viernes, 20 de junio de 2014

I´d do anything for you but (maybe faithfully) I didn´t do that: VII Amaia Montero


Entramos en terrenos muy pantanosos, pero bueno, las confesiones tienen estas cosas...

Pues sí, Amaia, una de las víctimas del deporte nacional español por antonomasia (aparte de dar la tabarra con las tertulias futboleras de bar) que no es otro que el pim pam pun y el cachondeo a costa de algún famoso, también tuvo su lugar en mi corazoncito, hará ya unos quince años, justo cuando empezaba con la Oreja.

La verdad es que la Oreja de Van Gogh fue un grupo que escuché casi desde el primer momento en que salieron, porque algunos medios serios les dieron cancha con su debut, dile al sol. Cuesta creerlo hoy, que son lo más mainstream del panorama patrio, pero en ese momento, aunque alguno no los reconozcan, algunas revistas serias los describieron como una versión nueva del donosti sound ochentero (no solo yo me voy a fustigar, coñe) y canciones como el 28 o soñaré sonaban mucho...por ejemplo en M80. Una chica me pasó luego la casette de ese primer disco y le di un buen repaso: era un pop melódico, bien hecho (siempre se comentó que tocaban músicos de estudio) con una agradable voz de chica, dulce, melosa y aniñada (sí, así lo pensaba entonces).  Algo curioso, simpático, para pasar el rato. Así se quedó la cosa, mientras el grupo iba creciendo y creciendo poco a poco...

                                           No me digan que no estaba monilla, ahí en la Concha
                                          cuando el chandal no era cosa de chonis...ay, los 90 

                      
Entonces, unos meses después, gracias a esa misma chica, surgió la posibilidad de verlos en concierto by the face, en un triple cartel en el que abrían para Pretenders y Texas (no está tan mal ¿no?). Bandas con mujeres que llevan la voz cantante, así lo promocionaban en la radio, je, je. En fin, con el camelo de esas dos bandas en palabras de la chica de "esas que me"gustaban a mí", allí que me planté... 

 y resultó que lo que más me gustó de la nochfue la Oreja de Van Gogh ...y más concretamente  Amaia, a la que entonces, quién lo diría, casi no ponía ponerle cara, salvo la anodina foto de portada del disco 

                                                             Oreja´s early days...

Evidentemente esa noche  quién mejor estuvo fue Chrissie Hynde y con Texas (Sharlene Spiteri, la chica más normal que mejor se sabe sacar partido)  también me lo pasé bien, ese I don´t want a lover nunca falla, a pesar de que su último disco entonces era un extraño artefacto pseudo disco setentero bastante infumable, pero  fue Amaia quien me robó el corazón, tan mona, tan normalita, tan rubita (de bote) tan modosita, con esa vocecita...será por itas: encima... Irundarra, o sea, chica del norte...lo que me faltaba para que me conquistase 

Sí, en la península yo tengo debilidad (aunque en el fondo a mí me gustan todas...y la que no me gusta tiene un serio problema, je) por las chicas del norte, desde Bayona a la otra Bayona, con esa mezcla peculiar entre formales, tímidas y cabezotas.. algún ejemplo más encontraremos en esta sección. Y Amaia no iba a ser una excepción. 

La cosa, como siempre no duró mucho y no fue a peor, afortunadamente. Para cuando sacaron su segundo disco, para el que se tomaron su tiempo, mi euforia ya había decaído bastante. Menos mal, porque ahí fue cuando empezó el cachondeo nacional a costa de la pobre Amaia, que la verdad es que tampoco se quedó corta a la hora de dar argumentos, a la par que se inflaba (no va con segundas) a vender discos con la Oreja.

en mala baba, campeones del mundo 

Que si esa forma de cantar cursi (esa manía suya de meter efes donde no las hay es de traca, la verdad sea dicha), que si está gorda, que si no, que sí sale borracha, que si no. La cosa iba de mal en peor: recuerdo un concierto de Mojinos Escozíos (gratuito) en el que decían que tenían que hacer una gira conjunta: tenían en común un gordo al frente...y pensé que probablemente allí era el único que había visto realmente a esos dos grupos...y gratis. El colmo fue un publirreportaje con la banda en el que mi otrora chica del Norte se me revelaba como una fashion victim insulsa y tontísima...vamos una petarda. Algo murió ese día, ay...

mejor ¡Adiós!


Peor fue con su salida de la banda y con sus discos en solitario, que sí que no hay por dónde cogerlos, con ese sonido de organillo casio para niños. Encima se me convierte en protagonista del mundo del cuore o hígadillo, liándose con un pelanas jeta de esos famosetes y se me pone a versionar la canción más infame de Abba, madre mía, la dichosa Chiquitita . Chica del Norte...¿Dónde te quedaste? 

"Déjate de lamentos, pagafantas  e invítame al cubata...."


En fin, Por cerrar, una anécdota. Hace unos años, bajé en coche de Burdeos e hice parada técnica en San Sebastián para comer (sí, pinchos en el casco viejo). En el último tramo, ya en la ciudad iba conduciendo y como mis acompañantes se habían despertado, quité mi música (no tortures con rock en un coche a quién no le gusta y no te hará lo mismo, sabia ley ) y puse la radio. Donde empezó a sonar, serendipias de baratija de esas de cuarto milenio, el 28. Y en esto, que en un cruce se me pone delante un autobús azul...que es el 28. Me entró la risa y para pasmo del grupito (impagables sus caras de "¿Qué hace éste?" ) empecé a recordar (cantar): y paseeeeé por mi mente y encontreeé..."  

En fin, Amaia, tú y yo, como en Casablanca  siempre tendremos Donosti... (y la línea 28) 



Nota al pie: por cierto que su sustituta, Leire, también me parece monísima. Es salir y decir con esa vocecita que ella es guipuchi pero del Osasuna y querer hacerme de Osasuna. Es chica del norte, claro. Sospecho que lo mío no tiene solución... 

viva el Osasuna, coñe

No hay comentarios:

Publicar un comentario