domingo, 17 de mayo de 2015

20000 days on earth, al fin


Al fin le he echado un ojo al último producto visual del amigo Nick Cave, del que ahora os puedo hacer una modesta disección

Lo primero es que 20000 days on earth... no es ni un documental ni un falso documental, como se ha dicho...pues sí que empezamos bien ¿no?...vamos a ver si me explico: no es un documental sobre la vida de Nick Cave al uso, pero tampoco es una ficción exactamente: los protagonistas reciben unas pautas y se dejan llevar delante de la cámara.  A veces mas y a veces menos, que parece que quieran mirar de reojo la cámara muchas veces...a nivel técnico, yo no soy muy entendido pero eso se nota, la fotografía es muy buena, muy limpia, de serie del siglo XXI: no deja nada escondido. El montaje es parecido también a una serie, fijándose en objetos muy de cerca, los clásicos cortes, silencios...el formato os resultará muy familiar.

Y en cuanto a contenido...pues está hecho a mayor gloria de Nick Cave: Nick Cave se levanta, coge el coche, va al psicólogo, ensaya, sigue paseando con el coche por el sur de Inglaterra y empieza a hablar con "fantasmas" vivos del pasado (Espero que esto sea una licencia por el bien de los pasajeros que tenga que llevar) toca en directo alguna canción, ayuda a unos documentalistas con material de su pasado (el tipo es muy meticuloso y conserva un montón de cosas) básicamente eso es lo que sucede. Y el resultado es irregular.

De lo mejor la charla con el psicólogo (maestro el tío en poner cara de póker) en la que te encuentras al Cave persona hablando con naturalidad y bastante valentía un poco de todo, de su primer recuerdo sexual a la muerte de su padre, de su infancia...es lo mejor del documental, te ayuda a conocer más a la persona, a alejarla de esa imagen de "crooner del infierno" que arrastra todavía. Por un momento es como si te estuvieras tomando un café o una cerveza con él y escuchándolo y pensando, obviamente, que es un tipo muy grande, especial.

De los ensayos, lo mejor será el momento en que se siente al piano y toque give us a Kiss: impresionante lo que consigue hacerte sentir con unas pocas notas y su voz, algo así es lo que hace que disfrute tanto de Nick Cave.


Por el lado "malo" me he formado una mala impresión, un poco más de  Warren Ellis, su escudero actual, que parece un perrillo faldero de Cave, que disfruta llevando el cotarro de todo, claro. Además es un tío raro y no solamente lo parece: se pone a hacer deporte en mitad de un ensayo, Nick Cave le lleva unos canarios a su casa y le pilla troceando unos pescadillos en la cocina que parece que se va a comer crudos...y tiene una vocecilla muy rara que parece que sale de ninguna parte ¡con tanta barba no se le ve la boca apenas!

"No sabía yo que hubiera fantasmas que estuvieran buenas..."
Lo de los "fantasmas" del asiento de atrás tampoco aporta mucho. Salvo, supongo que porque no soy parcial cuando sale ya al final Kylie Minogue que es la que está más cómoda en el papel que les ha pedido Cave. Sigue siendo curioso como dos personas y artistas tan diferentes se complementan entre sí a la perfección,se nota en la pequeña charla que sigue existiendo afecto entre ambos. Y yo tan contento, claro.

En definitiva 20000 days on earth es un artefacto curioso, pelín gafapasta pero sin pasarse,  un poco más para fans acérrimos y completistas que para gente que quiera acercarse al artista por curiosidad, incluso ahora. Algo que conseguirán, por cierto. Aunque evidentemente Nick Cave es mucho más de lo que deja entrever el documental, falso documental o mezcla de ambos.



 
profundicen, profundicen...

 
 





 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario