sábado, 9 de agosto de 2014

razones y canciones para confiar en Robert Plant



Hay mucha gente que no cree en el tío Roberto. Lo consideran cada vez más un "yayo" muy lejos de sus días de gloria en Led Zeppelin y que encima se ha emperrado en no reactivar la banda, por muy jugosas que sean sus ofertas. El pinchazo de su gira por España (tiene toda la pinta de que se suspendió por la escasa venta de entradas) es la prueba. 








Y hay que confiar en Robert Plant, que ha vuelto a coger el timón de su carrera en solitario y cuyo próximo disco está en puertas de aparecer en el mercado. Un tipo que siempre ha tenido claro lo que quería hacer y cuya carrera en solitario es la más sólida de los tres supervivientes del Zeppelin y que ha dejado grandes momentos, moviéndose entre las aguas del rock, el folk, el blues, world music...con una maestría a la alutra de pocos, pese a sus patinazos. Volvamos al pasado antes de centrarnos en el presente para ver algunos de esos grandes momentos, más allá del 29 palms. 

No será un yayo despistao...pero a veces lo parece

Slow dancer, de pictures at Eleven 

Un tema poco conocido de su debut, en el que demuestra que la línea Zeppelin en los arreglos y voces no se ha ido del todo, algo que tantos años después mantiene. Se apoyó además en músicos jóvenes con talento, como Robbie Blunt, que le acompañaría en los primeros años, siendo su mano derecha

Big Log de the principle of moments



su primer gran éxito en solitario, una de las canciones con un solo de guitarra más elegante que he escuchado. 

Heaven Knows y Ship of fools de Now and Zen

Tras un patinazo con su disco shaken an stirren, en el que dio un buen bajón
yo le echo la culpa a esto
y un LP de canciones de rock clásicas, Plant volvió a lo grande con Now and Zen, el primer disco de una trilogía excelente. Quizás sus dos mejores canciones fueron estas dos, en la primera demostró que sabía adecuar a su estilo los sintetizadores y sobre Ship of fools, sigue siendo su mejor canción, una verdadera maravilla. 

Watching you de Manic Nirvana
Manic Nirvana confirmó lo que se había intuido en Now and Zen, que Plant estaba en un gran momento. Aquí empezaría a introducir elementos de world music, algo que se aprecia en este tema. No siempre se acierta con el mestizaje musical pero Plant, un estudioso y amante de la música en general, sabe llevarlo todo a su terreno.

If I were a carpenter de fate of Nations


quizás su mejor disco, aquí introduce otro punto fuerte suyo: las versiones. Casi siempre de ídolos suyos de los sesenta, antes de Led Zeppelin y la fama, hechas con respeto pero al mismo tiempo llevándoselas a su terreno. 

Song to the siren de Dreamland


Tras pasar mucho tiempo junto a Jimmy Page, retoma en el 2002 su carrera en solitario con Dreamland, un disco a medias de versiones a medias de temas propios. Y una vez más demuestra su talento. Esta versión de Tim Buckley, mucho más sencilla que la que conocemos de This Mortal coil, es perfecta

Tin Pan Alley de Mighty rearranger 

Mighty rearranger es su otro gran disco. Sabe dar esas pinceladas de Folk, de World Music, hasta de hard rock y seguir sonando a Robert Plant, con una banda compacta en su mejor momento, la Strange sensation. Un disco fantásticamente producido además 

Angel dance de Band of Joy

Tras un largo periplo con Alison Krauss que le devuelve a las mieles del éxito, vuelve a montar una banda, variopinta con Guy Clark o Patty Griffin, con la que se casaría, bautizada como un proyecto suyo anterior a los Zep y retoma la senda de anteriores trabajo, con muchas versiones. No es tan bueno como Dreamland, pero tiene buenos momentos, como este angel dance

Y nos queda su último disco, ese lullaby and the ceasless roam del que espero hablar pronto (y que sea para bien) promete que habrá de todo, sonidos celtas, africanos, folk y tecno...a ver qué tal. Ojalá que se parezca a Dreamland o Mighty rearranger. Ya veremos. 

 

el caso es que Plant está de vuelta, con ganas y ni mucho menos es un "yayo" desganado que ha alcanzado su ocaso.

 

1 comentario:

  1. Pues la verdad me parece que Plant ha tomado un camino realmente loable. Grandes últimos discos sin perjudicar a la leyenda y además consciente que siempre va aser juzgado en sus viejos temas por interpretaciones preteritas que ahora son imposibles de igualar Chapeau

    ResponderEliminar