sábado, 5 de julio de 2014

los que no encontraron la redención en 1989...



 Vamos a dar la otra cara de la moneda del post del otro día...los que no levantaron cabeza en los ochenta (y más allá), después de haberla  perdido...

Starship

Uno de los grupos fundamentales de los 60, los míticos Jefferson Airplane, se convirtieron en una increíble parodia de si mismos, rebautizados como Starship. Aún con Grace Slick al frente, reclutaron a Mickey Thomas, una figura de segunda del Aor Ochentero y tuvieron su momento y sus éxitos...

tachán, la canción más odiada de los ochenta en no sé cuantas listas. A mí me resulta simpática...mi devoción ochentera me pierde. Podía ser peor. Mucho peor. Porque este tema se queda en nada comparado con...




Dios bendito, mira que habrá pocos que sean tan pro ochentas como yo,pero esto es demasiado incluso para mí. Esa balada pastelona, esas interpretaciones con Mickey Thomas sin carisma, esa Grace Slick convertida en bruja, esa película ridícula y sin gracia que era Maniquí de fondo...un horror, que llegó al número uno eso sí. Y se acabó lo bueno para Starship. Grace Slick se marchó nuevamente y los que quedaron, acabaron, literalmente, a guantazos, haciendo saltar por los aires la nave (qué oportuno)  nunca volvió a ser lo mismo, aunque Mickey reformara Starship como único miembro superviviente, sin mucho más que ofrecer que el revival, aunque es inasequible al desaliento el hombre...


Michael Bolton



Michael Bolton le daba al AOR, todos lo sabéis. Con Blackjack, en solitario y audicionando para Black Sabbath. En serio...hasta que en uno de sus últimos discos AOR alcanzó él éxito por primera vez con unos temas más suaves y alguna versión clásica, aprovechando su voz, que es innegable que es muy buena. Vio claro la jugada y en su siguiente disco ya se lanzó a las baladas horteras descaradamente, tirando de voz viril y melena leonina. El ídolo de las hermanas mayores...y luego de las jubiladas de la alta sociedad, después de juntarse con Kenny G y convertirse en un crooner pesao, pero pesao. Hay quien lo reivindica ahora, pelillos a la mar, tenía corazón rockero y lo que hizo realmente no fue tan malo..ni de coña
Gin tonic, puraco y modelo 25 años más joven que él. Un romántico...

Styx

Banda entre AOR y prog rock setentera (Emblema por tanto de lo que se llamó "Pomp rock") con bastante éxito

                                                            y algún aldabonazo hortera..

que en 1983 le dio el control total a su líder, el inefable Dennis De Young, para grabar una ópera rock bizarra, basada en un futuro apocalíptico para el rock n roll ...vamos como el 2112 de Rush pero a disco completo y a lo cutre. Una marcianada (justamente) increíble, encabezada por este increíble artefacto


Innombrable. A pesar de todo tuvieron mucho éxito, pero las tensiones en la banda (todo el mundo acabaría hasta las narices del De Young, seguro) explotaron y el grupo se deshizo, para no volver nunca con el mismo éxito y quedar relegados al circuito nostálgico...aparte del cachondeo con lo del Domo Arrigato mr Roboto que ya les acompañará de por vida.

Phil Collins 



Pues sí. Hay a quién le gusta todavía...cosa inexplicable. En los 70 había revitalizado a Genesis cuando nadie daba un duro por ellos al irse Peter Gabriel y aún se permitía hacer cosas más arriesgadas todavía como su proyecto Brand X  pero en los ochenta, ay...la cosa no empezó muy mal, con su in the air tonight
                                                                                aunque luego sucedería esto...

Pero el éxito y la generosa caja hecha animaron al amigo Collins y llegó su huida hacia delante: la versión ridícula de you can´t hurry love, la baladita aquella lacrimógena de contra todo pronóstico, el dueto de Easy lover, que ni McCartney se habría atrevido, las baterías programas de Sussudio, la moñez de Two Hearts...etcétera. Una década larga y dura en la que Collins se empeñó además en salir por todas partes, hasta en la sopa: de Corrupción en Miami al Live Aid, donde actuó en los dos escenarios (y falló estrepitosamente con Led Zeppelin en uno) empeñado en demostrarnos que sí, que se estaba quedando calvo. En fin, no pararía de tener éxito más adelante, las bandas sonoras de Tarzán también tienen su miga y salvo los momentos esporádicos en que volvió a Genesis, poco se puede rescatar. Se retiró después de una gira revival, para hacer caja y pagarse un divorcio, pero diga lo que diga volverá. Le gusta el verde de los billetes, como a Clapton...
                                           gracias a Dios que solamente tengo un corazón...

Chicago 

Parece mentira, pero en los primeros 70, a Chicago había que tenerlos muy en cuenta. Menudo jazz rock que se cascaban, tirando de secciones de viento...



Pero unos años y unos discos con su nombre y el número correspondiente después, cayeron en las manos de Peter Cetera, uno de los horteras más impresentables de la década y descubrieron el género de la power ballad...o canción de ascensor Y no facturaron precisamente otro  If you leave me now, no...
Esta es una de las más atómicas, con Cetera más irritante que nunca. Por supuesto, después de colar varios éxitos su éxito decreció, aunque siguieron sacando discos con títulos Chicago nº...(van por el 36) hasta que descubrieron el poder de los recopilatorios primero y después las giras revival, a 50 euros la entrada.

Eric Carmen 
No es que fuera la alegría de la huerta en los 70, pero podía salir airoso de temas que en otra voz habrían naufragado...todos lo conocéis: 

lo malo fue cuando repitió la jugada en los ochenta. En la banda sonora de Dirty Dancing, esa película que todo hombre odia por haber resucitado la pasión femenina por el baile (y pensar que todos vamos a bailar como Patrick Swayze solamente con un chasquear de dedos) consiguió colar esto:

ole ahí, maqueao a lo Robert Palmer, corbata inclusive y con cara de estar estreñido...en fin. Otro tema atómico, a la altura de la banda sonora, que le permitió retirarse a los cuarteles de invierno, para casi no volver. Por supuesto, para rescatar este tema una y otra vez

FOREIGNER

Por supuesto, fundamentales junto a Journey, Boston  o Survivor en los días de gloria del AOR: hot blooded, cold as ice y sobre todo...
Pero a mediados de la década a Mick jones, el "inventor" de la banda, le dio por las baladitas, pese a las reticencias de Lou Gramm. Porque no pretendía precisamente otro waiting for a girl like you, no, eso no era bastante...

Ole otra vez... ese final épico con cada vez más gente cantando...faltan solamente los mecheros. Y qué natural y poco forzado es todo... si esto es el amor, habría preferido no saberlo. Por supuesto, exitazo y a continuación un largo viaje hacia el olvido. Lou Gramm se hartó de todo después de comerse este sapo (no hay más que ver la cara que pone en el vídeo, a la vez que Jones parece que le va a hacer una peineta de un momento a otro, todo contento) y Foreigner se convirtió en el juguete del guitarrista, tirando de mercenarios, regrabando éxitos y tocando en festivales cuando aún es de día...y por supuesto sin atreverse a desenfundar la cancioncita de marras. 

2 comentarios:

  1. No es por llevar la contraria pero a mi me gustan bastante los dos temas de Starship y la de Carmen

    ResponderEliminar
  2. nadie es perfecto, Bernardo...a mí me gusta la de We Built this city, je, je

    ResponderEliminar