinta de profesor progre, cumple casi todos los requisitos de esos perdedores. Salvo, menos mal, que sigue vivo...a saber: veterano del Vietnam, taxista después como Robert de Niro en la película, trabajador de día y músico de club de noche, vida trashumante, enganche a la coca, redención y carrera que arranca tarde pero segura y hasta el disco que he descubierto, que ha salido hace veinte días, easy gone 


Aquí tenemos a un músico marcado por la carretera, que ha conocido de sobra en su vida, reflexionando sobre ella, no solamente a base de blues, sino con pinceladas de folk o country rock, con temas profundos como who do call the shots, otros con conexiones literarias como love wicked ways, amargura en canciones como where my easy has gone o el misterio al final del disco con two bends in the road, cuando dice "algunas cosas es mejor que queden sin decir" Un disco por cierto en el que colabora con Gurf Morlix un nombre perfectamente conocido entre los que sigan el blues rock.  




y sobre Chris Whitley... 

Hace ya casi diez años que se fue y que poco se le recuerda. Cumplía a la perfección todos los cánones del perdedor del blues, añadiendo además el aspecto inquietante...su mejor momento siempre será ese living with the law, su debut, en 1991 en el que casi consigue auparse al carro del éxito. Un disco denso, en el que da un recital de guitarra con todo tipo de temas duros de fondo: las drogas, la soledad, el fracaso...coronada por la fundamental big sky country 



 


Mucho tiempo después volvió a gozar del favor de la crítica y de cierto reconocimiento, aunque ya no en vida, cuando se publicó de forma póstuma el disco que grabó al alimón con el gran Jeff Lang, dislocation blues. Un mano a mano entre dos guitarristas talentosos que exploran todas las vertientes del blues más acústico, a través de versiones muy logradas de Dylan (excelente changing of the guards) Robert Johnson o clásicos del blues, amén de algunos temas de sus respectivas carreras en solitario. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario