viernes, 26 de septiembre de 2014

Gary Moore a 30 años vista (aprox.)



Es una gozada escuchar de repente a Gary Moore en su etapa ochentera, la hardrockera. Así descubrí al irlandés, cuando pusieron un disco en la Fnac  a todo trapo: empezó out in the fields...y el resto es historia.

Y es que ese Gary Moore de hace 30 años, arriba o abajo, lo tenía. Ya en solitario, grabó algunos de los mejores discos de hard rock de la década: Corridors of power,  Victims of the future, run for cover...casi nada. Un guitarrista emotivo y muy bueno, técnico pero incapaz de aburrirte con virguerías (como alumno de Peter Green y Rory Gallagher era de esperar) que supo reflejar de alguna manera su carácter en las canciones de esos discos: apasionado y al mismo tiempo iracundo. Y qué canciones, claro: I can´t wait until tomorrow, Victims of the future, empty rooms y su inolvidable punteo y por supuesto las dos canciones en las que colaboró con Phil Lynott antes de morir este, Out in the fields y Run For Cover. Casi nada Y por supuesto los directos, el Marquee, el We want moore o ese vhs atómico del Emerald Aisles. 

Lo de still got the blues y ese viaje a ninguna parte que emprendió a partir de ese disco impidió que fuera recordado como alguien aún todavía más grande de lo que fue . Aunque es curioso que en la época pasara algo desapercibido y que en algunos conciertos, como el festival Garden Party de Marillion o aquel en el que se mosqueó y se bajó del escenario por los pitos en el rockódromo de Madrid (qué tiempos tan lejanos) el público lo rechazara. Quién lo diría...

                                                                       ¡esas casacas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario