sábado, 10 de octubre de 2015

Otis Redding blue



Rockland comentaba hace poco la reedición del cincuenta aniversario del disco de Otis Redding Otis Redding blue y me han entrado ganas de comentar algunos detalles de lo que fue aquel Otis blue, un disco clásico pero que no destacamos tanto. Quizás porque aunque Otis Redding sea una figura legendaria se trata de puro soul y a veces en el rock no se valoran tanto los discos de nuestros "primos" souleros. Craso error en mi opinión 



No hay más que echar un vistazo a la banda que el sello Stax (mítico) puso al servicio de  Otis Redding para este disco. Booker T, Isaac Hayes, Steve Cropper, Donald "Duck" Dunn...casi nada al aparato.

 Todos estaban impresionados por el carisma de Redding, que cuando cantaba les ponía la piel de gallina y se pusieron on fire, grabando a toda pastilla, desnudos de cintura para arriba en un estudio sin aire acondicionado y dándolo todo: En apenas una sesión  interrumpida por la noche para atender otros compromisos (todos los músicos tenían conciertos arreglados por Memphis) y de vuelta al estudio de madrugada después de darse una ducha ya tenían terminado por la mañana Otis Blue. Tal y como suena de bien dice mucho de los músicos, del cantante y de la magia que hubo en el estudio

Otis y compañía a punto de hacer historia


Aún siendo una luminaria del soul, Otis Redding tiene muchas conexiones con el rock. Empezando porque su ídolo de adolescencia era Little Richard...pensándolo ahora, tiene mucho sentido, porque la supo heredar, al menos en la voz la energía de la "reina" del rock n roll y ya desde sus primeros discos gustó a rockeros como los Stones, que grabaron un tema suyo, pain in her heart, meses antes de que Otis Redding les devolviera el favor grabando en Blue la famosa versión de satisfaction. 

Y pasando ya al disco es una mezcla acertada de temas propios y versiones. Otis Redding se inspiraba en ese momento en Sam Cooke, nada menos, otro ídolo que le había dicho al empezar que iba por buen camino...y aquí se pondría a su altura prácticamente. Porque está inspiradísimo, versionando precisamente a change is gonna come, atacando temas gospel, haciendo versiones de BBKing, llevándose de calle el my girl de los Temptations o wonderful world o dejándose la piel con una canción suya como Respect con la sección de viento a toda mecha, amén de la guinda del pastel que es la cover stoniana. 

Por último, mencionar que en su momento el disco y la gira por el Reino Unido que hizo Otis Redding sí que impactó en el mundo del rock. Por ejemplo, Peter Gabriel confiesa no oír otra cosa esos días, Bryan Ferry dijo que el concierto que vio en  Newcastle le cambió la vida, Rod Stewart y Tom Jones se quedaron ojipláticos en Londres...los mismos  Beatles quedaron impresionados y pasearon a la banda por limusinas por Londres, hablando con Redding de grabar el siguiente disco (ojo, nada menos que Revolver) en Memphis, en los Stax Studios, después de escuchar lo bien que había quedado, aunque al final descartaron la idea. 

En fin, si no conocéis esta obra magna, esta reedición de cincuenta aniversario es la mejor ocasión para acercarse a un gigante del soul y un cantante legendario. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario