domingo, 28 de septiembre de 2014

celebrating the 90´s with the Ayatola: lo mejor (peor) de las foreign invasions


Que en España nos gusta lo que viene de fuera y lo ponemos en un altar sea bueno o malo, es algo que creo que no hace falta que explique: se da por hecho. En los 90 se dio mucho en el fútbol y la música. Así, igual que nos deleitaron con su arte futbolero grandes ídolos como Rambo Petkovic, Phillipaukas o Amunike, en la música nos tragamos cada cosa, solamente porque venía de afuera verdaderamente de aúpa...

                                            el colega Amunike se lo montó que te cagas, eso sí...

EL CARIBE  


Mira que la cosa no empezó mal ( relativamente hablando) con el éxito de Juan Luis Guerra, ese hombre a una oreja pegado capaz de hacer simpáticas palabras como catéter , insulina o bilirrubina en una genial canción o aquella que hoy parece inocentona, la de la sopa de caracol (guatamericonsu dubiguanagua) pero como se desmadraría la cosa...mi teoría personal es que descubrió a las chicas españolas las posibilidades del baile, detatando una verdadera fiebre bailonga para horror de sus parejas masculinas, que acabaron hasta el gorro y reclamaron  otra cosa de la música caribeña...propiciando el éxito de las canciones pachangueras con doble lectura: estamos hablando concretamente del... 

para oír cubata de ron pampero en mano

El disco con mayor cantidad de canciones sonrojantes que vinieron de allende los mares. Como, por ejemplo: 



     aquí al menos se arrimaba cebolleta       

                                      Y media España haciendo el tonto con la cornamenta 
      no se libró ningún animal, no... 

En fin, buena culpa del alcoholismo de los noventa lo tuvieron estas canciones. La única manera de soportarlas era a base de cubatas. 

BOLIVIA

Indirectamente, porque estos dos mendas venían de Francia, pero este instrumento andino también triunfó con esta horterada en España. Nos encanta lo de las músicas del mundo y claro, a veces se nos cuela cada cosa...


BRASIL 

por supuesto, antes de Carlinhos Brown, el gran invasor brasileño, aparte de la estancia en España de Xuxa o Regina do Santos, sería el breve boom de la Lambada. 



siempre defiendo este baile, porque dependiendo de con quién lo compartas, la cosa se puede poner muy bien...pero sí, con nuestras dificultades para el ritmo, era lo que nos faltaba. Y abrió la compuerta para que llegaran otras cosas más "duras"y noventeras de un país que no nos había influido tanto más allá de Regina do Santos, como el boom de la Capoeira o la samba de Janeiro...ensima ensima.... siempre ensima
y luego sí, el pelma de Carlinhos Brown 

ITALIA

Eros Ramazzotti, ese fenómeno que lleva versionando sus temas en español desde casi treinta años y aún no sabe decir más de cinco palabras  en nuestra lengua, abrió otra vez el mercado español para nuestros amigos transalpinos, gracias a este gospel teatrero que todos conocemos: 



Por supuesto, fue abrir la caja de los truenos y tuvimos que soportar a Neks, Tiziano Ferros y en menor medida a este increíble personaje: 




    Tremendo, con su aire rockerillo, esa voz y ese tono que parece que sufra con las almorranas y que te hace comprender a la pobre bella idiota. Por no hablar de esas tonterías del culo en el Ferrari. En fin, al menos esa voz asustaviejas nos privó de que tuviera más éxitos...

Quién si los tuvo y como, fue la contrapartida femenina, Laura Pausini. ¡Cómo no! ahora es más famosa por no seguir el refrán del "hagas lo que hagas ponte bragas" pero a mediados de la década arrasó con sus historias de amores  adolescentes a voz en grito, que no te creías ni aún siendo adolescente (aunque creo que solamente pasaba si eras chico, si no no se explica tanto éxito). Aunque bueno, ella al menos aprendió a hablar en español, Las mujeres siempre van por delante, aquí  y en Italia, parece

 






Whitesnake, los años intermedios: 83/87





Whitesnake va a lanzar un directo  con varias actuaciones del año 84, titulado back to the bone (guiño involuntario que le han hecho a George Thorogood)  que me ha hecho pensar en que esa etapa de la serpiente, que va desde que publicaron su álbum de la etapa "bluesera" más celebrado el saints and sinners hasta que Coverdale se puso el mundo por montera y cambió el rumbo de la banda con el 1987, es la que menos conocemos, nos guste la primera etapa o la segunda (o ambas) Así que vamos a refrescar la memoria. 

Esa parte de la biografía de Whitesnake arranca más o menos cuando ellos se bajan del escenario de Donnington, donde habían vuelto a triunfar en 1983, otra vez.  En esos años nadie le sacó más partido a ese festival y viceversa, por cierto


Sería el fin para una formación estable de la banda, con Ian Paice, Jon Lord, Bernie Mardsen, Micky Moody y Neil Murray (¡casi nada!) acompañando a David Coverdale. Para slide it in, el único disco que se grabaría en esa época, entrarían Cozy Powell, Mel Galley, Colin Hodgkinson y luego John Sykes. Antes habían lanzado guilty of love como single, grabado también en esa noche en Donington: 



Slide it in funcionó bien como siempre en el Reino Unido, siendo un álbum en la línea de los Whitesnake de esa época: hard rock con toque blues, sobre todo en gambler o slow n easy, con una de esas baladas además marca de la casa, love ain´t no stranger



Pero siguió sin funcionar tanto en EEUU, además recién fichados por David Geffen. Por eso darían el primer paso en ese mercado regrabando el disco para Estados Unidos, con un sonido más "americanizado" eligiendo de productor a Keith Olsen. La cosa empezó a funcionar allí y Coverdale dio el salto con la banda. Entre medias, participaron en un festival en Japón, del que se nutre buena parte de ese último dvd: 
Murray, Sykes, Powell y Coverdale...con cara de niño bueno


y posteriormente, algo que no se conoce mucho, en el live in Rio primero y bueno, en el que triunfaría Queen: 



Y después se meterían a grabar el nuevo disco, el 1987. Aquí Coverdale ya se había puesto en plan empresario y Whitesnake se convirtió más que nunca en su proyecto personal, en su criatura. Por eso saldrían Cozy Powell o Mel Galley, gente a la que no era fácil torear. Eso sí, Coverdale los sustituiría a la perfección: nunca ha entrado un mal músico en la banda, por más que a veces pareciera que las pintas de "Barbie" primaran. En este caso ficharía a Don Airey y Aynsley Dunbar, quedándose con Murray y Sykes. La grabación se retrasó por los problemas de voz de Coverdale, que a un tris estuvo de perderla por esforzarse tanto (el nivel que alcanzó en el 1987 es impresionante) pero se recuperó a tiempo...de despedir a Sykes, algo que este nunca lo ha perdonado. Lo sustituiría por Adrian Vanderberg, uno de sus guitarras preferidos de siempre y curiosamente Vivian Campbell, al que le dio tiempo de salir en el videoclip de Still of the night...pero eso ya es otra historia. 






sábado, 27 de septiembre de 2014

Los Beatles y el rock de guitarras



Una polémica muy vieja esta, pero creo que no he dejado nunca mi opinión por escrito: que es que los de Liverpool sabían darle a la guitarra eléctrica y que de blanditos, nada. Por más que en sus últimos geniales años  combinaran ese rock guitarrero con canciones de todo tipo. 

Y es que los Beatles de eso estoy casi seguro, fueron el grupo inglés que tuvo los orígenes más duros y que más los curtió como músicos y rockeros. Curiosamente, para ser los que más alto llegaron de aquella increíble hornada de la British invasion. 

Hablo de sus años en Hamburgo, en los que aprendieron lo que era ser un grupo a base de bien. Hay bastantes libros (bueno, siendo los Beatles habrá un porrón) que recuerdan esos años, entre ellos el Anthology que ellos mismos redactaron y en el que se  explica todo. En plan novela de Bukowski: Tocando en antiguos cines/puticlubs para cuatro o cinco personas, de diez a doce horas sin interrupción, metiéndose anfetaminas o borrachos perdidos, para luego, cuando por fin tuvieron más público, verse en medio de un montón de marineros alemanes borrachos...y todo esto, teniendo el más mayor, Lennon, 21 años. Desde luego lo suyo era vocación por el rocknroll 

Y por supuesto tocaban ese  rocknroll y luego más rocknroll. Los discos enteros de Gene Vincent, Chuck Berry o Little Richard, cuyo repertorio se aprendieron de memoria. Hasta hacían jams improvisadas de una hora y pico, colocados y todos. Les faltó esa influencia y amor por el blues, eso sí que tuvieron los Stones, los Animals...Pero lo que queda claro es que con esos mimbres no podían ser músicos malos en directo, por más que sus giras tan masivas les sobrepasaran y nunca pudieron demostrar su valía en ese aspecto. 

En fin, que tenían un bagaje rockero envidiable, más que los propios Stones, que en ese momento realmente no existían como banda propia y estaban tocando en el Marquee, en casa. Sí que luego, en sus primeros años la beatlemanía, el rollo yeyé y todo eso tapó esa faceta, que volvería en cuanto dejaran las giras y empezaran a experimentar y probar géneros, llegando a donde nadie había llegado jamás (sí, como en Star Trek)  

Y curiosamente esa faceta casi siempre la desarrolló McCartney, que se convirtió en el alma mater del grupo haciendo de todo y haciéndolo extraordinariamente bien: quizás su primera canción verdaderamente guitarrera sea paperback writer: con armonías para dos guitarras, que en 1966 no se llevaban tanto. 

 Luego vendría Sgt Peppers y las dos canciones título: en la primera con McCartney tirando de vozarrón y al final en un tema que a mí siempre me ha parecido casi heavy, acelerando el ritmo y con la batería a todo trapo. En directo McCartney  en la guitarra, alternando solos con sus guitarristas, en uno de los mejores momentos de sus conciertos. Y que Jimi Hendrix cogiera el tema nada más publicarse y empezara a hacerse famoso por tocarlo en directo también es una prueba de que los Beatles eran rock y del bueno. Por no hablar de la perfecta versión de Cheap Trick 

Pero sería en el White Album donde más material rockero dejarían, en un momento en el que habían decidido grabar todo lo que se les pasara por la cabeza. Y ahí están Back in the USSR, con un solo que no es nada fácil, o Birthay, que grabaron a todo correr. O Revolution, en la versión single, con su intro distorsionada. Por no hablar de Helter Skelter, que rollos Mansonianos aparte, si que es aceptada como un tema protoheavy. Que de hecho Paul compuso para demostrar que él podía hacer más cosas que canciones blanditas de amor, que era la crítica que ya entonces más se le hacía. 

Y tanto Abbey Road como Let it be aún nos dejarían grandes momentos: como ese the end, con solo de batería y todo o Get Back, en la que en aquel momento improvisado en la terraza parece como si quisieran volver a sus orígenes, a sus días en Hamburgo. 




Así que rock de guitarras y Beatles casan muy pero que muy bien. Que los gafapastas no os impidan ver el bosque...

viernes, 26 de septiembre de 2014

Gary Moore a 30 años vista (aprox.)



Es una gozada escuchar de repente a Gary Moore en su etapa ochentera, la hardrockera. Así descubrí al irlandés, cuando pusieron un disco en la Fnac  a todo trapo: empezó out in the fields...y el resto es historia.

Y es que ese Gary Moore de hace 30 años, arriba o abajo, lo tenía. Ya en solitario, grabó algunos de los mejores discos de hard rock de la década: Corridors of power,  Victims of the future, run for cover...casi nada. Un guitarrista emotivo y muy bueno, técnico pero incapaz de aburrirte con virguerías (como alumno de Peter Green y Rory Gallagher era de esperar) que supo reflejar de alguna manera su carácter en las canciones de esos discos: apasionado y al mismo tiempo iracundo. Y qué canciones, claro: I can´t wait until tomorrow, Victims of the future, empty rooms y su inolvidable punteo y por supuesto las dos canciones en las que colaboró con Phil Lynott antes de morir este, Out in the fields y Run For Cover. Casi nada Y por supuesto los directos, el Marquee, el We want moore o ese vhs atómico del Emerald Aisles. 

Lo de still got the blues y ese viaje a ninguna parte que emprendió a partir de ese disco impidió que fuera recordado como alguien aún todavía más grande de lo que fue . Aunque es curioso que en la época pasara algo desapercibido y que en algunos conciertos, como el festival Garden Party de Marillion o aquel en el que se mosqueó y se bajó del escenario por los pitos en el rockódromo de Madrid (qué tiempos tan lejanos) el público lo rechazara. Quién lo diría...

                                                                       ¡esas casacas!

vuelve el biopic rockero :love & Mercy sobre Brian Wilson


Un post de cine, musical. No puede tardar mucho en llegar este biopic sobre el líder de los Beach boys: ya se ha empezado a darle cobertura en la prensa y se ha visto fuera en algunos festivales. Tiene buena pinta, por eso lo menciono aquí. 


La película cuenta la biografía de Wilson en dos estapas: en sus días de gloria en el grupo y en los años ochenta, recluido y "secuestrado" por su terapeuta. Lo interpretan dos actores diferentes para cada etapa y ahí parece que estarán los puntos fuertes, con Paul Dano de joven y John Cusack en los años 80. Ojalá que este demuestre el buen actor que es, que necesita reivindicarse: ésta es una buena oportunidad. 

Y por supuesto, la historia tiene su atractivo aunque creo que no nos es desconocida: Ese psicólogo "malo" (otro gran actor le da vida por cierto, Paul Giamatti) amargando la vida del pobre Brian Wilson es una página destacada de la "salsa rosa" rockera y la etapa de Pet Sounds, cuando se concentró en la composición, en aquel pique con Lennon y McCartney, la historia detrás de God Only Knows o Good Vibrations...eso lo conocemos todos. Y al que le guste la música de los chicos de la playa, parece que estará en la película por todas partes 







jueves, 25 de septiembre de 2014

Uzzhuaia tira la toalla




Ha sido una de las noticias de la semana, aunque no he visto que saliera en muchos sitios. Los valencianos aparcan su carrera juntos, según dicen por el momento, para descansar, aunque se intuye que el cansancio ha podido con ellos, igual que con tantos otros grupos españoles y que será muy difícil su vuelta. 

Tiene mucho mérito  lo que consiguieron estos chicos, que se han pasado quince años luchando y han superado cosas como que les robaran los instrumentos o que se les estropeara el equipo en una inundación. Cosas que no parecen tan graves pero que para un grupo de rock en España son una faena.Aparte de su entrega en directo, capaces de ir donde les llamen para tocar, a veces en sitios pequeños, sacrificando su vida personal. Y gracias a su trabajo estuvieron a punto de dar el salto a una primera división, cuando EMI les apoyó, aunque luego los dejó tirados. Y también se han quedado estancados

Porque  ponerles algún pero diría que abusaron un poco de clichés heavys/hard rock un poco quemados, tipo mi rollo es el rock (ahí está ese bajista clavado a Nikki Sixx), cuando podían haber ido un paso más allá, como uno de los grupos que más han seguido, The Cult. Pero a pesar de eso se merecían mucho más, aunque fuera sólo por dedicación.

Lo peor no es solamente eso, sino que casi al mismo tiempo le ha pasado algo parecido a un buen número de bandas nacionales que no conozco tanto como a Uzzhuaia, pero que ahí han estado dando guerra: the punishers, Viaje a 800,..malas noticias. La escena más "underground" del rock a nivel nacional está más tocada que nunca y no se ve una salida, un resurgir. Y a los que nos gusta esta música, salimos perdiendo, de eso no hay duda alguna. 




domingo, 21 de septiembre de 2014

celebrating the 90´s with the Ayatola: ¿Pero qué coñ...diablos fue eso del Bakalao?


Pues buena pregunta...porque tantos años después yo me lo sigo preguntando. Desde luego lo que es seguro es que en esta década catódica nuestra, el movimiento" makinero"  aglutinó a la verdadera tribu urbana que surgió y se incorporó al catálogo de horrores varios de la existencia actual (porque, al menos en España los grunges fueron flor de un día y además cuatro gatos) con sus piques con otras tribus, como los jebis y los punkis en los ochenta (a mí me lo van a contar, que me vi metido en una pelea a lo Quadrophenia....) en fin, ¿Qué diablos fue todo aquello? ¿Cómo se lo explicaríamos a nuestros hijos? 

                                                             Matías no puede ayudarnos
                                                           
De lo que no hay duda es de que nos lo encontramos de golpe, dejándonos con un palmo de narices. En un período de cortísimo tiempo pasamos de pinchar la habitual pachanga o el italodisco de la década anterior para encontrarnos de bruces con un tecno acelerado, chungo, machacón y demencial (sí todo al mismo tiempo) que de repente se había colado por todos lados (bakalao de Bilbao, gritaban, tócate los...)

De quién fue el "mérito" y el lugar del que brotó no hay dudas, eso sí: fueron Chimo Bayo y Valencia respectivamente

Coño, era un tardo agente del KGB...
Chimo era un piloto de motos valenciano que tras un accidente empezó a pinchar / investigar, experimentar...y armó el Belén, vaya que sí. Suyas son las "grandes" canciones del "género": ese extasí, esas bombas bombas, esa Tía Enriqueta...y sus textos profundos, a la altura del muro de sonido que los acompañaba. Con su aspecto androide terminator, armadura de latón incluida (que en la época nos dejaba alucinados) go go´s bailando por detrás y fuegos artificiales para parar un carro, propagó la fama del bakalao y lo extendió a las masas, desde la ciudad del Turia, a través de la ruta del Bakalao, que se apropió de cada  nave de polígono industrial que existiera entre Valencia y Madrid o Barcelona que siempre tenían un cierto aire de bares de alterne...

El género se propagó,tanto que incluso Chimo encontró un "rival" en plan Beatles Stones en la figura de Paco Pil, que popularizó su viv viv viva la fiesta",  para pasmo de todos los que no entendimos nada de todo aquello. Que se abriera una puerta y pudieras contemplar aquel desfase, no tenía precio, en serio.

 De repente, el polígono industrial de tu ciudad se "revitalizaba" (gracias a licencias generosamente concedidas (movida promovida, que decían sabiamente the Refrescos) por el ayuntamiento y todos los viernes y sábados ( que lo de salir los jueves es muy posterior) hordas de alucinados, locales y de fuera invadían tu localidad haciendo la "ruta" , mandando a los demás al ghetto de la música "hecha por personas"

La cosa se acabó saliendo de madre, con cosas increíbles como los pitufos Makineros (qué diría el pobre Padre Abraham) aquel oportunista del Scatman (pi pa ra pa) que tuvo su tardío minuto de gloria o los remixes dle blanco y negro anunciados en Tv, aprovechando la fama del imitador de Rambo, de Chiquito de la Calzada...o de Jesulín de Ubrique
tremendo documento arqueológico


 pero tanto desfase no podía durar eternamente...y el globo se pinchó más o menos cuando llegamos a la mitad de la década. 

Lógicamente, entre tantas pastis y noches en blanco (no tenía precio salir a la calle un domingo por la mañana y ver saliendo de un after a un grupito bakala desfasadísimo,  con los ojos inyectados en sangre) tenían que pasar cosas serias como accidentes de carretera, reyertas...(algunas tristemente acabaron muy mal) y el género, tan bien recibido por las autoridades al principio (daba dinerito), empezó a ser repudiado:  las licencias de los locales ya no se conseguían tan fácilmente, la policía era más severa, empezaban los documentales/denuncia presentados por Carles (entonces Carlos) Francino sobre esa música horrible que corrompía (atontaba) a nuestros inocentes hijos...


                                            el doble de Javier Bardem con el Nesquik, impagable


Y el género fue languideciendo y languideciendo hasta desaparecer, como un mal sueño. Chimo Bayo es hoy sin embargo  recordado con cierto cariño (reconozco que se me ha escapado también algún "uha" de los suyos) e intenta reverdecer laureles, con la moda de los dj gurús musicales (que hacen exactamente lo mismo que hace veintipico años, no aprendemos) y algo debe quedar en herencia, cuando "ídolos" posteriores como el "Neng de Castefa" o el "Jonan de Baraka" recuerdan tanto, tanto en sus tics de parodia a aquellos makinetos desnortados de los primeros noventa: 



En fin, para terminar un recuerdo a  la moda, en la que para diferenciarte, en plan tribu urbana, siempre tenías que ponerte una chupa así: 
 para que no te confundieran con la de los bakalutis

qué tiempos... (lo que no tiene por qué ser especialmente buenos)








sábado, 20 de septiembre de 2014

recordando Achtung baby

Bono y cía la han vuelto a liar. Solamente a ellos se les puede ocurrir sacar gratis su disco (después de retrasos y estar a punto de dejarlo guardado en el cajón) para Apple y luego sacarlo en formato físico...y decir tonterías como que es bueno que a ellos les paguen y que al fan le salga gratis ¡nos ha fastidiado, Bono! tú, que sí te lo puedes permitir. Aparte, como siempre, que el disco dice muy muy poco. Ya están con el piloto automático y no son valientes de cortar de una vez con una banda que no va a ninguna parte, al menos Clayton y Larry Mullen, que son los únicos que han tenido a ratos algún momento de vergüenza torera. 

Por eso me acuerdo de Achtung baby, de ese disco con el que sí sorprendieron a todo el mundo, dejándonos con la boca abierta. Venían del primer pinchazo (relativamente) en su carrera, ese Rattle and Hum en el que por primera vez se pasaron de megalómanos y supieron parar, reflexionar y encontrar un nuevo camino. Vaya que sí... "Tenemos que ir lejos y soñar todo de nuevo" decía Bono. Qué diferencia con sus declaraciones de hoy en día 

Aunque  les costó muchísimo encontrar esa nueva dirección. No era fácil que se encontraran cómodos en sonidos que eran más del Bowie en su etapa berlinesa, donde precisamente fueron a grabar el disco. One marcaría el camino. Una canción archiconocida pero muy valiosa, que Bono se encargaría años después de deslucir en un dueto innecesario. Y vendrían the fly, el reinventar las guitarras en mysterious ways, la etérea love is blindness, la soñadora who´s gonna ride your wild horses....etc, etc: tan bueno fue, tan bien quedó que debieron darse cuenta de que no podrían ir más allá, en lugar de convertirse en una caja registradora.

   


viernes, 19 de septiembre de 2014

Vuelven los discos en directo in your face




Lo de in your face me lo he inventado yo a medias...me estoy refiriendo a discos en directo de bandas de clubs, de esas que se dejan la piel en sitios pequeños y que de vez en cuando lo inmortalizan en rodaja/galleta, que dirían en Ruta 66.

El mercado está un  tanto falto de ellos últimamente, por eso es una buena noticia que en el plazo de unos meses hayamos visto publicados dos que recuperan un poco esa tradición: Live Rain de Howlin Rain y live Champs de Danny and the Champions of the world.



El primero es el primer directo que publica la banda de Ethan Miller, apoyándose en su tercer disco en estudio, the russian wilds. Gran trabajo, por tanto el directo lo agradece. También hay bastante material de su primer disco, que era bastante bueno. A los que conozcáis la banda, encontraréis lo que se ha visto muchas veces en las giras españolas de la banda: ese rock psicodélico y setentero en el que lo dan todo, aunque sea en un garito delante de cincuenta personas. Ponen las barbas en remojo...(Miller y cía han sido pioneros en la moda de parecer vagabundos y ya tienen más barba que cabeza) y roll on the rusted days




¡portada reveladora de intenciones!

En cuanto a Danny and the Champions of the world, la banda de Danny Wilson se ha estabilizado y nos regala este directo, después de dos buenos trabajos de rock americano, de raíces, como han sido el excelente heart and arrows  y su buena continuación stay true, así que estamos también de enhorabuena. 



y encima con guiños a los Allman bros...


jueves, 18 de septiembre de 2014

Queen live at the Rainbow 74



Por fin una noticia de actualidad en el universo Queen que merece la pena. Live at the Rainbow 74 ya está editado oficialmente...y canela en rama.



El disco recoge dos conciertos de la banda en el mismo año, 1974 a principios y finales de año. Presentando Queen II y Sheer Heart attack. Nos encontramos por lo tanto con los Queen más hard rock que hemos tenido, cuando no habían ampliado tanto su paleta de sonidos (a night a the Opera lo cambiaría todo) de hecho, si alguien, algún despistado que pasa por ahí os dice que Queen no le gusta por "blanditos" le haréis callar poniéndole este disco. 

Porque estamos ante uno de los grandes directos de la banda. A mí me ha encantado sobre todo el primer disco, formado por canciones de los dos primeros discos, quizás por eso, por ser canciones que pocas veces hemos escuchado en directo, más allá de Keep yourself alive y Seven seas of Rhye, que tantos años estaría en el repertorio. 

Y la banda está matadora. Menudo chute de energía es este disco. El peso lo llevan los hoy vilipendiados May y Taylor, que aquí se reivindican como grandes músicos. El primero está directamente a un nivel estratosférico, sacándole todo el jugo a la red Special y tocando como si Queen tuviera dos guitarristas en escena. Pero Roger Taylor no se queda corto, descargando contundente. Era un gran batería, sobre todo en la etapa setentera, al que siempre le ha venido mal la imagen frívola y aquí tenemos la prueba. De Freddie, poco hay que decir, ya sabemos que nació para dominar el escenario, fuera grande o pequeño y eso es lo que hace una vez más. A Deacon, con la tormenta de los otros dos poco se le nota. Y grandes momentos...unos cuantos. El solo de guitarra, la primera versión de Brian, a todo trapo, Un tema potentísimo como Great King rat aún más intenso que en el disco debut, Keep yourself alive, que nunca falla, hasta see what I fool I´ve been, encaja perfectamente. Lo que hacen con Liar es increíble.Y el medley de rock es el mejor que les he escuchado. 

El segundo disco también está muy bien, aunque nos movemos por terrenos que ya conocemos un poco más. Pero ahí están debutando canciones como Stone cold crazy o Now I´m here...y se nota como la banda, en solo unos meses, ha cogido unas tablas impresionantes en directo, que están a punto de convertirse en algo gigantesco, como efectivamente ocurrió. Parece incluso que el público de los dos conciertos se da cuenta, por las ovaciones que les dedican al final de cada canción. 

El sonido no es una locura, pero dista mucho de ser malo, los temores que había antes de salir  con la mezcla de Roy Thomas Baker no se han cumplido. Y en la linea de siempre de las casas de discos, hay un lanzamiento desproporcionado: por aquí los 2 discos, por allá con el dvd, con el libreto, el vinilo.. y pasándose con los precios. Nada nuevo de todas formas, pero no empaña un directo que me parece de escándalo. 



Johnny Winter: Step back




No hablé hace un par de meses de Johnny Winter cuando se nos fue, más que nada por no poder aportar mucho. Me habría ido a los lugares comunes que todos conocemos y ya hubo mucha gente que quiso homenajearle y llorar su pérdida. Solamente se me habría ocurrido decir algo que sigo pensando, que de alguna manera el albino se fue como quería, tocando y tocando. Llevaba mucho tiempo mal de salud y supongo que sabréis que giraba siempre con un médico cerca y una especie de uvi móvil, pero no quiso tirar la toalla.

Sí que me apetece ahora hablar del disco póstumo que acaba de aparecer, darle difusión en el blog como un último homenaje. Realmente era un disco grabado antes de su fallecimiento, así que no estamos hablando de algo grabado o editado a toda prisa, aprovechando el tirón del deceso. 


Step back es un disco de duetos, de voces y guitarras, con Johnny Winter colaborando con mucha gente y rindiendo él mismo tributo a clásicos del blues y el rock n roll. Por el disco desfilan Clapton, Ben Harper Billy Gibbons de ZZtop, Joe Perry, Dr John, Leslie West, Brian Setzer o Joe Bonamassa, que está en todos los saraos. No está mal el line up, no...si queréis rendirle un pequeño homenaje a Johnny Winter, este será vuestro disco. Tiempo habrá para que veamos reeditado su disco homónimo, el second winter o el captured live ¡Qué podéis pinchar ahora si ya los tenéis, claro está!


                                                                           fuegorrrr




domingo, 14 de septiembre de 2014

Celebrating the 90´s with the Ayatola: el destape musical


En España, un buen día de 1987, concretamente en la Nochevieja (ya sabéis por dónde voy) una genovesa de nariz imposible (en la que nadie se fijó) volvió a poner la combinación de cacha y música (infumable). Supongo que del éxito de Sabrina Salerno en España debió de estar muy pendiente un empresario italiano /presidente del exitoso club de fútbol Milán FC, que negociaba  ya  abrir una cadena privada en España de televisión... por eso, cuando lo consiguió, el "amigo" Berlusconi no dudó un minuto en darnos abundante ración de carne con música, abriendo una verdadera caja de Pandora. Recordemos...

Xuxa 



Visto lo visto, será lo más recatado del post. Pero aunque parezca mentira  hasta los niños sufrieron ese repentino exceso de carne, aunque no se enteraran... o tal vez sí. En fin, la brasileña le puso cara, minifalda y canciones a todos los programas infantiles de la cadena y nos dejó para la posteridad el tema del ilarilarilé, que bailaron los niños...y tararearon los papás que se sentaban con ellos, para ver el programa (y a la pizpireta brasileira)...la verdad es que era muy guapa, tan pecosilla, con su sonrisita y ese acento brasileiro Y bueno,  comparando con la rival nacional, siempre ganará... 

Leticia Sabater 


Gracias sean dadas que yo ya no era tan tan niño, porque la aparición de nuestra Leti en la cadena amiga (ahora enemiga) como rival de la brasileña fue atómica: esos pantalones cortos, esas gorras, esas chorradas del... " ok Mackay" o "a mediodía alegría" y sobre todo y por encima de todo... el delirante letirap. Sin palabras. 

                                        sigue inasequible al desaliento, la madre que la parió...


Las mamachicho
 


Cualquier excusa era buena para que salieran estas chicas en cualquier programa de Telecinco, por supuesto en bikini y cantando la canción aquella en la  que Chicho las tocaba y que la entendieras tú. Todo un one hit wonder que le gustaba hasta a las mamás, que la tarareaban en serio a la puerta del colegio.

Las chicas chin chín: 

Menos conocidas...pero no menos añoradas. Porque enseñaban más si cabe...salían en un programa que se llamaba ay que calor, que era un concurso importado de Italia. Bueno, un concurso al estilo Berlusconi: las chicas enseñaban la pechuga y el concursante tenía que elegir una fruta que le colgaba... del pezón. Claro, por eso tenía tanta audiencia... 


Las Cacao Maravillao: 

Y para terminar con los "conjuntos" de T5,estas defensoras del chocolate brasileño, mulatas que nos enseñaron a todos a mover las caderas a ritmo de samba,  por supuesto en minúsculo bikini, mucho antes que el pesado de Carlinhos Brown. Aunque nunca nos aprendimos muy bien qué decía la canción. Era más fácil acabar con el "lalaralala"

Las chicas del juego de la Oca



Nos vamos a la competencia, que también nos dio su ración de "conjuntos. En Antena 3 Emilio Aragón, el rey Midas de la década, se montó  un mastodóntico concurso que también tenía chicas ligeras de ropa y cantando una cancioncita, en el juego de beso o tortazo, una de las mejores partes del programa....sobre todo porque las chicas, casi todas extranjeras, no sabían muy bien qué decían y las caras de los pobres concursantes masculinos...no tenían precio




Ángela Cavagna


El boom pechomusical de Sabrina y Sammy Fox  propició que en los 90 nos llegaran nuevas tet... caras a nuestro país. La "mejor" esta italiana que se permitía en playback lucir sus encantos y hacer el ridículo más espantoso al mismo tiempo, hasta en la tele pública, como podéis ver...tremendo

Carmen Russo

Por supuesto hay que hablar de la italiana que osó codiciar el trono de nuestra Martita, con la que mantuvo una guerra televisiva de  canalillos absolutamente "épica". 

Natalia Estrada 

El gran descubrimiento patrio de Telecinco, que se coló en todas partes: series, programas, cine... y revolucionó a España entera, (con razón, por cierto) tirando de tipo racial y asturiano. Luego emigró a Italia donde arrasó en la tele transalpina. Me pregunto por qué... 





Las Hermanas Valverde y Miriam Díaz Aroca:  las grandes  perdedoras

Muchas se intentaron subir al carro y no pudieron alcanzar el éxito, aunque dejaron momentos atómicos: como la ya veterana Miriam y las hermanas Loreto y Marta, otras caras conocidísimas de Telecinco...






Te lo recomiendan...ya que nadie más lo hará: Midnight Oil Red sails in the sunset


Chuck Norris descansa cada 1000 días y oye Midnight Oil. En casette, por supuesto


Seguimos en Australia, aunque en esta ocasión venga a echarnos una mano todo un tótem norteamericano: nada más y nada menos que Chuck Norris in person viene para recomendarnos uno de los primeros discos de la banda de Peter Garrett y cía, ya que después de grabar desaparecido en combate partes 1 y 2 y que alguien le pasara un casette de los Oils,  mientras rodaba Invasión USA se enganchó cosa mala a los australianos. Y por supuesto, fue la única invasión que permitió. 


Red Sails es el disco con el que Midnight Oil empezó a buscar mercados internacionales, después de haberse afianzado en Australia. Es un álbum no tan politizado (en la medida en que eso es posible en un grupo como éste) y más reflexivo, con Garrett más contenido en las voces. En cuanto al sonido, intenta acercarse un poco a la new wave, es menos crudo que  sus primeros álbumes, que recogían en estudio como funcionaban en directo, pero eso no quita para que sea uno de sus grandes álbumes, que presta atención a la percusión sobre todo, aunque se queda lejos a mi gusto del nivelazo que tienen Diesel o Blue sky mining. Empieza con una de esas canciones con punto irónico, como when the general talks, seguida de uno de esos himnos "todos juntos" tan efectivos como best of both worlds. Minutes of midnight (casi como la de Maiden, sí) es el tema que más conexión australiana tiene junto con Jimmy Sherman boxers y su tono casi solemne. La mejor canción del disco es quizás bell and horns in the back of beyond, una de las más reflexivas que ha grabado el disco, casi desnuda de instrumentos, antes de cerrar con Shipyards of New Zealand, un tema que parece el preludio de Diesel and Dust. 


Y por cierto, en el rodaje de Delta Force a Chuck un tipo con bigote se le ocurrió decirle al karateka cuando se disponía a marcharse en su flamante moto, que el calvo ese no molaba nada. Chuck respondió en su línea: