viernes, 7 de agosto de 2015

Julien Temple: director de rock



Hay pocos directores que hayan dedicado tanta atención al rock como Julien Temple. El inglés empezó a mediados de los 70 nada menos que cubriendo el fenómeno de los Sex Pistols, a través de cortos que luego cristalizarían en uno de esos documentales históricos rockeros, the great rock and roll swindle. Aunque Temple no se quedó anclado en el punk y empezó a firmar videos para artistas de todo tipo, algunos bastante curiosos, otros importantes...
y alguno desconcertante...


Aunque el artista con el que más se implicaría después de los Pistols sería David Bowie, para el que dirigió todo un corto para su single blue jean, llamado jazzin for Blue Jean y una película, absolute beginners con el propio Duque Blanco como protagonista, que resultó un fiasco, aunque le permitió grabar un nuevo clip con David Bowie, el de la canción que da título a la película: 
Temple se afincó en los Estados Unidos y siguió dirigiendo clips de canciones importantes. 

En el año 200, aparte de otros proyectos fuera del rock, volveria a los Pistols para otro documental, the filth and the fury con el que conseguiría ser aclamado al fin como gran realizador. También homenajeó a Joe Strummer en the future is unwritten y a Doctor Feelgood en oil city confidential, para dirigir luego una biografía de Ray Davies, que ha confiado en él para dirigir un biopic de los Kinks en el que los dos hermanos Davies andan implicados. A ver qué pasa. Aunque desde luego nadie puede decir nada del currículum del señor Temple, guste más o menos su estilo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario