viernes, 26 de junio de 2015

lugares y discos unidos entre sí...y que no son los de siempre


Porque a veces en la música rock solamente parece que existan Londres, Nueva York, Los Ángeles, Berlín...y hay otros sitios en los que se han grabado discos o los han inspirado y en parte se han metido entre los surcos de ese disco. Estos son algunos ejemplos que conozco: 




Ya he hablado de él: un álbum que marcó un antes y un después en la biografía del australiano, en parte por su estancia en Sao Paulo, recuperándose de una adicción a las drogas que no le llevaba a ninguna parte. Allí experimentaría más que nunca con el piano y el tono compasivo que a algunos nos gusta tanto y como recuerdo de esos días está ese foi na cruz, un gospel brasileño, abriendo el disco. 




El gran álbum de Marillion con Steve Hogarth se grabó en un castillo del Perigord francés, el Chateau Marouatte, por idea de Miles Copeland, el hermano mánager del batera de Police y en parte la magia que desprende ese álbum se debe a ese castillo aislado en la campiña francesa, tranquilo...Marillion llevaba parte de la idea del disco antes de llegar, pero se inspiraron como pocas veces a base de jams y componer por las noches y el resultado no pudo ser mejor. Si escuchas el álbum, algo de esa atmósfera se nota en temas como the Hollow man, por ejemplo. 


20 años ya...Avalancha, el disco más contundente de Héroes le debe parte de esa energía al Hospital de Benasque en Huesca. Allí se concentró la banda con un cuatro pistas para preparar canciones que grabarían con un productor de postín, Bob Ezrin y decidieron hacer el álbum más rock  que fueran capaces. El resultado ya lo sabemos: deshacer el mudo, Avalancha, Rueda fortuna, días de borrasca...incluso la versión de la Chispa adecuada que luego apareció en rarezas iba en esa línea.






 

Ya hablé de Danny Michel y de su relación con el sitio menos rockero en teoría del mundo (o uno de los que menos deben serlo) Belize. Pues enamorado del país (y no del paraíso fiscal) Danny Michel grabó este black birds dancing over me introduciendo elementos de música local, como la guitarra maya y los tambores Garifuna. Y la cosa quedó muy pero que muy bien ¡Y afortunadamente nada "Multiculti"!



Inevitable mencionar Fisherman´s blues. En su búsqueda de ambientes folk Mike Scott encontró una casa en Spidal, en la costa oeste irlandesa y le dio un sentido nuevo no solo al nuevo álbum sino a su música durante unos años. Fisherman Blues, la canción, huele a esa costa y a ese tiempo, en el que además Scott se exprimió a fondo: llegó a grabar 100 canciones y a agotar el material de grabación disponible. Por eso se permitió sacar hace dos años aquella caja o grabar canciones de esa época en fechas tan tardías como el 2007. Un tiempo y un lugar prolíficos...



El ejemplo de que no siempre el lugar influye para bien...aquí Queen, sobre todo Freddie se dejaron llevar por la noche Munichesa y los sonidos de "vanguardia" del dance europeo, que influyó en el disco...no acertaron: con la excepción de under pressure (que no se grabó en Munich, sino en Montreux) es el álbum de Queen en el que menos hay que rascar...



Menos mal que Montreux, el estudio que compraron y el lugar del que se enamoró Freddie, compensaría en el último álbum en vida del cantante el patinazo de Hot Space. Porque toda la épica y emoción que destila el álbum se debe a ese Freddie decidido a cantar hasta el último momento que fuera capaz,en un sitio en el que se sentía como en casa y del que también se estaba despidiendo...




No creo que Montserrat, en el caribe les influyera a Sting y a cía en su música, pero el salto que pegaron de madurez en los dos últimos discos, éste y ghost in the machine, puede deberse a poder trabajar en un sitio tranquilo, apartado del mundo en el que Sting era uno de los "ídolos de las nenas"...puede que por eso haya menos reggae y canciones como wrapped around your finger o everybreath you take salieran así de bien. 


1 comentario:

  1. Buenos recuerdos. Me atrapan especialmente de ellos el de Waterboys y el de Nick Cave que podría ser mi disco preferido del australiano. Saludos.

    ResponderEliminar