jueves, 15 de octubre de 2015

Dave Matthews Band, Madrid 12 de octubre 2015








¡Vaya, al final hubo concierto!


Estuve todo el lunes con sensaciones encontradas, pensando que sí, que iba a ver a la banda y lo raro que iba a ser que tocaran en un sitio como el Palacio de los  Deportes (me resisto a llamarlo como al banco) Iba temiéndome lo peor en cuanto a asistencia y acerté, aunque al principio sí que encontré colas (y en el ya mítico de los Who cuando llegué hora y media antes de que empezara, no había ni cuatro personas esperando) al final la cosa quedó en media pista, algo más. Todo muy deslucido, además con las gradas tapadas de negro (en plan ataúd) algo que por cierto afecta y mucho al sonido, durante un par de momentos hubo unos ecos rarísimos al hacer el delay desde la mesa de sonido, menos mal fue algo que no distrajo a la banda. Es una pena, después de que por una vez se acertara con el palacio y la acústica al reconstruirlo, volvemos a atrás en el tiempo anulando su estructura y a que los conciertos suenen casi tan mal como en el original. Nos encanta ir como los cangrejos, desde luego. 

Respecto al público, mucho "guiri",pensé que iba a estar por primera vez en un Columbus Day más que en el Pilar, con tanto yanqui, aunque también había portugueses, franceses, alemanes...un mix curioso al que hay que sumar la aportación nacional, siendo la mayoría lo que en el foro Azkena rock han bautizado de forma acertada como "Felipes",
¿será en honor a Preparado y por ende a Letizia
ahora que son "ruockeros"?
esto es, los que van por que es donde hay que ir, arreglados como si fueran al Joy Eslava y no se sabe muy bien qué pintan por allí. Conté tres camisetas rockeras en todo el concierto, con la mía (y aceptando la de Muse como pulpo/animal de compañía) Por cierto, el comportamiento de los americanos cuando van a un concierto también es muy curioso, por lo menos en este. No hacían más que ir en masa al bar que han puesto a pie de pista (lo han comercializado todo en el Palacio, también eso da algo de pena) en mitad de una canción para volver con un mini, a veces varias veces, a mirar el móvil y hablar por los codos.Ojo también a los que se ponen a bailar en plan trance...será un fenómeno cultural que se me escapa. 
mi rinconcito a salvo de Guiris y Felipes
En fin, hablando del concierto en sí...puntualidad británica (sudafricana) y Dave Matthews que sale solo a escena a tocar dos canciones, un tema propio en el que demostró que también es un cantante sensacional, llenando el palacio semi vacío con su voz y el piano y una versión, curiosa de ¡Procol Harum! y... sí, ¡era a whiter shade of pale! que por cierto le quedó redonda, sin lo recargado del original. 




Es entonces sale la banda al completo (por algunos, batería y violinista no pasan los años, por cierto) y empieza la parte con toda la banda. En principio habían planeado tocar dos sets distintos, en acústico y eléctrico, pero finalmente hicieron solamente el eléctrico (por descansar del concierto que habían dado en Lisboa o por desgana por el poco público que habían metido, quién sabe) algo que no ha gustado por ahí a los pocos que lo han comentado en Internet, pero que a mí me pareció bien,aunque sacrificaran así algún tema clave (Grey street, ains) personalmente un concierto de tres horas y media me parece una barbaridad. Con dos horas y media que tuvimos (ojo al dato) me parece más que suficiente. Y demostraron que son una banda solvente, más rockera con Tim Reynolds ya integrado como miembro y la sección de viento, que no consigue hacer olvidar al fallecido Leroi Moore, pero que siempre suena a gloria (hay que ver al gordito del dúo tocar la trompeta a una sola mano, tan pancho)

También ahora entiendo por qué han conseguido ser tan populares (en Norteamérica) No sólo son buenos músicos, sino que disfrutan jugando con sus temas y no avasallan al público (el efecto "Yngwie Malsteen")  y las partes instrumentales tienen ese algo que llega, a mí consiguieron emocionarme un par de veces, en the space between y en el "duelo" guitarra violín de lie in our graves. Y por supuesto, pueden sonar demoledores. Llevan más de veinte años girando casi sin parar y no se han resentido nada, 
aunque el estuche del bajo
sí que se haya resentido..
no hay más que verlos atacar don´t drink the water o two step, en el mejor bis que he visto nunca (simplemente de escándalo) y mira, he podido hacer karaoke en directocon ants marching, que era algo que siempre me había hecho ilusión. 

En definitiva, un concierto que deja buen sabor de boca, más cuando pasan un par de días y te acabas viniendo un poco arriba recordándolo y disfrutándolo más oyendo los discos que tienes de la banda..., algo que creo que nos suele pasar por aquí. 

Setlist: death on the High seas/a whiter shade of pale/ one sweet world/you must die trying/ 41/Rhyme and season/if only/Satellite/ lie in our graves/ Why I am/ Mercy/don´t drink the water/ the space between/what would you say/ you and me/so much to say/ anyone see the bridge/Ants marching/two step. 












     

No hay comentarios:

Publicar un comentario