viernes, 26 de junio de 2015

lugares y discos unidos entre sí...y que no son los de siempre


Porque a veces en la música rock solamente parece que existan Londres, Nueva York, Los Ángeles, Berlín...y hay otros sitios en los que se han grabado discos o los han inspirado y en parte se han metido entre los surcos de ese disco. Estos son algunos ejemplos que conozco: 




Ya he hablado de él: un álbum que marcó un antes y un después en la biografía del australiano, en parte por su estancia en Sao Paulo, recuperándose de una adicción a las drogas que no le llevaba a ninguna parte. Allí experimentaría más que nunca con el piano y el tono compasivo que a algunos nos gusta tanto y como recuerdo de esos días está ese foi na cruz, un gospel brasileño, abriendo el disco. 




El gran álbum de Marillion con Steve Hogarth se grabó en un castillo del Perigord francés, el Chateau Marouatte, por idea de Miles Copeland, el hermano mánager del batera de Police y en parte la magia que desprende ese álbum se debe a ese castillo aislado en la campiña francesa, tranquilo...Marillion llevaba parte de la idea del disco antes de llegar, pero se inspiraron como pocas veces a base de jams y componer por las noches y el resultado no pudo ser mejor. Si escuchas el álbum, algo de esa atmósfera se nota en temas como the Hollow man, por ejemplo. 


20 años ya...Avalancha, el disco más contundente de Héroes le debe parte de esa energía al Hospital de Benasque en Huesca. Allí se concentró la banda con un cuatro pistas para preparar canciones que grabarían con un productor de postín, Bob Ezrin y decidieron hacer el álbum más rock  que fueran capaces. El resultado ya lo sabemos: deshacer el mudo, Avalancha, Rueda fortuna, días de borrasca...incluso la versión de la Chispa adecuada que luego apareció en rarezas iba en esa línea.






 

Ya hablé de Danny Michel y de su relación con el sitio menos rockero en teoría del mundo (o uno de los que menos deben serlo) Belize. Pues enamorado del país (y no del paraíso fiscal) Danny Michel grabó este black birds dancing over me introduciendo elementos de música local, como la guitarra maya y los tambores Garifuna. Y la cosa quedó muy pero que muy bien ¡Y afortunadamente nada "Multiculti"!



Inevitable mencionar Fisherman´s blues. En su búsqueda de ambientes folk Mike Scott encontró una casa en Spidal, en la costa oeste irlandesa y le dio un sentido nuevo no solo al nuevo álbum sino a su música durante unos años. Fisherman Blues, la canción, huele a esa costa y a ese tiempo, en el que además Scott se exprimió a fondo: llegó a grabar 100 canciones y a agotar el material de grabación disponible. Por eso se permitió sacar hace dos años aquella caja o grabar canciones de esa época en fechas tan tardías como el 2007. Un tiempo y un lugar prolíficos...



El ejemplo de que no siempre el lugar influye para bien...aquí Queen, sobre todo Freddie se dejaron llevar por la noche Munichesa y los sonidos de "vanguardia" del dance europeo, que influyó en el disco...no acertaron: con la excepción de under pressure (que no se grabó en Munich, sino en Montreux) es el álbum de Queen en el que menos hay que rascar...



Menos mal que Montreux, el estudio que compraron y el lugar del que se enamoró Freddie, compensaría en el último álbum en vida del cantante el patinazo de Hot Space. Porque toda la épica y emoción que destila el álbum se debe a ese Freddie decidido a cantar hasta el último momento que fuera capaz,en un sitio en el que se sentía como en casa y del que también se estaba despidiendo...




No creo que Montserrat, en el caribe les influyera a Sting y a cía en su música, pero el salto que pegaron de madurez en los dos últimos discos, éste y ghost in the machine, puede deberse a poder trabajar en un sitio tranquilo, apartado del mundo en el que Sting era uno de los "ídolos de las nenas"...puede que por eso haya menos reggae y canciones como wrapped around your finger o everybreath you take salieran así de bien. 


sábado, 20 de junio de 2015

No Schon no show: que buen guitarrista es Neal Schon


Que parece que a veces se nos olvida...parece que como por tocar en Journey no merece respeto de guitar hero y Neal Schon lleva más de media vida dando clases magistrales en la guitarra, desde que entró en el grupo de Santana siendo un adolescente hasta este año en que aprovechando otro hueco en Journey acaba de sacar un disco en solitario, llamado vortex. No es solamente el alma rockera de Journey, ahí tenemos su trabajo en edge of the blade,be good to yourself, separate ways...sino que lleva diez discos en solitario ya, representó a Journey en el mítico stars de Dio and friends, en el duelo de corredores de mástiles más mítico de la historia, colaboró con Paul Rodgers en el tributo a Muddy Waters tan celebrado y también montó Hardline, para dar salida a su vena más rockera, donde era el alma del grupo, no hay más que ver lo poco que es el grupo sin él. Si dudáis de sus dotes como guitarrista, discos como este vortex que acaba de sacar os convencerán: pasajes instrumentales, un poco de fusión y mucho talento. Vamos que si aún os van los guitar hero Neal Schon es vuestro hombre: no en vano en los States se codea con Vai, Satriani, Warren Haynes, Bonamassa (qué novedad) o Steve Miller, como podéis ver aquí: 



viernes, 19 de junio de 2015

"Celebrando" el 20 aniversario del Brit-Pop y...


...Me juego un céntimo de euro a que Ocean Colour Scene salen, como mucho en una nota a pie de página. 

Pues sí, parece que el revival noventero pide que volvamos a acordarnos de los peinados que se volvieron a poner de moda treinta años después, de unicejos con mala leche, de guiris con pinta de..guiris poniéndose gamba en Lloret de Mar, de tipos invadiendo el escenario del pobre Jacko con pintas de gamba sin pasar por Lloret del Mar, del definitely no maybe...y del único grupo, casi, que aportó algo nos olvidamos. Pues yo sí voy a reivindicar esos Moseley shoals y marchin already.


Solamente por the riverboat song y su riff, qué gran guitarrista es Steve Craddock, ya merecería pasar a la historia este disco...pero aún hay más, claro. OCS cogieron todas las esencias de ese pop británico de verdad, el de los Kinks o los Who, en el que ya sabemos que hay mucho rock y le pasaron un tamiz "moderno" fueron quizás los únicos que entendieron bien todo aquello: the day we caught the train, the circle...y ese get away final, como suena a los Who, para terminar a lo grande 

Y marchin already tampoco es moco de pavo, desde luego no les tembló el pulso a la hora de sacar enseguida una continuación a un debut tan exitoso: hundred mile city high, otro riff memorable al coleto, temas como travellers tune o better day que son pura energía, debris road...eran el grupo del momento esos años y también en popularidad. Durante un tiempo solamente Oasis estuvieron por encima y ahí está ese concierto suyo en Edimburgo de 1997 en olor de multitudes. Pero la prensa y el público les dieron la espalda, desgraciadamente y se quedaron con los unicejos y con Blur: su estela se apagó, por lo menos en popularidad, aunque ellos han seguido trabajando y ahí están cosas como mechanical wonder. Dentro de poco los tendremos en el Azkena rock, esperemos que algún despistado los disfrute y se de cuenta de que lo que hay que destacar del Brit Pop es este grupo. Un grupo que  en un momento de dulce dejaba por cierto, para caras B, joyas como ésta:





Nota al pie:





Bueno, seguro que de Justine Frischmann solamente se dirá que era la novia del pelma de Blur y la cantante de Elástica...pues yo también la reivindico, aunque solamente sea porque todavía me gustaría encontrármela en mi bañera (vestida como en la foto, no seáis mal pensados)

jueves, 18 de junio de 2015

Esos otros grupos del 67 aprox. que podían volver...todavía


Parece algo irreal, pero sucede...una banda "de culto" sesentera que lleva fuera de la circulación cuarenta y pico años (que se dice pronto) decide que de repente, a la vejez viruelas, vuelve a tocar o componer y todos contentos...sea por el dinero o por rendir homenaje a su música o a sus fans. Ahí tenéis a los Sonics, que sacan su tercer álbum...48 años después del segundo
¡Y tirando de chupas!
o Vanilla Fudge, hace unos años. Así que quizás no sea tarde (pero yo no me lo pensaría mucho en su caso, por si acaso) para, por ejemplo:


John Mayall and the blues breakers 

Si, que John Mayall no ha parado y tiene cuerda para rato...pero no estaría mal un "revival" de su etapa de padrino del blues rock británico. Podía volver la formación de blues breakers with Eric Clapton ¡No está mal! el amigo Clapton tiene muchos pecados que expiar, podía empezar por ahí... al bajo tendríamos a John McVie, en activo en Fleetwood Mac y como batería si falla Hugh Flint, retirado hace muchos años, se podría contar con Mick Fleetwood, que también fue miembro, brevemente. No es mala idea, no...

Country Joe and the Fish 

Curiosamente, el único que está retirado es la cara visible Joe McDonald, porque el resto de músicos de la formación "clásica" han tocado en varios proyectos, incluyendo revival sesentero...podía estar bien siempre y cuando McDonald no les suelte su mítico...fuck. 


The Youngbloods 

Uno de sus miembros originales ha muerto hace poco, pero reclutando un guitarrista y contando con Jessie Colin Young que tiene una plantación de café en Hawai (¡!) su voz destacada, serían bien recibidos. Su último intento, breve, de volver fue en...1985


The Hollies: 

Siguen funcionando con dos miembros originales, pero claro faltan Graham Nash y Allan Clarke, que ha tocado con éste de forma esporádica. Además estuvieron a punto de volver en 2010 cuando ingresaron en el rock and roll hall of fame. 

The Turtles



la gente solamente se acordaría de ellos por happy together (gran pecado venial mío) pero ¿Por qué no? el cantante y el guitarrista siguen con algo parecido, llamado happy together tour, acompañados de "desconocidos" como Mitch Ryder o Mark Farner...(Menudo cartel habrían montado en los 60) y el resto de miembros siguen por ahí vivitos y coleando...


lunes, 15 de junio de 2015

Asuntos varios


Desde hace tiempo he pensado que hay cosas que no tienen que ver con la música sobre las que me gusta habla y que aquí no encajarían del todo, así que si queréis pasar por un nuevo blog (con esto de que son gratis, hay que aprovechar) que he abierto para comentar cosas de cine, cómics, teatro, deporte, etc, sois bienvenidos. 

Como es un blog "no musical" no os he enlazado a los blogs como aquí, pero si queréis que aparezca en el blogroll, me lo comentáis y os pongo claro. 

A ver si entre todos a fuerza de leernos nos "culturizamos" (pero sin volvernos culturetas)

asuntos varios

Gracias por el interés

domingo, 14 de junio de 2015

Nick Cave and the bad Seeds: una historia en directo


Vuelve el australiano por aquí...porque ha estado por aquí, ofreciendo un par de actuaciones en formato íntimo aunque acompañado por las malas raíces, en  Madrid y Barcelona que han encantado...al que haya podido ir, porque las entradas costaban un riñón, se establecían categorías en el escenario por precio, etc...los habituales desmanes que nadie denunció el día "sin música"... pero mejor volvamos a Nick Cave

Como aparte con esta gira saca un nuevo disco en directo, Live at the Royal Albert  Hall (es el segundo concierto que graba ahí con ese nombre) se me ha ocurrido que es un buen momento para repasar los directos y conciertos en vídeo que ha ido sacando la banda, porque parece que como a otros grupos legendarios, le falta ese directo, ese doble que no puede faltar...y ha estado cerca de conseguirlo: 

Laporta resume acertadamente la situación de los directos del señor Caverna...


Live Seeds (y su equivalente en video, Live at the  Paradiso) de 1993 es ese directo que pudo ser...y que en parte es. Con un disco bastante más contundente que los anteriores como era Henry´s dream, aunque no quedaran contentos con la producción, ese Cave agresivo y que epata tanto se ve y se escucha perfectamente aquí, secundado por el añorado Mick Harvey pendiente de que todo funcione. Nick quiere que el público vaya a mil  y no pueda parar, como Vicky Larraz, desde el minuto uno...


Tanto que casi se nos desnuca...



Primer DVD oficial, de la gira de No More shall we part, el otro gran disco intimista de la banda. Con él al piano dominándolo todo más que nunca y aquel guiño de the curse of Millhaven que vimos en aquella gira




Catorce años nos hizo esperar la banda para un segundo disco en directo...en este caso con todo lujo de detalles, doble cd y dvd incorporado..un buen trabajo, si el material que predomina es el de Abbattoir Blues/The Lyre the Orpheus no puede fallar aunque se echa de menos algo de riego, de querer salirse de algo muy medido...



Primer live at the Royal Albert Hall...publicado en el 2008, pero grabado en 1997. Es por tanto la gira del gran Boatman´s call. Un directo más intimista como piden temas como lime tree harbour o Brompton oratory





Grabado para la cadena americana de radio KCRW, es una live session, con sus pros y sus contras, pero le da salida a los temas de push the sky away, algo que también hace este último live at  Royal Albert Hall 




Recogiendo ese material de la mini gira de este año, a los que no hemos podido verle nos servirá de consuelo...ojalá que ese Nick Cave del que tan bien se ha hablado aparezca en todo su esplendor. 



"na na na na nanaa  Hey Juuude"
 (cantado con voz cavernosa)





viernes, 12 de junio de 2015

The Dunwells the lucky ones...ay, the Dunwells...



Qué difícil lo tienen las bandas jóvenes y qué difícil lo ponen las bandas jóvenes.  El ejemplo más reciente son estos británicos de los que ya he hablado a veces. Después de un debut soberbio, lo que hacen es sacar Lps...y da la impresión de que cada vez que pasa el tiempo y ese segundo disco se retrasa (un clásico...cuando llega el segundo disco.) algo se pierde. Su último L.P. de cuatro canciones, the lucky ones es mucho menos interesante, sin estar mal y se nota que buscan un sonido que no es el suyo, más "moderno" más de "radiofórmula"... es un error que se ha cometido tantas veces, que al final te aleja de tu público normal y encima no consigues llegar a "las masas" pero a pesar de todo hay quien no aprende. En fin, veremos qué pasa con estos chicos de Yorkshire.








jueves, 11 de junio de 2015

Chuck Ragan y Rocky Votolato: bendito mano a mano

Estas cosas pasan poco, que dos artistas y colegas se junten para grabar al alimón un disco...y sobre todo que la cosa funcione. Es el caso de estos dos. 






A Chuck Ragan creo que por aquí no hace falta presentarlo. A Rocky Votolato, aunque su nombre suene un poco a chiste aquí (Sí, recuerda a Balboa y a Torrebruno) se le conoce menos y quizás esta sea la oportunidad que necesita. 
"poner las orejas..."

Es un singer songwriter a tener en cuenta, con bastante recorrido, creo que que se mueve entre el folk y el americana perfectamente, que se va a poner de actualidad este año, no solamente por este E.P. con Chuck Ragan sino por un nuevo disco, hospital handshakes, en el que demuestra que sigue teniendo instinto...para muestra un botón: 


En cuanto al LP, como he dicho hay que tenerlo en cuenta: ambos, aparte de conocerse desde hace tiempo, haber girado juntos y todas esas cosas se complementan y siendo distintos dentro de los puntos que tienen en común, salen ganando complementándose: 


domingo, 7 de junio de 2015

Dave Matthews Band, discografía comentada: Hoy before these crowded streets



Retomamos el repaso pre concierto madrileño de la banda ¡De momento la fecha sigue en pie!



Before these crowded streets es el tercer disco de la banda, de 1998. Entre under the table y este se encuentrá crash, de 1996 que a mí no acaba de convencerme. Me pasa algo que he comentado en el post de Jason Isbell, que cuando un disco te gusta tanto subes tanto el listón que el que sigue siempre acaba por faltarle algo. Aunque tenga temas como éste, el mejor con el lema de "carpe diem" que ha compuesto Dave Matthews, algo que tanto le gusta, sobre todo en esta etapa noventera: 

Las aguas vuelven un poco a su cauce con before these crowded streets, para cerrar esa etapa noventera a lo grande: con Steve Lilywhite a los controles y grabando en el Record Plant studio, el de Rumours de Fleetwood Mac...tenía que salir un buen disco y así fue: Rapunzel mucho antes de la película, el guiño curioso a lo árabe de the last stop, don´t drink the water, donde recuerda a Peter Gabriel, para bien, en la voz e instrumentación, Stay, que recuerda a los mejores temas de under the table and dreaming, un tema al que tienes que coger cariño si o sí...pig, la prueba de como había crecido la banda curtiéndose en directo, spoon,intimista y con solos fantásticos de violín o saxo por debajo de la voz, con la colaboración, una anécdota, de una Alanis Morrisette entonces en la cresta de la ola y sobre todo the dreaming tree, un tema fantástico, de esos que tienen magia, aunque lamentablemente no suelen tocarlo mucho en directo. 



Y como guiño noventero, comentar que en Estados Unidos entró directamente en el número uno desplazando...a la banda sonora de Titanic. 


ea ea ea...David Coverdale se cabrea


Careto de " How the fuck... you dare!


Qué mal se ha tomado Coverdale las críticas a su último disco de versiones de Purple. Que quién es la gente para criticar su decisión, que como osamos, que no somos dignos...calma, calma hombre: como siempre ni tanto ni tan calvo ¿No David?

A mí el motivo que ha esgrimido, rendir un homenaje a Jon Lord a través de la serpiente, ya que Blackmore (o las brujas de su entorno) no quiso saber nada (qué novedad) me parece bien y me lo creo. Que la cosa haya quedado en un tributo heavy metal a Deep Purple con su voz, como hay muchos ya es harina de otro costal. En peores plazas hemos toreao...por ejemplo, con lo que hace la formación actual de Deep Purple con el innombrable Gillan. 

Lo peor de todo es esa...altanería de David Coverdale. Que sí, que altanería, chulería y David Coverdale deberían ir como sinónimos en un diccionario pero...no está en condiciones de mirar por encima del hombro, por muy leyenda que sea. 

Si me escuchara le diría que sus días de gloria han pasado hace mucho y se está paseando por el borde del abismo... un día de estos se cae y se va armar una buena. Y creo que no pocos músicos cercanos se lo han dicho y lamentablemente no ha echo caso No se puede no escuchar a nadie más allá del "yes sir, no sir" y si alguien te lleva la contraria echarlo de la banda. Me estoy acordando de Marco Mendoza, que le dijo que si creía que estaba en los tiempos de 1987 se estaba equivocando...y adiós Marco Mendoza, pobre hombre, todo un "currelas" del bajo... David, te puedes pegar una torta considerable...guarda tanta chulería un poco. Como cuando estabas en el Mark III, por cierto. 




sábado, 6 de junio de 2015

Rickie lee jones: una voz preciosa, antes y ahora




A Rickie Lee Jones le falta un poco el reconocimiento unánime que con el paso de los años han conseguido Joni Mitchell o Marianne Faithful, aunque en  la sección de veteranas, es más joven que ellas, eso sí. Pero sus últimos trabajos no tienen la repercusión de las otras dos, ni el debut ni pirates son unos discos tan elogiados, al menos eso me parece a mí,  como blue o broken english. 
Y Rickie Lee Jones, entre otras virtudes, tiene y tenía una voz especial, muy dulce y a la vez muy expresiva, con unos sube bajas perfectos. De sus dos primeros discos es un disfrute no solamente Chuck E is in love, tan Waitsiana (no creo que haga falta recordar otra vez que entonces eran pareja) sino también night train, un tema simplemente precioso, coolsville, en la que su voz llena los huecos del piano, we belong together, la embrujadora pirates...muy muy recomendables. 

Pero como digo en el título del post, pasados unos años, esa voz se ha conservado casi intacta. En el 2007 volvió al primer plano con the sermon on exposition boulevard, en el que si escuchas temas como where I like It best o I was there acompañada solamente de guitarra acústica parece que no hayan pasado casi treinta años para esa voz y que no tiene nada que envidiar a artistas mucho más jóvenes que ella. Y ha seguido con cosas curiosas como the devil you know, un disco de versiones, en el que hay que ver como hace suyas temas tan emblemáticos como the weight y que termina este año, en el que sacará a través de pledge (qué curioso en una artista tan consagrada) un nuevo trabajo con material propio, el primero en diez años. Ojalá que consiga ese reconocimiento de gran dama que merece. Solamente por esa voz tan especial se lo merece. 







viernes, 5 de junio de 2015

Discos de carretera y manta: Neil Young prairie wind


Palabras mayores para retomar la sección. Quizás el álbum más intimista de Neil, al menos en mi opinión. Le faltan los años que han hecho míticos a Harvest o a on the beach, pero por ejemplo, nunca he sentido tan cercano al tío Neil como aquí. 

De hecho, a la hora de grabarlo tanto harvest como harvest moon estaban en su cabeza, aunque no parece una continuación, una tercera parte. En lugar de eso es un disco marcado por cosas importantes: la muerte de su padre y sus propios temores antes de someterse a una operación de la que podía no salir. En lugar de recluirse sobre sí mismo Neil Young salió a corazón quitado y parió una maravilla, para escuchar con las ventanillas bajadas, a poca velocidad y si es posible con el viento de la pradera a un lado. 

Porque, madre mía, que disco. Desde esa filosofía sencilla de the painter (si sigues todos tus sueños puedes perderte/si sigues tus sueños acabarás perdiéndote) o la increíble it´s a dream, que te va a hacer soñar pasando por esa reflexión sobre el momento, posterior al 11S, esas canciones de despedida por si acaso que son "falling off the face of earth" o "far from home" (nada triste por cierto) ese prairie wind en que recuerda a su padre y consigue que sientas ese viento encima tuya...una canción de amor sencilla y redonda a la vez como here for you, this old guitar en la que te sientes muy cerca del tío Neil, como decía antes, el guiño a Elvis y ese final a lo grande de when god made me, que es casi un espiritual lleno de preguntas. Impresionante, sí. 




El nuevo disco de Jason Isbell


No nos ha hecho esperar mucho el americano después del magnífico southeastern: este mes de julio tendremos nuevo disco, llamado something more than free



Aunque me fío mucho de este Jason Isbell recuperado para la música, me hacen recelar algunas cosas: siempre que hay una continuación a un álbum "seminal" de esos que marcan un antes y un después (y southeastern lo es, desde luego) parece que falta algo, que no está a la altura...es difícil mantener el nivel. Y bueno, en tiempos felices para un artista enamorado y pelín "enchochao" el nivel a veces suele bajar...aunque supongo que Jason  Isbell lo que menos tiene es ganas de volver a bajar a los infiernos (máxime viendo lo guapa que es su mujer Amanda Shires, a ver qué papel juega ésta también en el nuevo disco) Ya veremos el mes que viene. 

Por lo que he ido investigando, parece que seguirá en esa senda entre el country y el rock, con canciones personales y de personajes, marca de la casa.El tema que da título al disco sí parece una golosina...el productor es el mismo que en Southeastern, eso es un punto positivo.  Y que versionando a Warren Zevon, casi nada, la parejita se complementa muy bien. 



bendita inspiración, eso sí...

jueves, 4 de junio de 2015

celebrating the 90´s with the Ayatola: Michael Bolton y Kenny G, grand finale


La sección de la década caótica y catódica llega a su fin con los dos tipos más impresentables a los que puedo dar "cancha" en el blog, responsables en su día de que emprendiera este viaje por las tinieblas, no vaya a ser que se conviertan en artistas de culto con esto del revival, que cosas peores hemos visto.
 
 
Sobre el amigo Michael, como ya comenté en su momento, perdió el norte justo antes de empezar la década en 1989 y la jugada melena leonina + vozarrón de crooner +versiones descafeinadas le sirvieron para hacer caja sin ningún tipo de pudor en cuanto arrancó la década ¡Y pensar que se pensó en él como cantante para Black Sabbath!
 
" ...and a lot of jeta"
Este disco es la repera, en el peor sentido del término. Aquí el amigo se casca balada tras balada infumable, tirando de chequera para que Diane Warren o Desmond Child facturaran para él algunas de sus peores canciones. Y por supuesto los dos "higlights" a recordar:
 
 
No sé que es peor, si la versión de un tema más quemado (por su exposición) que la moto de un hippy con esos alaridos apasionados o su alianza con el otro innombrable, que no queda ahí...
 
 
En fin, Michael se convirtió en el ídolo de las maduritas de la década (yo no conozco a ninguna chica adolescente o jovencita entonces que diga que era fan de este hombre) y su melena leonina causó sensación y vergüenza ajena a partes iguales (en dura competencia con el tipo aquel de la doctora Quinn, sí, una breve moda de melenitas para maduritas) y le dio para un nuevo engendro, aunque aquí ya pinchó el globo un poco, por mucho que saliera insinuando pecho lobo. La verdad es que se repetía una y otra vez, hasta el punto que How I am supposed to live without you era un tema casi a reivindicar...y jugar a macarrilla le salió mal:

 
En fin, a partir de ahí siguió en esa línea, aburriendo a las ovejas y demostrando con aquellas fotos famosas con cutre purito , gin tonic y chavala veinte años más joven en mano que su giro "melódico" fue por amor al arte. Con eso de que se corto las ridículas greñas empezó un cierto "perdón", recordando su etapa en blackjack, su primer disco en solitario, etc...pensarlo bien. Sigue haciendo (perpetrando) cosas como ésta a precio de oro, por supuesto:
 
Al enemigo ni agua
sí, quiero estamparte el
 Grammy en el cogote ¿Qué pasa, tío pelma?
 
Y si de enemigos hablamos, hagámoslo del sujeto musical más terrible de la década, como "broche" final ¿De dónde diablos salió este tipo? ¿Y cómo durante unos años estuvo hasta en la sopa en la tele o la radio? ¡Le recuerdo hasta con Steve Urkel en un episodio de cosas de casa! Con todo aquel rollo de la relajación o la new age que se puso de moda en los 90 se nos debió de colar, eso sí a lo grande...este artefacto vendió doce millones de copias...y sí, tuvimos Kenny G para demasiado rato,   con sus rizos larguísimos, su cara de panoli que parecía pedir perdón por darte la brasa (pero te la daba) y su saxo de contralto, que tocaba como si se estuviera fumando con desgana un celtas...daba la impresión de que en la ducha o sentado en el wáter te ibas a dar la vuelta un día y te lo ibas a encontrar allí, intentando amenizarte pegado a tu oreja el "momento". Podía haber estado bien, en el fondo...no diré dónde le habría metido el saxo si me lo hubiera encontrado... el hombre por cierto, aún vilipendiado por medio mundo sigue erre que erre, aburriendo a las ovejas: sus dos últimos discos los ha dedicado a la música india y a la bossa nova. Qué mal habrán hecho la música india y la bossa nova, digo yo...
 
Y por supuesto, no podía faltar su amistad con el otro menda. Dios los cría y ellos se juntan y perpetran esto
 
 
En fin, los noventa...mucho, mucho cuidado con su revival...y gracias por haber aguantado hasta aquí. Me voy que estoy oyendo unos ruidos raros en el baño, parecen un saxo...
 

 

 



 
 

 
 
 
 
 

Más B.B. King: de gira con los Stones y de jam con Jimi Hendrix


Jagger talking with the King
Con los homenajes al fallecido BB King vas descubriendo o redescubriendo cosas que habías pasado por alto y que te recuerdan lo grande que fue este hombre, antes de las últimas décadas de homenaje.
 
Por ejemplo que su conexión con el mundo del rock  no es algo nuevo y que siendo un bluesman acogió bien esa nueva "movida" sesentera de jóvenes que veneraban el blues, algo que no todos sus colegas hicieron y colaboró con ellos. Dejando grandes momentos claro:
 
 Como cuando los Stones lo incorporaron a su gira americana en 1969. La gira de Beggars Banquet, casi nada. Aprovechando el éxito de the thrill is gone , los Stones, fans del blues desde el primer momento, hicieron que formara un cartel casi de ensueño, con Ike y Tina Turner, Terry Reid...y Chuck Berry, también en el candelero, sustituyendo al propio BB King. Ahí es nada.
 
Por fortuna para nosotros, con la reedición de get yer ya ya´s out parte del set de BB King, igual que el de  Tina Turner formó parte de la reedición, para disfrutar y homenajear hoy al maestro.
Y como no, the King´s jam con Jimi Hendrix en 1968, en Nueva York. Los dos mano a mano ahí, en un club, dejando un bootleg mítico...aunque esas cosas son para músicos y fans muy fans. Pero ahí está un documento para la historia.