sábado, 21 de marzo de 2015

españoles contracorriente: Nancho Novo y los castigados sin postre/confieso que he bebido




Esta entrada quizás os sorprenda porque a Nancho lo conocéis, me temo que poco, por su faceta de actor, las películas de Medem de los 90, los monólogos del club de la comedia o cierta obra con mucho éxito que ha estado seis años en cartel en Madrid, el cavernícola.



Pero Nancho Novo es en realidad uno de los tipos más versátiles y con talento que tenemos en el panorama cultural "oficial": no solamente interpreta, sino que escribe novelas, obras de teatro, libros de "autoayuda", también dirige, presenta en la radio...y canta. El rock siempre ha estado presente para el amigo Nancho: por ejemplo estuvo a punto de formar un grupo junto a Magín Blanco ya en los 70, antes de meterse de lleno en su carrera de actor y años después le ayudaría en su proyecto La Rosa, que podría perfectamente entrar en esta sección y aún después con su primer disco en solitario, en el que colabora como podéis ver aquí


Pero antes, en los noventa, el gusanillo de grabar un disco y tener una banda de rock se le metió en el cuerpo al gallego y montó los castigados sin postre. Como estas cosas pasaban entonces, llegó a grabar un disco, este confieso que he bebido, al que le pasó lo que a casi todos los que entran en esta sección: que mereciendo más, se quedó en disco de culto (y solamente para cuatro gatos) 

Este es un disco de rock y de humor a la manera socarrona de Nancho, digamos que es "humor gallego" en la línea de Siniestro, o sea que aquí no se preocupa de cantar muy bien porque no le importa lo más mínimo y sobra mucho cachondeo y mucha sinceridad, no en vano es el "factótum" de una especie de secta peculiar, los guarrománticos, del que me confieso miembro y aspirante a" solateras" y que tiene un buen sonido por cierto. Empezamos con me la meneo...que sí, va de eso (pero claro, también de soledad) un poco de blues a su manera con "el hombre que se fuma las chicharras" y de repente nos encontramos con para Elisa, el mejor tema del disco, totalmente distinta al resto del disco, con el piano y Nancho  tocado por amor... a su manera, sincero y directo "quererte es como respirar lo hago sin querer" ...pero luego sigue el cachondeo  con no me viene (el período, sí) aparcado en la puerta de wáter de un bar (que firmaría el primer Tom Waits, por lo menos con ese título) la plaza de la paja (sí, a eso se refiere )desolado triste y solo, un final con cachondeo in crescendo con "qué no daría yo por ti"  y hasta unas tomas falsas en plan "making off" del disco para cerrar. 

La historia del disco pues la de siempre, pasó desapercibido y se descatalogó y años después el propio Nancho se ha encontrado conque no puede reeditarlo, ahora que es un poco más conocido...hay un segundo disco en la misma línea de éste, con mucha suavidad que tuvo algo más de repercusión y del que Nancho si tiene control creo, pero evidentemente ha renunciado a volver a grabar más discos. Lo que si hace es juntar a la banda y dar conciertos cuando tiene tiempo, así que el humor y la honestidad de Novo como peculiar frontman todavía se pueden disfrutar...como dice en otro de sus temas " mi bola de cristal nunca pierde el rastro...de tu cuuuloooo" 



No hay comentarios:

Publicar un comentario