sábado, 7 de junio de 2014

1989: año de redención


El año de Tiannamnen, de la caída del muro,Felipe González ganando otra vez las elecciones, el Milán de Sacchi metiéndole cinco al Madrid y Greg Lemond ganando el Tour por pocos segundos, los strepteases de tariro tariro y de la chica de la baraja del  3x4... es, musicalmente hablando, uno de los más curiosos, porque supone el resurgir artístico, en ocasiones espectacular, de vacas sagradas del rock que habían perdido el Norte (y algunas de ellas el resto de los puntos cardinales) en lo que llevábamos de década. Algo curioso que siempre me ha llamado la atención, aparte de ser un tiempo en el que por fin era, más o menos, consciente de lo que pasaba..(como la chica de 3x4 otra vez,ay qué recuerdos)


por cierto, que todo el mundo pone de banda sonora a la caída del muro a los Scorpions, cuando en realidad la canción icónica fue...


             la chupa de luces de The Hoff nos guió  a todos...

En fin, veamos cuáles son esos artistas, los discos del 89 que los colocaron en el buen camino y los errores (horrores) de los que venían...

David Bowie: Tin Machine 

Evidentemente Bowie había empezado la década a lo grande, pero la cosa se fue difuminando después del éxito de Let´s dance: Dos álbumes flojos, tonight y never let me down, la también floja banda sonora, a pesar de su mítico papel marcando paquete y con pelucón de dentro del laberinto...

yo soy más de Jennifer Connelly jovencita, sí

transmitían la impresión de que el duque Blanco se había aburguesado, que ya no estaba inquieto, que no podría reinventarse una vez más. Evidentemente nos equivocamos y Bowie se sacó de la manga su proyecto Tin Machine, quizás su último gran disco. Inspirado por the Godfathers, su estética y rock de guitarras, Bowie se unió en un grupo con Reeves Gabriels y los hermanos Sales y se sacó de la manga un disco guitarrero e intenso: el de Heaven´s is here, ese tin machine casi punk, Crack city, Under the God...fantástico


Rolling Stones: Steel wheels

Los Stones no tuvieron una década tan mala, pero a punto estuvieron de separarse tras dirty works: Jagger y Richards estaban peleados, no tenían especial ganas de seguir con una maquinaria que entonces parecía gripada...pero afortunadamente Jagger, intentando reconvertirse en artista ochentero en solitario, la cagó, y bien, para alegría de todos.


como no se comió ni los mocos, tuvo que volver al redil y entenderse con Keith y el resto. La química volvió y el resultado, no pudo ser mejor que Steel wheels. Sad sad sad, Mixed emotions, rock and a hard place (Los Stones volvían a marcarse riffs) balada notable como blinded by love...el vehículo perfecto para montarse su primera gira mastodónica, la espectacular urban jungle/steel wheels.



Bob Dylan: Oh Mercy

A Dylan, cuando se le pasó la fiebre cristiana, empezó a darle todo igual. Se permitió giras revival, discos más y más flojos, hasta tocar fondo metiéndose en una película absurda, hearts of fire, en la que interpretaba un papel de estrella del rock retirada y pasota (casi él mismo ) en el triángulo amoroso entre Fiona Flanagan y Rupper Everett, jo, jo,jo...


afortunadamente, todo cambió con este disco. Con Daniel Lanois a los mandos en la producción, Dylan nos dio uno de sus discos más sinceros y sencillos. Volvía a fijarse en la actualidad en political world, volvía la ironía en everythings broken, los textos de altos vuelos en man in the long black coat y sobre todo la preciosa  y fundamental most of the time 



Neil Young: Freedom

Neil fue uno de los artistas sesenteros a los que más larga se le hizo la década: le perdonaremos lo de Trans porque intentaba comunicarse con su hijo con parálisis cerebral, pero lo de everybody´s rockin no tiene perdón de Dios 
           no, desde luego que no...

Eso pensaron en Geffen cuando le rescindieron el contrato y el tito Neil tuvo que reinventarse a través de la década, con discos cada vez mejores, pero a los que siempre le faltaba algo...hasta que llegó Freedom. Realmente el disco que le coronaría y le devolvería el favor de crítica y público sería Ragged Glory, pero en Freedom está rockin in the free world... un icono, un símbolo, por muy sobado que esté. Con este tema atemporal, desde luego que Neil había iniciado el camino de su redención, a lo grande. Y hasta ahora...






Paul Mc Cartney: Flowers in the dirt 

Y finalmente Macca, al que peor le sentó la década, desde luego. Tanto, que ya empezó a fallar antes de comenzarla...




ole esos pelos, sí señor. El bueno de McCartney perdió su prestigio esos años, tanto que para algunos no lo ha recuperado: que si los duetos moñas con Jacko y Stevie Wonder, que si dibujos animados, películas incomprensibles...casi nada. Afortunadamente llegó en el año de redención flowers in the dirt y apareció el mejor Mc Cartney, el de las melodías perfectas, el de trabajo de orfebre. Como my brave face, qué delicia, la acústica put it there o el rock para estadios de figure of eight...magnífico. El mejor vehículo para inciar sus giras gigantescas, para ser reconocido como los Stones como una leyenda.


1 comentario:

  1. He decir que en principio pense que era una boutade pero al final te doy 100% razón . Ultimo gran año para muchos de esos grandes

    ResponderEliminar