domingo, 15 de junio de 2014

se lo recomiendan, ya que nadie más lo hará: Neil Young Mirrorball



Neil is O.K. with me he he he heeee
Axel Foley maduró en los noventa, después de pasarse la década anterior enseñándonos qué hacer con un plátano y un tubo de escape y en sus momentos de melancolía, que también sabe lo que son, se ponía en su cuatro latas el sleeps with angels de Neil Young...(supongo que en casette)



La muerte de Kurt Cobain en 1994 nos impactó a todos, nos gustara más o menos el grunge y Nirvana. Fue desde luego una de esas cosas que marcan un antes y un después y eso le sucedió al tío Neil. En la famosa nota de suicidio de Cobain, aquella línea de "es mejor quemarse que desvanecerse" de Hey hey my my de rust never sleeps tenía un hueco y a Neil Young aquello le afectó mucho, tanto como para que fuera la génesis de este disco, uno de los más reflexivos de su larga carrera. Aunque no solamente hay dudas existenciales, sino también sus clásicas opiniones sobre política o la vida americana, en un disco muy completo. 

La cosa empieza a lo grande, con la intensidad de my heart, con Neil buscando (en algún sitio, en alguna parte/Tengo que llegar a alguna parte) algo que sigue en prime of life o en driveby, hasta que llega a sleeps with angels, inspirada en la historia de Cobain antes de girar en Western Hero al papel de EEUU en el mundo y las guerras, coincidiendo con el entonces 50º aniversario del desembarco de Normandía (las bombas explotan en el aire, ésta vez nunca regresaremos) luego una de las reflexiones sobre el amor en las que Neil ha estado más acertado, change your mind, antes de volver a lo humano y lo divino en Blue Eden (Te sientes invencible, es sólo una parte de la vida) y conmoverte con la historia de la niña de safeway cart. Aún queda tiempo para la joya del disco, ese gran medio tiempo que es train of Love (Part of me part of you) y de una de esas canciones de personajes tan suyos, a lo last trip to Tulsa, que es trans am y una nota de humor cachonda después de tanta intensidad, con Neil quejándose de las bolsas del supermercado (piece of Crap) antes de cerrar con a dream can last en plan esotérico. 

Un disco denso, pero muy completo, que no muchos recuerdan. De su etapa noventera, aparte por supuesto del aldabonazo que supuso Ragged Glory, quizás se tenga más en mente a Mirrorball, por grabarlo con Pearl Jam y estar entonces en la cresta de la ola como "Padrino del grunge" algo de lo que Neil se desharía curiosamente tras ese disco. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario