sábado, 6 de diciembre de 2014

El Earls Court y el Marquee son noticia en Londres

Dos sitios míticos para el rock en Londres, de esos que visitas en una ruta turística alternativa (en la que tu acompañante, si no está metido en el mundillo, se quedará flipando) son noticia, por distinto motivo:


El Earls court exhibition center, un edificio que se construyó en ese barrio londinense antes de la Segunda Guerra Mundial al estilo art deco, el primer artista rockero en actuar alli fue David Bowie, nada menos, seguido de unos Slade en sus días de gloria setentera...en la misma semana (qué tiempos ¿eh?), Pink Floyd tocaría allí unos cuantos de los escasos shows de the wall, de hecho el último concierto de la formación clásica con Waters, más allá de la aparición en el live8, sería allí, Led Zeppelin grabaría allí  conciertos  que aparecerían en el dvd en directo de hace unos años, Queen cerraría la gira de a day at the races, grabando uno de sus bootlegs más legendarios...



Y sin embargo en un par de meses, el local va a ser demolido, para dejar sitio a apartamentos caros, tiendas de moda y oficinas (esto suena más español que inglés, pero así va a ser...en todas partes cuecen habas) y aunque algunos vecinos y la oposición han intentado salvarlo,  el ayuntamiento londinense no mueve un dedo...un pedazo de historia rockera que se nos va a venir abajo.


Por compensar, una buena noticia relativa al Marquee otro sitio mitiquísimo ha podido celebrar su 50 cumpleaños, por una noche, en Wardour street, que es la calle mítica donde la mayor parte de sus mejores conciertos ¿Por dónde empiezo? allí se formaron los Stones, Fleetwood Mac dio su primer concierto, los Yardbirds grabaro,  el five live, tuvo a los primeros Dire Straits de residentes, Marillion consiguió su contrato con EMI gracias a llenar una y otra vez el local...y por si fuera poco Wham grabó allí uno de sus videoclips más descacharrantes 


El concierto, que casi es lo de menos, lo dieron Cutting Crew (¿?) Medicine Head y Ten Years after, que siguen dando guerra. Lo bueno es que aquí sí se haya respetado la leyenda, aunque fuera por una noche y un concierto. 



Estos "venues" míticos no deberían desaparecer nunca, hombre ¡Se supone que para cosas de patrimonio rockero los ingleses son gente seria! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario