domingo, 29 de marzo de 2015

UFO 2004-2015


La banda de Phil Mogg está gozando de una tercera o cuarta juventud, después de que se alejaran definitivamente de Michael Schenker. Llevan ya una década muy sólida con Vinnie Moore, que tantos recelos causó al principio entre el público rockero y la cosa parece que tiene visos de continuar. Ahí tenemos este a conspiracy of stars que es su último trabajo este año. 




Todo empezó en 2004, con el debut de Moore en la banda: You are here. Una sorpresa después de un par de discos con Schenker que habían pasado desapercibidos, más allá de la buena noticia de la vuelta de la banda de strangers in the night. Para empezar cuenta con Jason Bonham a la batería que da contundencia al sonido, de su larga etapa como mercenario el tiempo que pasó en la banda "marciana"  es lo que mejor hizo. Mogg está inspirado también a la hora de componer y el disco suena muy fresco, con canciones que perduran en su repertorio: When daylight comes to town, the wild one, Mr Freeze o ese guiño acústico genial de baby blue. 


Las buenas sensaciones las confirmaron con the monkey puzzle en 2006, donde además volvió otro miembro clásico, Andy Parker a la batería. Hard being me o rollin man
 siguen la línea que encontraron en you are here igual que siguieron haciéndolo en the visitor, donde la baja de Pete Way, cuyo hígado al final dijo basta, apenas se nota. Pero será sobre todo con seven deadly cuando facturen un gran disco, uno de los mejores del 2012.
Wonderland, Mojo town, angel station,Year of the gun, the last stone rider...son temas inspiradísimos, hard rock de mucha calidad que bandas jóvenes matarían por firmar, aunque quizás la producción no es tan buena como en los anteriores.




Algo que sí tiene a conspiracy of stars
donde parece que siguen en su línea, en la brehca. No muy originales.... tal vez, es algo con lo que se les empieza a criticar aunque si algo sale tan bien...¿por qué cambiar? Encima si cuentan con un productor de los míticos Chris Tsangarides. Mogg sigue conservando buena voz, esa mezcla tan suya de rabia contenida que a mí me gusta mucho que se puede ver en temas como run boy run. Moore está impecable como siempre, es un guitarrista técnico pero no tan agobiante como hizo temer, aunque siempre echemos de menos a Michael Schenker y se permiten firmar temazos como sugar cane. Hay más medios tiempos y son bastante buenos, como precious cargo...a la vejez, forma excelente. Y que dure, que parece que sí...



No hay comentarios:

Publicar un comentario