domingo, 29 de marzo de 2015

canciones que todos conocemos que han adquirido (inquietante) vida propia.


Pues sí, hay canciones que trascienden el espacio tiempo y tienen vida propia..vamos, que son archiconocidas y  se las sabe hasta el tato. Y entonces levantan las alas y emprenden vuelo propio, que puede llevarlas a cualquier parte, a cualquier otro artista que las conozca igual que nosotros...y que tenga ganas de dejarnos ojipláticos. Veamos unos cuantos ejemplos. 

The Final Countdown: 



no es solamente el "tinonino" más famoso del mundo del rock (seguido de walk of life de los Dire Straits) sino una de las canciones que más versiones abracadabrantes ha conocido. Para empezar, está la de la Rana loca: Ese dibujillo noventero que aparecía metiendo voces raras a ritmo de chunda chunda   


Aunque la versión de la "hermanísima" Dannii Minogue también tiene tela, coreografía ad hoc y todo: 


O el intento de otro ídolo de adolescentes del norte de Europa anterior a Europe de revitalizarse usando la canción más famosa de sus paisanos, con unos teclados que harán que eches de menos el original


y si pensabas que no podía haber una versión house...Gigi d´Agostino te enseñará que estabas equivocado: 



Y sí, por supuesto hay que hablar de Gigatrón y su versión....escatológica. Ya legendaria, casi tanto como el original Fue inolvidable escuchar eso por primera vez, con aquella leyenda urbana que corrió en la era pre internet de que Gigatrón era un grupo serio que después de hacer esto se mató en un accidente: qué cosas...


My Sharona: 

El himno power pop por excelencia de The Knack también ha volado alto: para empezar, fue el primer hit paródico de Weird Al Jankovic, un hombre aferrado a un acordeón, un pelucón y un bigote: 


Este homenaje involuntario que me hizo el locutor de radio Steve Dahl también se las trae...

Las velas y candelabros judíos también quisieron sumarse a la fiesta...

En fin y como no hay dos sin tres...veamos qué pasó ni más ni menos con Smoke on the water: 

De nuevo Weird Al, asesinando el tema junto a otros clásicos


Pat Boone, en aquel increíble artefecto en que quiso ser malo y "heavy"...

Por no hablar del estilo swing: 



o de mis nuevos ídolos, esos friquis de campeonato alemanes, Knorkator, que la adaptaron al alemán: sí, Nebel auf dem Wasser quiere decir en la lengua germana...smoke on the water 
solo falta la cabra...

1 comentario: