sábado, 28 de junio de 2014

¿new wave of big music?


Ya sabemos que pasado un tiempo, cuando tenemos un puñado de bandas con características parecidas, la prensa sobre todo siempre habla de una new wave of...lo que sea. British heavy metal (1 y 2) new british invasion...lo que sea.Parece que ahora le toca a la Big Music...aunque antes de que hablemos de esas nuevas bandas, necesitamos saber qué es eso de la Big Music, que bandas englobaban ese sonido y que discos son los más emblemáticos. 

Eso de la big music se lo sacó de la manga la prensa británica en los ochenta, englobando a bandas como los Waterboys, Big Country, The Alarm, Simple Minds, World Party y los propios U2. Eran una serie de grupos mimados por esa prensa, que llegaban a un público amplio (el mainstream) a base de un rock ochenta accesible, con pinceladas folk soul o incluso celta. Todo con mucha pasión en general. Según Mike Scott, cuya canción con ese título dio nombre a esta especie de subgénero,la Big Music era "una metáfora sobre ver a Dios dejando su firma en el mundo" Casi nada al aparato. Un tanto ninguneados en su día por el sector rockero más integrista, el paso del tiempo les ha hecho justicia. Veamos esos discos capitales suyos: 


Sí, ahí es donde más relación encuentro entre U2 y ese sonido big music. Cuando Bono descubrió que su mullet era espantoso y The Edge se puso sombrero para intentar (sin éxito) disimular que ya estaba calvo..  Al menos en la primera parte, lo que sería la cara 1 del vinilo: esa intro de where the streets... el tono gospel de I still haven´t found, o la introspección de running to stand still... incluso la propia with or without you 


El álbum capital: Los Waterboys después de dos discos iniciales, perfeccionaron su sonido y lo llevaron hasta cotas increíbles: el álbum merece un post propio. Solo diré que si no lo has escuchado o no le has prestado demasiada atención, no dudes en oírlo de principio a fin. No te decepcionará 


En 1986 Karl Wallinger, después de dejar a Mike Scott y los chicos del agua, montó su propio grupo, World Party, aunque al principio en este disco era él simplemente, echando mano de amigos como Steve Wickham o Anthony Thistlewaite y una desconocida Sinead O´Connor: textos reflexivos, críticos con la situación del momento... y hasta un par de singles exitosos 

 




Quizás este es su disco más "big music" ya que antes los podríamos catalogar como alternativos 



(Sí, Supergarcía...y el zurrón de correos que lleva Kerr tiene tela ) y luego con el exitazo de don´t you forget, se convirtieron en stadium rock...así que antes tenemos este sparkle in the rain, con temas muy big music, por percusión, piano, menos sintetizadores que antes...y canciones como up on the catwalk o book of brilliant things 
 



Su mezcla de rock con cierto aire celta se perfeccionó con su segundo disco, después del éxito del debut " The Crossing" más guitarras que suenan como gaitas, misma intensidad y dramatismo...steel town, where the rose is sown, esa conexión folk de just a shadow...


Empezaron con un cierto aire punk combativo y se fueron suavizando, hasta llegar a este disco. En su momento eran  unos "moñas" para el público más rockero, que no los soportaba...pero ahora están bastante reivindicados. 



Bien y ahora vamos con esas bandas actuales: lo primero sería hablar de grupos como the Frames o solistas como Damien Rice. La banda de Glenn Hansard no oculta las evidentes influencias de casi todas las bandas de arriba y Rice, en su faceta más intimista tiene parte de esa espiritualidad, aparte de la conexión celta: 


Pero aparte han surgido nuevos grupos en un par de años: Golden State, americanos, que tienen ese tono épico del Joshua Tree: 

Los británicos Pylo, también tirando por el lado espiritual


o el proyecto de The People the Poet, uno de los que mejores han entendido el legado de esas bandas

Aunque los mejores para mí al menos son Augustines, que al acortar el nombre y acercase a ese sonido épico se han marcado un disco excepcional, del que ya hablé hace unos meses 

Así que ya veis que parece que sí que hay una nueva ola de big music. Como siempre, esperar que la suerte sonría a todos estos grupos y que se vayan estabilizando y puedan madurar...

I´d do anything for you but (maybe faithfully) I didn´t do that VIII: Shakira





Creo que con esto ya me he ganado mi condena sin viaje de vuelta al infierno rockero, donde actúan cada semana Shanana y en el ascensor siempre suena el disco de los pedos de Roger Waters...

Por si puedo salvarme, diré que estamos hablando del año 2000, más o menos y que Shakira no es, ni de lejos, la misma de entonces...de hecho entonces, hablo en serio, tenía cierto aire rockero...
y dicen que Bowie es el camaleónico... 
Pues sí, el éxito del que goza en España, rollos con futbolistas aparte, se debe en primera instancia a los bares de copas de los que hablaba en el post de Shania Twain. Sí, esos que luchaban contra la competencia del local vecino y sus chupitos asesinos, en los que se ponía el mejor pop rock nacional e internacional... pero sin estridencias. El sitio adecuado para que una artista con cierto tono alternativo sin pasarse, fondo latino pero sin sin concesión a la pachanga y una voz y forma de cantar en castellano a lo Alanis Morrisette, pero menos poseída (recuerdo que estamos hablando de la época del pies descalzos, título perroflauta to the max, por cierto). Así que era normal  en esa época oír un sábado cualquiera, entre los dardos y la máquina con pantalla táctil del trivial pursuit, "estoy aquí" "si te vas" o "loca ciega sordomuda". El germen perfecto para que se fuera haciendo hueco en tu "cortex musical"   

                                                  morena, renegria, guitarrita en ristre
                                                  y encantadora...otros tiempos
                                                                 
Luego, para el aspecto visual, fue pieza fundamental esto: 


Sí, el inquietante formato de la MTV, tan de moda entonces, esta vez dio un buen resultado. Al menos desde el aspecto visual, como ya he dicho...un par de visionados rápidos me encandilaron y no dudé en grabarlo entero en un vhs. 




Pues sí, en esa actuación la (entonces) pelirroja me robó el corazón por un rato. Ahí estaba ella, encantadora, a ratos dulce, a ratos misteriosa, siempre seductora...(se le entiende por cierto todo lo que canta) y no le hacía falta enseñar tripa, darse la vuelta y menear el culo, quién lo diría hoy...(nadie) En esa época yo quería una novia como Shakira...sí, que jugarretas nos juega el tiempo...para hacernos una idea, en esa época su maridito estaría en los infantiles del Barcelona, soñando con que algún día algún entrenador culé le dijera cuando fuera mayor lo del "nunca positivo, siempre negatifo" tan de la época.. 

Como tantas otras veces con estas tentaciones femeninas, fue un breve flechazo, que rompió la otra parte. Es curioso, casi siempre en cuanto las descubro yo parece que se les va la pinza y pierden el norte (y el resto de los puntos cardinales) ¿Será casualidad? 

Bueno, en el caso de Shakira es espectacular el descenso a los infiernos musicales y no musicales. Quién me iba a decir a mí visionando aquel dichoso mtv unplugged lo que llegaría a ver: primero se me tiñe de rubio, se blanquea la piel y se pone a intentar conquistar con su inglés macarrónico, el mercado norteamericano,  de tontipop, a ver si le hace la competencia a Britney Spears (¿Qué tendrá la Britny que todas se quieren parecer a ella, a estas alturas todavía? sin olvidarse de sacar horteradas para el mercado "latino" como aquel tema (espantoso) en el que sale vestida de torera. Por no hablar de las fijaciones orales, la tortura (nunca le pudo poner mejor título, qué engendro se cascó a "pachas" con el Alejandrito) la tontería del baile sensual que siempre tiene que hacer, venga o no a cuento (lo repite tanto que uno no sabe ya si abrir los ojos como platos o reírse por lo ridículo y forzado que queda)

juzguen y piensen lo que crean conveniente:
 lo repetirá muuuuchas veces
 a cantar sin que se le entienda, no ya en inglés sino en castellano (¿Qué diablos dice en lo de la intuición?) coqueteos con el reggaeton, contando que hace abdominales hipopresivos, la tontería de la loba (aullidos...madre mía, se pone a aullar)

                a veces pienso que es peor el original, 
                   tan traumatizado sigo con los auuus...

El remate es su salto al mundo de los higadillos (corazón) con su cacareado romance asalta cunas con el futbolista, en el que ya se ha convertido directamente en una esnob de la Barcelona más pija (y pedorra) como prueba el que a su hijo le ponga como nombre el de una marca de goma de borrar. En fin. 

Ay Shaqui, shaqui, si me hubieras conocido a mí antes...que diferente podría haber sido la cosa para los dos... tú no estarías tan bruta ciega loca y sordomuda...

si, así estaría conmigo...pero aún así, sería más original
           
las esnobs solo cagan rositas...





miércoles, 25 de junio de 2014

Documentales sobre músicos rock


Hace poco reparé leyendo por ahí, en una cosa curiosa: los dos últimos óscars al mejor documental tenían el rock como trasfondo: este año se lo han dado a uno sobre las coristas que han trabajado con gente como Springsteen, los Stones o Sting y el año pasado se lo llevó searching for sugar man, basado en las peripecias de Sixto Rodríguez. Es un detalle que no me importa mucho en sí, pero que demuestra que el género del "rockumentary" goza de muy buena salud y variedad, cosa que, siendo rara en el panorama actual, quizás haya que celebrar. Por eso se me ha ocurrido hablar de los que he visto en los últimos años, dando mi opinión sobre qué me han parecido cada uno. Supongo que como otras cosas, cuanto más puntos de vista haya, mejor servirán de guía para el que quiera aventurarse con ellos: 


Muy emocionante, me tocó la fibra en algunos momentos. Quién iba a decir que lo sería algo relacionado con el speed metal (a tope, como decían los Gigatrón) y los "masturbadores corre mástiles" que tanto recelo causan en el rockero medio. Jason Becker era uno de esos "hachas", conocido por tocar en un grupo llamado cacophony y sus duelos mano a mano con Marty Friedman, nombre conocido en el mundillo heavy de sobra. Hasta que tuvo la mala suerte de que le diagnosticaran esclerosis lateral multiforme y quedó paralizado, hasta el punto de que solamente mueve los ojos y la boca. Le dieron un plazo de un año de vida. Era 1997. Y aquí sigue. Y tocando...es un documental presentado de una forma muy clásica, cronológica pero está muy bien hecho, con multitud de fotos y grabaciones caseras. Al principio vemos a Jason Becker de niño, de adolescente, donde se revela como un prodigio de la guitarra (hay muchas grabaciones caseras y la verdad es que impresiona verle tocar a los 14 años) como entra en el sello de Mike Varney, toca con Cacophony y al final entra en la banda de David Lee Roth, demostrando que podía ser más que un corredor de mástil y entonces llega la enfermedad. Impresiona verlo perdiendo poco a poco la movilidad y escuchar emocionados a su familia, amigos, compañeros hasta que llegamos a la actualidad y lo vemos en su silla de ruedas, comunicándose con la vista y tocando por el ordenador gracias a su padre, volcado con él. A pesar de todo lo que ha pasado, impresiona verlo intentando sonreír y expresar todo lo que puede con esa mirada, que esconde mucha melancolía de todas formas.





Martin Scorsesse volvió hace unos años al documental musical, con un viejo deseo: hacer uno sobre George Harrison, algo que consiguió después de lo bien que funcionaron los del Blues y por supuesto el No Direction Home. Permite conocer a un músico que, aunque todos sabemos perfectamente quién es, siempre estará a la sombra de Lennon y McCartney (por algo sigue siendo el Beatle silencioso) y que además después de aquellos primeros años setenta pareció disolver su carrera un poco como un azucarillo.Aunque es verdad que  realmente no cuenta nada especial, no aporta nada más a su biografía que la exhaustividad que no ha tenido siempre el personaje. De hecho la parte en los Beatles es la de siempre la "historia más grande jamás contada" que ya nos sabemos. Lo mejor es la última parte, curiosamente la de su enfermedad, el asalto aquel que sufrió y las entrevistas: otra vez Scorsesse hace que los que colaboran se suelten, quieran hablar y saca partido a McCartney,  Eric Clapton. Y sobre todo a Tom Petty y Ringo que son los que más marcados por su recuerdo parecen.

  

Firmado por Peter Bogdanovich, un documental para incondicionales de Petty y los Heartbreakers, más que nada porque Bogdanovich se casca un tostón de cuatro horas, excesivo lo mires por donde lo mires. Curiosamente con uno de los músicos a los que menos les gusta dar "la turra" Eso sí, material de archivo, entrevistas, trozos de conciertos,ensayos y un Petty y una banda de los que te puedes hacer una perfecta idea.  



Tampoco es para tanto el documental, por mucho Óscar que se llevara. Deja hablar  a estas coristas para que cuenten su historia y las sigue hoy en día ( son todas de color y americanas, hubiera estado bien sacar a Tessa Niles por ejemplo para ampliar el abanico  ) más o menos desconocidas  y como complemento ahí están Springsteen o Sting para decir que son muy buenas y que les han ayudado mucho. Y no hay mucho más: salvando las distancias, sería igual que si hiciéramos uno en España sobre las Supremas de Móstoles. 

Posible portada para ese documental...

Lo mejor, por supuesto, ver a Lisa Fischer, un talento descomunal: 








Lo que menos me ha gustado últimamente han sido estos documentales "patrios" aunque esta vez no es porque sean un producto de casa. No voy a opinar sobre música, pero parecen estar hechos para incondicionales de ambos y el del Barón, puede que ni eso siquiera. El de Loquillo, visto por masoquismo, lo reconozco, no es más que un montón de entrevistas al Loco dominándolo todo, dejando algo de hueco para los colegas de siempre. Por supuesto Loquillo aparece igual de altanero que siempre, diciendo lo mismo que siempre y dando a entender que antes de él no había nada y después vendrá el diluvio. En fin. Sobre la película de Barón, que además no está muy bien hecho, intenta seguirlos en su agridulce gira de reunión, que fue un puedo y no quiero con los miembros igual de peleados entre sí que siempre. También vienen a contar los cuatro lo mismo que les hemos escuchado muchas veces. Qué poquito hay de material de archivo y de historia de un grupo tan importante: se lo podían haber currado un poco más 



Cuando salió pensé que sería algo explosivo, con Lemmy haciendo de las suyas...y aunque algo de eso hay, no va tampoco el documental de salidas de madre del líder de Motorhead. Se limita a seguirlo en su día a día por los Ángeles al mismo tiempo que otros artistas aparecen, como de costumbre en estos documentales, para darle jabón a Lemmy. Pero te formas una idea del personaje, que es alguien que ha decidido efectivamente vivir una vida de rocknroll star para bien y para mal y que tiene cierta ironía británica que no le conocía. Al principio va a una tienda de discos y se pone a ver un cd de Pat Benatar...je, je. Por supuesto hay máquinas tragaperras, puñales nazis y tanques de la Segunda Guerra Mundial. Solamente eché en falta la historia  del Travesti francés... 
 Tremendo. Scorsesse decide relatar la primera parte de la vida de Bob Dylan, desde que nace en Duluth hasta que se convierte en una estrella del rock a mediados de los sesenta. Y le queda una obra maestra, completa. Nos formamos una idea del ambiente en el que nació, en el que creció, vemos como se mete en la escena de los cafés del village, visita a Woody Guthrie, se involucra con Pete Seeger en el folk y el movimiento de los derechos civiles...todo recordado por protagonistas de esos tiempos que se animan y te pintan el cuadro de lo que era. Por no hablar de un Dylan que se sienta y se deja llevar tranquilamente, en lugar de salir por la calle de enmedio, como le gusta hacer. La segunda parte, la del éxito es menos interesante, pero ahí sabe también Scorsese meterle mano a  material ajeno, como el de Pennebaker y presentar un resumen de esos años, con un Dylan entre genial y colgado. Y sí, lo del anuncio de estos últimos tiempos, también aparece...





El más famoso de estos años: la historia de Sixto Rodríguez, un oscuro cantautor americano entre Nick Drake y la psicodelia que se perdió a principios de los 70, pero que era una leyenda en Sudáfrica...no sé,tampoco me pareció una cosa tan espectacular para que se llevara ese porrón de premios que se llevó, con el óscar como guinda del pastel. Conocemos un poco a Rodríguez, su música, lo que pudo ser y no fue, que se esfumó después de un par de discos, que se rumoreó que se había muerto, luego vemos a dos sudafricanos que como saben que es una leyenda en su país, montan una página en los primeros días de internet...y descubren que está vivo. Y poco más. Aparece el hombre y recuerda como tuvo unos supuestos cinco minutos de fama en la gira que le montaron estos dos. Lo mejor son las imágenes de esa gira en Sudáfrica, en el primer concierto, la emoción de la gente entre el público cuando sale a tocar el primer tema...son esas cosas que te hacen sentir que la música es diferente, especial. Aunque sea algo tramposo, porque antes ya había tenido su éxito y giras por Australia, algo que no se menciona. En fin, convirtió a su protagonista en el hype del año pasado, concierto en Primavera Sound inclusive y nos dejó la noticia amarga de que su director se suicidaría hace unos meses. 

  


Curioso, simpático, emocionante, sí que lo tiene todo... Con los protagonistas que menos te esperas, porque a ver quién que no fuera un nostálgico del metal 80´s y diría que "die hard" se acordaba de Anvil antes del documental...el caso es que el director, un fan canadiense como ellos, decide hacer un documental con los dos miembros fundadores que quedan y los sigue en su vida en Canadá, con sus trabajos, en sus casas y manteniendo vivo al grupo con músicos que entran y salen, así como en una gira que les monta una fan de Rumanía por Europa y que es un desastre (En España pierden un tren de cercanías en Alicante...) y en la grabación de su nuevo disco (con Chris Tsangarides, de Thin Lizzy a los mandos) que se tienen que autofinanciar, porque las compañias se hacen las suecas. Al final, este par de personajes entrañables tienen un momento de gloria, volviendo al pasado y deciden que seguirán hasta el final. Rock n roll will never die...y la historia continúa, porque el´éxito del documental les permite seguir adelante, seguir grabando y girando con más notoriedad...ya sabéis, metal on metal...
 

domingo, 22 de junio de 2014

aliados inesperados del rock ¿sirven o no sirven?


No sé si os habéis dado "cuen" pero desde esta semana tenemos...una reina "rockera" O al menos así nos ha vendido la prensa a Letizia Ortiz... con la habitual fijación por la familia real, nos hemos enterado de que nuestra princesa/reina consorte gusta de ir a conciertos de tapadillo y hasta a festivales...pero tampoco nos hagamos muchas ilusiones: los conciertos son de gente como the Killers o los Planetas, los festivales es el dichoso FIB (Algún asistente pensaría al verla que se habría pasado con el "colacao") y en el top de gustos nos encontramos a Eels.
rockera  "informal"
O sea que lo de "rockera" lo ponemos entre comillas. Pero si lo unimos a alguna foto mítica del actual titular del trono allá por el 93...


(aunque matizaré que, aunque en su día se vendió que el entonces principito era fan, resultó que no, que simplemente se hizo la foto porque era lo que se llevaba. Bunbury remató luego la jugada diciendo a la salida que él era republicano y ácrata o algo así. La leche )

Resulta que, aunque parezca mentira, rock y monarquía tienen cierta relación ahora. Qué cosas. Eso me hace pensar en los aliados inesperados que a veces se encuentra el rock, la publicidad que pueden hacerle y si es bueno o malo...como siempre es bueno tirar de hemeroteca personal y poner en la balanza si es bueno o malo una alianza un tanto "contra natura"

Los fans inesperados... Margarita de Borbón style. 


Infanta "al loro"

Por seguir con la conexión monárquica alguna vez me he encontrado en la televisión a esta señora de cierta edad, asistiendo a conciertos que no encajan muy bien a priori con su perfil... como Bon Jovi o AC/DC ¿Qué pinta la hermana del rey ahí ? además parece que le da a cualquier cosa en cuanto a géneros, saltando de rama en rama para mantenerse "joven de espíritu"... (menos mal que no dijo lo de "estar al loro") sospecho que siempre "por la patilla". En fin, cosas como esa dan una imagen frívola que no nos conviene en absoluto, así que sería una alianza a prescindir. Mejor que pague su entrada religiosamente y no se encuentre "casualmente" con las cámaras... 

El periodismo "mainstream" Carlos Herrera 

" I see a bad moon risiiing"


Tremendo como descubrí y como yo mucha gente que Carlos Herrera escuchaba rock. Hace diez años o así corrió el rumor  de que Carlos Herrera y señora (sí, Mariló...) había sido visto en el festival Serie Z y que iba a ver a Hellacopters... después del desconcierto inicial (Carlos Herrera es conocido por haber presentado programas de copla y haber escrito antologías sobre ese género) el propio Herrera tuvo que salir a la palestra para confirmar que el de pequeño había querido ser John Fogerty, había escuchado a Deep Purple etapa Made in Japan y entonces estaba descubriendo a los Jayhawks o los Hellacopters. Toma castaña. Pues no estaría mal que alguien con presencia en las ondas le diera algo de cancha al rock en la radio "generalista", aunque se necesita algún motivo más concreto...pero de momento parece que Carlos Herrera lo que sigue promocionando en la radio es eso de la copla, un poco acorde con el tono "cañí" de sus programas. 

El espinoso tema de los futbolistas: 

En el "deporte" de masas por excelencia, a veces, ya que los futbolistas sí suelen escuchar música (al contrario que leer libros) nos encontramos con especímenes rockeros. Ahora en menor medida, porque el paso del tiempo ha estropeado si es posible aún más el perfil "cultureta" de los practicantes del balompié (vamos que están cada vez más aborregaos musicalmente) pero ahí tenemos ejemplos como el de Xabi Alonso, que le da a Leonard Cohen, Iggy Pop o Quique González

por el gorro, diría que no es fan del A.M. ..
volviendo atrás en el tiempo sí que nos encontramos a futbolistas más "rockerizados" incluso heavys a la española, como Paqui (lateral de las Palmas, Hércules u Osasuna) y sus greñas o Manolo Alfaro, todo un clásico con camisetas de AC/DC, al que le faltaba sacar el calimocho. Por no hablar del Mono Burgos y su proyecto paralelo heavy o del vestuario del Real Madrid noventero, con toda la "chavalería" fans de Héroes del Silencio, con Guti, García Calvo (este tiene ahora un grupo tributo y todo) o el mismo Raúl a la cabeza
      tiempos viejos, tiempos salvajes

En fin, pensándolo bien...no está mal, si tenemos en cuenta la pasión (borreguil) que despiertan los jugadores de fútbol si algún chaval descubre algún grupo de rock a través de sus ídolos, bienvenido sea...aunque sospecho que el terreno rockero/futbolero va a ser un verdadero páramo...


Las cosas curiosas: Bertín Osborne posa con Manowar


Esta famosísima foto es verdadera, por si alguien lo dudaba todavía. El propio Bertín explicó que los Manowar habían coincidido con él en un hotel y se habían hecho la foto porque la madre de uno de ellos era fan del jerezano...la verdad es que estas cosas al paso que vamos, son de las pocas relacionadas por poco que sea con el rock, que van a saltar a los medios generales, por más que sean una chorrada. Así que habrá que conformarse, así está el panorama...

Los políticos 

un gafe más otro gafe...
Con la habitual costumbre política de arrimar el ascua a su sardina, de vez en cuando nos los encontramos arrimándose a rockeros, aunque eso sí siempre que los músicos sean del todo conocidos, para que tenga resonancia. Así tenemos a Zapatero con Bono (que luego se arrimó a Rajoy) al actual inquilino de la Moncloa presumiendo que a él le gusta Police o a Felipe González recibiendo en audiencia a Mick Jagger en su día. Mira que tener que agradecerle al ínclito Aznar que sea el único presidente que no ha usado la conexión rockera..en fin, a estos cuanto más lejos mejor, sin duda. 

Los Rockeros infiltrados 




con tanto reality musical  o "talent show" que han surgido como setas, era inevitable que tarde o temprano aparecieran rockeros infiltrados en esos programas, probando suerte. Ejemplos, el jebi de Operación triunfo o el que ganó ese concurso de la voz. Aparte de la sorpresa que causa ver a alguien cantando Here I go again en un programa como este, los realities tipo operación triunfo son programas que banalizan la música hasta extremos tales que es mejor creo que no haya más conexión rockera que esas versiones de livin on a prayer o the final countdown (ninonino) que ya son "de todos" bastantes clichés estúpidos tenemos encima como para añadir más a la lista...

Las camisetas rockeras y los famosos. 



Una moda en auge. Ahora se llevan las camisetas vintage y no pocos famosos nos sorprenden con atuendos que antaño solamente se ponía un heavy con tronío, barriga cervecera y sobacos peludos. Por no hablar de las marcas y tiendas tipo Zara vendiendo camisetas caras de los Ramones a mansalva...las tendencias funcionan así, a alguien se le ocurre la idea, un famoso la pone en práctica y de repente está en boca de todos y es algo "trendy", "chic" o lo que sea. Y ahora nos toca lo de las camisetas. Pasará, afortunadamente. Porque ésta sí que es de las cosas que no ayudan ni lo más mínimo al rock y a difundir "la palabra"... que Beckham y cía vuelvan a los polos Lacoste, por favor...








                                      









viernes, 20 de junio de 2014

I´d do anything for you but (maybe faithfully) I didn´t do that: VII Amaia Montero


Entramos en terrenos muy pantanosos, pero bueno, las confesiones tienen estas cosas...

Pues sí, Amaia, una de las víctimas del deporte nacional español por antonomasia (aparte de dar la tabarra con las tertulias futboleras de bar) que no es otro que el pim pam pun y el cachondeo a costa de algún famoso, también tuvo su lugar en mi corazoncito, hará ya unos quince años, justo cuando empezaba con la Oreja.

La verdad es que la Oreja de Van Gogh fue un grupo que escuché casi desde el primer momento en que salieron, porque algunos medios serios les dieron cancha con su debut, dile al sol. Cuesta creerlo hoy, que son lo más mainstream del panorama patrio, pero en ese momento, aunque alguno no los reconozcan, algunas revistas serias los describieron como una versión nueva del donosti sound ochentero (no solo yo me voy a fustigar, coñe) y canciones como el 28 o soñaré sonaban mucho...por ejemplo en M80. Una chica me pasó luego la casette de ese primer disco y le di un buen repaso: era un pop melódico, bien hecho (siempre se comentó que tocaban músicos de estudio) con una agradable voz de chica, dulce, melosa y aniñada (sí, así lo pensaba entonces).  Algo curioso, simpático, para pasar el rato. Así se quedó la cosa, mientras el grupo iba creciendo y creciendo poco a poco...

                                           No me digan que no estaba monilla, ahí en la Concha
                                          cuando el chandal no era cosa de chonis...ay, los 90 

                      
Entonces, unos meses después, gracias a esa misma chica, surgió la posibilidad de verlos en concierto by the face, en un triple cartel en el que abrían para Pretenders y Texas (no está tan mal ¿no?). Bandas con mujeres que llevan la voz cantante, así lo promocionaban en la radio, je, je. En fin, con el camelo de esas dos bandas en palabras de la chica de "esas que me"gustaban a mí", allí que me planté... 

 y resultó que lo que más me gustó de la nochfue la Oreja de Van Gogh ...y más concretamente  Amaia, a la que entonces, quién lo diría, casi no ponía ponerle cara, salvo la anodina foto de portada del disco 

                                                             Oreja´s early days...

Evidentemente esa noche  quién mejor estuvo fue Chrissie Hynde y con Texas (Sharlene Spiteri, la chica más normal que mejor se sabe sacar partido)  también me lo pasé bien, ese I don´t want a lover nunca falla, a pesar de que su último disco entonces era un extraño artefacto pseudo disco setentero bastante infumable, pero  fue Amaia quien me robó el corazón, tan mona, tan normalita, tan rubita (de bote) tan modosita, con esa vocecita...será por itas: encima... Irundarra, o sea, chica del norte...lo que me faltaba para que me conquistase 

Sí, en la península yo tengo debilidad (aunque en el fondo a mí me gustan todas...y la que no me gusta tiene un serio problema, je) por las chicas del norte, desde Bayona a la otra Bayona, con esa mezcla peculiar entre formales, tímidas y cabezotas.. algún ejemplo más encontraremos en esta sección. Y Amaia no iba a ser una excepción. 

La cosa, como siempre no duró mucho y no fue a peor, afortunadamente. Para cuando sacaron su segundo disco, para el que se tomaron su tiempo, mi euforia ya había decaído bastante. Menos mal, porque ahí fue cuando empezó el cachondeo nacional a costa de la pobre Amaia, que la verdad es que tampoco se quedó corta a la hora de dar argumentos, a la par que se inflaba (no va con segundas) a vender discos con la Oreja.

en mala baba, campeones del mundo 

Que si esa forma de cantar cursi (esa manía suya de meter efes donde no las hay es de traca, la verdad sea dicha), que si está gorda, que si no, que sí sale borracha, que si no. La cosa iba de mal en peor: recuerdo un concierto de Mojinos Escozíos (gratuito) en el que decían que tenían que hacer una gira conjunta: tenían en común un gordo al frente...y pensé que probablemente allí era el único que había visto realmente a esos dos grupos...y gratis. El colmo fue un publirreportaje con la banda en el que mi otrora chica del Norte se me revelaba como una fashion victim insulsa y tontísima...vamos una petarda. Algo murió ese día, ay...

mejor ¡Adiós!


Peor fue con su salida de la banda y con sus discos en solitario, que sí que no hay por dónde cogerlos, con ese sonido de organillo casio para niños. Encima se me convierte en protagonista del mundo del cuore o hígadillo, liándose con un pelanas jeta de esos famosetes y se me pone a versionar la canción más infame de Abba, madre mía, la dichosa Chiquitita . Chica del Norte...¿Dónde te quedaste? 

"Déjate de lamentos, pagafantas  e invítame al cubata...."


En fin, Por cerrar, una anécdota. Hace unos años, bajé en coche de Burdeos e hice parada técnica en San Sebastián para comer (sí, pinchos en el casco viejo). En el último tramo, ya en la ciudad iba conduciendo y como mis acompañantes se habían despertado, quité mi música (no tortures con rock en un coche a quién no le gusta y no te hará lo mismo, sabia ley ) y puse la radio. Donde empezó a sonar, serendipias de baratija de esas de cuarto milenio, el 28. Y en esto, que en un cruce se me pone delante un autobús azul...que es el 28. Me entró la risa y para pasmo del grupito (impagables sus caras de "¿Qué hace éste?" ) empecé a recordar (cantar): y paseeeeé por mi mente y encontreeé..."  

En fin, Amaia, tú y yo, como en Casablanca  siempre tendremos Donosti... (y la línea 28) 



Nota al pie: por cierto que su sustituta, Leire, también me parece monísima. Es salir y decir con esa vocecita que ella es guipuchi pero del Osasuna y querer hacerme de Osasuna. Es chica del norte, claro. Sospecho que lo mío no tiene solución... 

viva el Osasuna, coñe

Los Picos Whisky bar: disfrutemos de lo que tenemos


En estos días de polémicas patrias por el fungol y/o Preparado (de Marisco) sí -Preparado no, mejor que nos demos un respiro y hablemos de lo que tenemos en la piel de Toro y verdaderamente merece la pena...que, "rockeramente" hablando, por lo poco que es y lo volátil de la situación, mejor que lo publicitemos...por ejemplo los Picos Whisky Bar, en Liérganes. 

No tengo vinculación con el local, aviso...es simplemente simpatía y hasta un pelín de admiración por el sitio. Liérganes es un municipio pequeño en Cantabria, cerca de Santander o Cabárceno. Es una villa pequeña, muy bien cuidada en la que está este bar de los Picos: Un local que recuerda un poco a una taberna clásica, pequeña y fresca, para echar la partida, tomarse algo a la puerta o en el patio con calma o cenar una pizza...pero que al mismo tiempo es una sala de rock. Y no precisamente un garito anodino...raro es el grupo internacional que en una mini gira de locales en España no incluye Liérganes y los Picos. Por poner un ejemplo, en los últimos tres años han pasado por allí, entre otros:  The Great Crusades, The Delta Saints, Deadstring brothers, Zach Williams and the reformation, The Whybirds, The Deans o Danny and the Champions of the World. ¡Ahí es nada! es de aplauso el que esas bandas actúen en un sitio así, tan poco corriente en el pequeño circuito de salas que tenemos.  Y una gozada para el que pueda disfrutarlo en esas condiciones, en un entorno tan bonito como el valle del Pas (Cantabria infinita, ya saben) tan diferente de los clásicos locales de Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza... 

Realmente solamente he estado allí una vez y no de concierto, si no tomando algo, en plan turista (qué le vamos a hacer) y es curioso imaginar que un sitio así se transforme en una sala de rock, pero funciona, a tenor de las buenas críticas del público que va a conciertos allí y de que los grupos sigan pasando por allí. Así que no lo dudéis, si podéis asistir a un concierto o pasáis por allí, los Picos Whisky Bar es vuestro sitio...ya digo, disfrutemos de lo que tenemos.









jueves, 19 de junio de 2014

Buceando por el océano Bootleg


Bueno, ahora que por fin Brian May y Roger Taylon se han decidido a sacar un bootleg de forma oficial, el concierto del Rainbow 74,hablemos de esos bootlegs o discos pirata, para entendernos, sobre todo de los que vienen a completar una discografía oficial en la que falta recoger un gran momento de un grupo o artista en un disco en vivo o directamente no hay un directo publicado (que parece mentira, pero también se da el caso) Como siempre no están todos los que son...(el bootleg es un mundo aparte y con internet a todo trapo ya ni hablamos) pero sí son todos los que están ¿no?


Cuanto les costó a los Crowes sacar un disco en directo y en qué momento tan malo, entre comillas lo hicieron: en el 2001 en una gira un tanto fallida a punto de entrar en hibernación y compartiendo cartel... con Oasis. Luego lo compensaron con el freak and roll into the fog, que anunciaba su vuelta, pero yo echo de menos que hubieran editado un directo en algún momento de sus primeros años, los de southern harmony o Amorica. Hay varios bootlegs que compensan un poco la cosa: a mí me parece el mejor en cuanto a sonido este: es 1991 y los Crowes aún están en la gira de shake your money maker, que los ha puesto en boca de todos y siguen siendo una novedad, un soplo de aire fresco que se disfruta.

Respecto al de su gira con Jimmy Page, el live at the Greek es un gran disco sí...pero sin material Crowes, por un problema entre compañías lo que tocaban de los cuervos se quedó fuera. Y por eso en los Bootlegs hacen más especial aquella gira conjunta, cuando al repertorio que conocemos se le unen canciones como remedy o wiser time








Una banda que daba tanto de hablar por sus conciertos...y el único directo oficial que sacan es ese live Era que es un corta y pega retocado en el que, como decía un acertado comentario, en las canciones empieza tocado Slash y acaba haciéndolo DJ Ashba. Nada que ver con el mundo de los piratas: el primero es en la gira de los use your illusions, cuando estaban en boca de todos y desembarcaban en Argentina en loor de multitudes: casi nada: la banda más caliente del planeta en uno de los lugares más calientes del planeta. Ya iban un poco sobrecargados y barrocos, pasarela por aquí, fuegos artificiales y solos por allá... pero aún así es un gran momento. Del live at the Ritz, qué se puede decir a estas alturas: uno de los bootlegs más deseados para que se publique oficialmente (cosa que nunca sucede) Los Guns al principio de su carrera, cuando el Appetite estaba subiendo en listas y MTV los promocionaba con un especial en concierto: el baile de la serpiente de Axl, Slash sin chistera moviendo las melenas, Izzy y Steve Adler en la banda...qué tiempos 









Otros que tal bailan. Cuando por fin sacaron un dvd en directo...fue en la gira del beyond good and evil. Y un tipo peculiar como Astbury no se cortó un pelo en decir que era una mierda y que no lo compraran...en fin. Luego han sacado cosas de archivo de los primeros tiempos, pero nos faltan cosas de Electric, the sonic Temple. Este concierto de Wembley Arena en la gira de este último compensa un poco las cosas. Estaban en su mejor momento, sin duda y toda la fuerza y épica de ese disco se ve en su actuación. Todavía estaban lejos los tiempos del señor Pisso... (por cierto, vaya pelazo que gastaba el señor Astbury)






Cuanto nos regateó Tom Petty con el material en directo también...sacó un buen disco en los 80, pero todo lo posterior, desde into the great wide open nos faltaba disfrutarlo en vivo...hasta que sacó ese live anthology tan brutal. Del que se nutre en parte de este concierto tan especial, el del 30 aniversario en Gainsville, su localidad natal, que por especial debería haber salido no solo como dvd. De hecho, en alguna cadena comercial lo he visto editado y a la venta casi como oficial, por alguna compañía de esas misteriosas...








                                                  

Por supuesto, los que han propiciado el topic: casi todo el material de los 70 es el que se echa más de menos: el del Rainbow es el de los dos primeros discos, los Queen más oscuros, más hard rock de la época. En el Hammersmith ya han publicado a night at the Opera y Bohemian Rhapsody está arrasando: ya se ve el poderío que tenían y que iban a perfeccionar hasta convertirse en los más grandes en directo. El Live in Houston es uno de los más apreciados por su público, en la gira del News of the World, cuando eran un grupo que arrasaba en Estados Unidos (esas fiestas con enanos sirviendo farlopa...) 


                                    

Los chicos del agua tardaron también lo suyo en sacar un disco en directo oficial Nada menos que hasta el 2003 en su disco más flojo además, aquel universal Hall. Antes sí que habían sacado el live adventures, que era material de varios bootlegs, como éste, en el que se presentan en Glastonbury aprovechando el moderado éxito de whole of the moon. Es la gira de this is the sea, así que son palabras mayores: esa maravilla de pan within con because the night insertada al principio...qué se puede decir: pura magia





Sí, John Fogerty nos ha dado dos o tres directos oficiales buenos...pero, a mi modesto entender, con un público un poco "caspa"  norteamericano. Es algo parecido al que va a ver a los Stones (los Rollin) como acontecimiento del año, para lucirse y dejarse ver, en plan esnob, sin darse cuenta de lo que está pasando en el escenario. Así queda un tanto deslucido. Nada que ver a cuando cruza el charco y se encuentra con las hordas friki-rockeras europeas, que otra cosa no tendrán, pero caldear el ambiente de un concierto sí que lo consiguen fácilmente. Aquí está en Roskilde, en el festival en 1997, trayendo además blue moon swamp, su mejor disco en solitario. Así que es un disfrute casi de principio a fin: 





John Mellencamp siempre ha sido muy esquivo con el directo. Una lástima, porque lo que podría haber sido un doble de la gira del Lonesome jubilee, por ejemplo. Esto lo corrige en parte este bootleg, en Dallas en 1987 en la que esa atmósfera especial de los conciertos de esa época suya se aprecia perfectamente, ante un público rendido a los pies de un John Mellencamp que parecía el mejor Mick Jagger






También hubiera estado bien que Robert Plant se decidiera a publicar un buen álbum en directo en su carrera en solitario. Como no fue así, nos tenemos que conformar con esta actuación suya en Glastonbury, donde está presentando Fate of nations. Ahí es nada también...










Nunca entendí muy bien por qué los Mac sacaron un disco tan flojo en directo como el Live, al final de la gira de Tusk, hechos polvo ya y haciendo corta y pega...cuando había material de sobra en mejores momentos. En 1975, recién llegados, para aquel programa antiguo del King Biscuit, con Stevie Nicks y Lindsey Buckingham (y su pelazo afro) destapando el tarro de las esencias. O en la gira del Rumours, como megaestrellas: el de Nashville es considerado el mejor. En cuanto a Stevie Nicks en solitario, está este concierto de la breve gira de Bella Donna, que editó en un láser disc de la época, tirando de mercenarios y amigos en su banda: Waddy Watchel, Roy Bittan, Bennmont Tesch...casi nada. Ese edge of seventeen es siempre algo espectacular: