viernes, 19 de junio de 2015

"Celebrando" el 20 aniversario del Brit-Pop y...


...Me juego un céntimo de euro a que Ocean Colour Scene salen, como mucho en una nota a pie de página. 

Pues sí, parece que el revival noventero pide que volvamos a acordarnos de los peinados que se volvieron a poner de moda treinta años después, de unicejos con mala leche, de guiris con pinta de..guiris poniéndose gamba en Lloret de Mar, de tipos invadiendo el escenario del pobre Jacko con pintas de gamba sin pasar por Lloret del Mar, del definitely no maybe...y del único grupo, casi, que aportó algo nos olvidamos. Pues yo sí voy a reivindicar esos Moseley shoals y marchin already.


Solamente por the riverboat song y su riff, qué gran guitarrista es Steve Craddock, ya merecería pasar a la historia este disco...pero aún hay más, claro. OCS cogieron todas las esencias de ese pop británico de verdad, el de los Kinks o los Who, en el que ya sabemos que hay mucho rock y le pasaron un tamiz "moderno" fueron quizás los únicos que entendieron bien todo aquello: the day we caught the train, the circle...y ese get away final, como suena a los Who, para terminar a lo grande 

Y marchin already tampoco es moco de pavo, desde luego no les tembló el pulso a la hora de sacar enseguida una continuación a un debut tan exitoso: hundred mile city high, otro riff memorable al coleto, temas como travellers tune o better day que son pura energía, debris road...eran el grupo del momento esos años y también en popularidad. Durante un tiempo solamente Oasis estuvieron por encima y ahí está ese concierto suyo en Edimburgo de 1997 en olor de multitudes. Pero la prensa y el público les dieron la espalda, desgraciadamente y se quedaron con los unicejos y con Blur: su estela se apagó, por lo menos en popularidad, aunque ellos han seguido trabajando y ahí están cosas como mechanical wonder. Dentro de poco los tendremos en el Azkena rock, esperemos que algún despistado los disfrute y se de cuenta de que lo que hay que destacar del Brit Pop es este grupo. Un grupo que  en un momento de dulce dejaba por cierto, para caras B, joyas como ésta:





Nota al pie:





Bueno, seguro que de Justine Frischmann solamente se dirá que era la novia del pelma de Blur y la cantante de Elástica...pues yo también la reivindico, aunque solamente sea porque todavía me gustaría encontrármela en mi bañera (vestida como en la foto, no seáis mal pensados)

1 comentario:

  1. Esos dos discos de OCS siempre hay que reivindicarlos, son canela fina. Salud.

    ResponderEliminar