jueves, 12 de noviembre de 2015

El rock de raíces es canadiense...


...También. Por lo menos en la actualidad. Eso es bueno, no solo contamos con el Americana, el sonido "Britannia" las aportaciones australianas y los últimos mohicanos hispanos, sino que los canadienses gozan de una escena bastante interesante de bandas más o menos jóvenes  aportando sangre fresca al género. La explicación a esto, según explican muchos, es...porque hace un frío que pela y apetece encerrarse en una habitación calentita a rasguear la guitarra, inspirado por The band, harvest, The Trinity sessions o five days in july...no es mal argumento. Y bueno, siempre está la expiación por haber exportado a Celine Dion y el Bryan Adams más desbocado...

En fin, he aquí algunos grupos y solistas destacados y poco conocidos aquí, de esa escena americana.

Leeroy Stagger 


Un singer songwriter de los de manual, que sin embargo goza del aprecio de gente tan dispar como los Pixies o  Modest Mouse, con los que ha tocado. Su último disco demuestra que es un tipo tan poético como directo a la hora de componer, seguramente por eso a muchos os gustará su último trabajo dream it all away



The Sadies



Casi unos clásicos, los de Toronto tocan y bien muchos palos, desde el surf, pasando por la psicodelia y tocando el rock más clásico y han sido banda de acompañamiento de la fantástica pelirroja Neko Case, lo que no les ha impedido hacer su carrera que alcanzó su cota en 2010 con un excelente trabajo, darker circles.


Blackie and the Rodeo Kings


Otros casi clásicos, que coquetean con el blues y sobre todo con el country. South, toda una declaración de intenciones, es su último disco, del año pasado. 




Luke Doucet


El "guaperas" del género. Y aparte un guitarrista de mucho talento, que llega a sustituir a Greg  Keelor en Blue Rodeo nada menos, por sus problemas con los aviones, capaz de grabar un disco como blood´s too rich, con ecos del mejor rock clásico. 


Justin Rutledge




Y terminamos con este singer songwriter de Toronto, que allí es considerado una versión (sin excesos) de Ryan Adams, con un barniz, para bien, muy literario en sus canciones. Para muestra, un botón:


No hay comentarios:

Publicar un comentario