viernes, 13 de marzo de 2015

Diez años sin Paul Hester



Este mes se cumplen diez años del fallecimiento de Paul Hester, el batería de siempre de Crowded House. Un aniversario de esos que recuerdas perfectamente y que sean buenos o malos, como desgraciadamente es este, a mí me da la impresión de que ha pasado mucho más que ese tiempo. Pero ese es otro asunto,supongo. 

Me enteré yendo a trabajar...por un periódico gratuito, de esos que hay en las estaciones. Fue un shock saber que se había suicidado, por supuesto pero no me afectó tanto al principio. Recuerdo que pensé lo mal que lo estaría pasando Neil, ya sabéis los  que más pasáis por aquí que es uno de esos músicos que son "algo más", casi como un amigo pero lo cierto es que incluso me costaba ponerle cara al pobre Paul. Quizás porque cuando conocí a Crowded House, a punto de separarse, él ya no estaba en la banda. Como anécdota, por ejemplo no aparece en las fotos de Recurring Dream, la mítica casette que quemé de tanto escucharla.

Lo he ido apreciando más, qué ironía, después de que pasara lo que pasara. Alguien que formó la banda junto a Neil, porque ya estaba con él en Split Enz (entró en la banda por consejo del fenomenal Rob Hirst de Midnight Oil) y que se encargó junto a Nick Seymour en darle ese sonido tan especial a Crowded House, contribuyendo con su forma de ser, tan desenfadada (le llamaban Hester the Jester por las "Bufonadas") en que la banda diera esa imagen de banda de vecinos simpáticos que hacen buena música y quieren compartirla contigo. Cuando volvieron en el 2007 y al fin pude verlos en directo, lo eché mucho de menos, aunque Paul Sherrod, el nuevo batería hizo un buen trabajo. Me faltaba algo y hoy en día sí que se ha convertido en uno de los músicos que más echo en falta. 

Uno nunca debe aventurarse mucho en estas cosas, pero parece que el exitazo de la banda le afectó mucho y por diversos motivos: tuvo fobia a salir de gira,y estuvo en tratamiento psiquiátrico hasta que se fue de la casa concurrida en 1994. Aunque volvió para el concierto de despedida, el farewell to the world donde cuando lo veo llorar al final de Don´t dream it´s over se me hace un nudo en la garganta. Luego hizo muchas cosas a nivel local, se convirtió en una estrella de televisión en su Australia natal, pero siguió deprimido. Una separación de su pareja fue lo que precipitó todo. 

Aunque mejor podemos recordarlo como el batería divertido de los años dorados de la banda y acordarnos de él cada vez que Neil le dedica su canción italian plastic trees, que ahora es uno de los momentos más especiales de sus conciertos. 

Estés donde estés, espero que hayas encontrado paz, Hesie 








No hay comentarios:

Publicar un comentario