sábado, 4 de abril de 2015

Celebrating the 90´s with the Ayatola: las leyendas urbanas musicales


ostras, hoy sería una campaña viral brutal...

No son algo noventero, sino ochentero, pero creo que crecieron un poco con nosotros.Empezamos con historias de patio de colegio, pelín tremebundas, del tipo calcomanías cancerígenas, yonquis que te amenazaban con pegarte el Sida con las jeringuillas y que si mezclabas coca cola con peta zetas te explotaba el estómago...para en los noventa meter la música y claro, las connotaciones sexuales. En fin, algunas han trascendido a su tiempo y otras no, pero desde luego no se puede decir que no se tuviera inventiva...algunas siguen siendo tremendas. Mis favoritas: 



Marilyn Manson: 




como agitador/provocador oficial de la década, tuvo unas cuantas...sí, está la de su participación en aquellos Maravillosos años, pero mi "favorita" es que se quitó dos costillas para poder chuparse....sí, el "finstro": tremendo. Cuesta creer que un tío que ha estado con  Dita Von Teese o Rose McGowan (Los raritos siempre tienen suerte ) necesite eso. 

Ricky Martin y la mermelada.

Sí, el clásico...nunca supimos de dónde vino la cosa, pero qué mala leche. Bien es verdad que en el 99 estábamos del portorriqueño y del programa hasta las narices y supongo que alguien explotó...yo no conocí a nadie que dijera haberlo visto, por cierto, pero recuerdo ver el desmentido del programa y pensar " ¿Qué c...dice Concha Velasco? para descubrir al día siguiente de que iba el pastel (de mermelada) si es que darle pábulo al asunto fue lo peor que pudieron hacer. 


Miguel Bosé se murió de Sida 

Impresionante, por el eco que tuvo: que enterramos al pobre Migay en los telediarios y todo: claro, hablamos de los primeros años de la década, donde algo así todavía podía correr como la pólvora...y sí de repente nuestro Miguelín se había ido al otro barrio sin enterarnos. En realidad estaba en Francia, grabando escenas para película de  la reina Margot y eso aumentó la confusión. Tuvo que salir a su vuelta a España a desmentirlo, alucinando con la historia. El histrionismo de los chicos no lloran, bambú y demás zarandajas que hacía en esa época debieron cabrear a alguien mucho para ponerle tan mala leche a la hora de empezar el bulo 



por cierto que la otra relacionada con Miguel también es bastante inquietante, aunque menos conocida: Michael Stipe, él mismo, el séptimo de caballería, un ascensor...quizir quizir. 

El desgarro de Alejandro Sanz 

Otro clásico. El ex fan de AC/DC tocó las narices al público masculino hasta el paroxismo en los noventa a base de pisando fuertes,  básicos repetidos, corazones partios y demás bodrios quejicas que a alguien muy burro se le fue la mano, inspirado por la mítica portada de los chulos son pa cuidarlos y destapó que el pobre Alejandro había tenido que ir a Urgencias por usar en sentido contrario una de sus salidas de emergencia, con funestas consecuencias...y poniendo por excusa que había sido un accidente casual...con el mando de la tele. lo mejor, la "pléyade" de candidatos que hubo para ser el "otro": tan larga...como el "finstro" causante de todo. 

Bunbury estuvo en Parchís

Era la ficha suplente azul...y yo que pensaba que le pegaba más Tino, ahí en plan outsider. Por su edad, era muy posible, por cierto y no habría pasado nada...en una carrera con tantos altibajos habría sido un comienzo fulgurante. 

La nariz de Michael Jackson: 

Esta nunca se supo del todo si era algo cierto o no, con el Jacko de los 90 totalmente desmadrado nunca se sabe...en fin, se contaba que al pobre hombre un día al ducharse se le despegó y empezó a tener que enjabonarse a partir de entonces...sin nariz. Pues oiga, hay días con tanto virus por ahí y tanta gripe que dan ganas de dejarse las napias y emular al rey del Pop. 

Mónica Naranjo era un travesti. 

Mi favorita, al menos en su segunda versión. Su aparición de la nada mexicana y sus aires un poco...



      (vean el vídeo: luego juzguen ustedes y pongan el adjetivo que quieran) desataron inmediatamente las habladurías. Las dos versiones que yo conocí la identificaban como uno muy conocido de Malasaña en Madrid y la segunda, absolutamente demencial, decía que en realidad era...Tino Casal, que no había muerto y había querido reconvertirse previo paso mexicano en Diva divina. Desde luego, en los 90 teníamos imaginación. Y mala leche a punta pala...como diríamos entonces: echa el freno madaleno...o de qué vas Bitter Kas 

               

No hay comentarios:

Publicar un comentario