domingo, 19 de julio de 2015

Presence, un disco recomendable


Queda poco para la segunda tanda de reediciones de Led Zeppelin (Al final Jimmy Page sigue consagrando todos sus esfuerzos al recuerdo del zepelín) y por tanto del disco que nos ocupa. 


Un trabajo notable, no es el IV o physical grafitti, que precisamente lo han acabado por opacar, pero no es un disco menor ni mucho menos. 

Marcado por el accidente de Robert Plant, se grabó muy deprisa, para lo que era la banda, pero un trabajo exhaustivo de Page a la producción lo convirtió en el clásico "menor" que es hoy. Hard rock más complejo, el paso a una verdadera madurez de la banda que no vimos por la muerte de John Bonham. Ahí están, abriendo el disco Achilles last stand y cerrándolo tea for one, con ese final guitarrero y bluesero "made in" Jimmy Page o nobody´s fault but mine, que confirmó la vuelta al hard rock blues del principio. 

Dentro de unos quince días llegará esa remasterización, como siempre con varios formatos para hacer caja, con tomas alternativas y dos temas inéditos, two ones are won y 10 ribs and all carrot pod pod (estos títulos provisionales de temas...) pero por encima de "golosinas" lo mejor es que el disco original pueda reivindicarse por fin, al menos desde mi punto de vista... a fin de cuentas... Nobody´s fault but mine. 


1 comentario:

  1. Bueno, no lo pongo entre lo mejor editado por esta mega-banda, pero tiene algún tema muy potente. Ese "Nobody's fault but mine" es grandioso.

    Saludos.

    ResponderEliminar