sábado, 13 de septiembre de 2014

Discos de carretera y manta: The Triffids Born Sandy devotional





Wow, vaya disco tan especial este. Ya hablé del disco, de los Triffids y David McComb en el post de Australia y Nueva Zelanda, pero Born Sandy Devotional necesitaba su propio post.

Ya desde la portada, con ese delta en Australia tan evocador (y que ahora desgraciadamente parece que es una zona residencial) sabes que es algo especial. Sobre todo cuando a mitad del disco McComb dice "one, two, three, four...", suena un piano  y empieza  wide open road. Qué canción tan especial. Si cada viaje debería comenzar comenzar con Weather with you, la siguiente canción, cuando es un viaje de los que marcan un antes y un después no puede ser más que otra, con la carretera abriéndose delante de ti. 

Pero por supuesto, en ese disco está también the seabird y su punteo de guitarra , estuary bed, lonely stretch, jugando a ser los Bad Seeds ochenteros (las voces de Cave y McComb tenían simitud, desde luego) la teatral personal things o ese final curioso con tender is the night, en el que pone la voz juguetona Jill Birt, que tocaba los teclados en el grupo, igual que lo hace también en Tarrilup Bridge. 

Un disco nocturno y que va cogiendo fuerza a medida que lo escuchas. Si además prestas atención a los textos de McComb, un gran escritor de canciones poco conocido aquí y te dejas llevar por esa imaginería de devoción, fe en alguien , reflexión y todas esas cosas que formaban parte de su imaginario, aún te encantará más. Sí que es verdad que el disco podría estar mejor producido, que los Triffids podrían ser mejores músicos como banda, pero la intención y la fuerza de McComb suplen todas las carencias. 

Si buscáis grupos clásicos poco conocidos aquí que os puedan acompañar en un viaje de carretera por la noche, no lo dudéis: Born Sandy Devotional os está esperando. 





1 comentario:

  1. brutal lp entre el calenture y este se cimenta el porque Mccomb es como el Antonio Vega aussie

    ResponderEliminar