sábado, 31 de octubre de 2015

Gigatrón: Charly Glamour está (y sigue) como las maracas de Machín


" Surfin Valencia"

Gigatrón está de gira presentando mar de cuernos...diez años después (Caray, ya han pasado diez años...) y su líder y alma máter Charly sigue en el mismo plan que siempre...haciendo una parodia del jebi que a veces no parece parodia... y totalmente desfasado. Hay veces en que me pregunto si el hombre detrás del "mito" no está, para bien, un poco tocado del ala de verdad, aparte de tener el paquete hipertrofiado, según confesión propia. Porque algunas de sus canciones siguen teniendo "tela"...hay veces en que pienso que la confesión que hace en su biografía de que no ha estado un minuto sobrio en treinta años...puede que sea cierta y todo. Si no uno no se explica cosas como...




Tremendo ¡Spiz metal a tope! esa es la frase que a veces se me ha escapado cuando he acabado en algún garito jebi de esos que siguen igual veinticinco años después (mobiliario y parroquianos) y ha sonado algún tema de ritmo parecido. Y es que la mezcla de agudos y gritos varoniles de Charly no tienen precio. 


Para qué cantar en inglés "fino" si se puede mezclar a Brian Johnson con el clásico guachi guachi del fan hispano...




Todo lo que apuntaron en su debut se plasmó en Mar de Cuernos, un disco que navega por la (parodia) de todos los géneros del metal y pone además los puntos sobre las íes con temas sociales...como éste: Charly adiestra en plan señor Miyagi a una promesa heavy y le sale un moderniqui. No somos nadie


¡Funky metal!



¡Y rock andaluz con ribetes "calós"!la facilidad para travestirse vocalmente del amigo Charly también es para tener en cuenta. No hay mejor ejemplo que esta canción, donde parece que ha entrado en el cuerpo de Manolo Martínez de Medina Azahara...


El hittrashit, el disco de "versiones" de otros "robadas" a Gigatrón también tiene su miga...especialmente este "carry on" de Manowar que suena tan épico como el original (y cachondo, que es lo que le falta a Joey DiMaggio y sus compinches aceitosos) Esos "chuta,chuta" del final son impagables. 

 

Y por último la prueba de que Charly sigue como las maracas de machín en su último disco...¿un villancico heavy celta?

Charly, tiene usted que hacérselo mirar... pero no cambie nunca ¡rock n roll épico húmedo y lírico!



viernes, 30 de octubre de 2015

Rolling Stones: así fueron las giras de los nuevos "from the vaults"



Los Stones tiran de archivo y sacan del cajón más y más material de sus giras: el último lanzamiento además es doble: live at Tokyo Dome 90 y Live in Leeds 82. Todo en dvd, blu ray, vinilo cuádruple, doble cd...la casa por la ventana, como es costumbre en their satanic majesties houses.

Para ponerlos en perspectiva, me gustaría hablar un poco de esas dos giras históricas de estos dos lanzamientos, la de Tattoo You y wheels of steel/urban wheels. Míticas, por supuesto. Ninguno de estos dos lanzamientos son moco de pavo. 

En la primera, se lanzaron primero a los estadios de Estados Unidos, empujados por un buen trabajo Tattoo you, que sin ser some girls tenía ecos de aquel: Start me up, su último pelotazo, Black Limousine, esos dos medios tiempos geniales que son fool to cry y waiting for a friend, con solo de saxo a cargo de Sonny Rollins (a mí que no me pidan más, claro) El disco había funcionado muy bien y los Stones se disponían a hacer caja. Por lo menos Jagger, que se encerró en una granja de Connecticut a hacer números mientras en la parte de abajo Richards y Ronnie Wood jugaban al billar y se pegaban un lingotazo y cosas peores. Las cosas estaban bastante tirantes al parecer, porque Jagger le hizo firmar a Keith una cláusula por la que en todos los conciertos mientras Keith atacaba little T&A él se marchaba del escenario. Pero luego, empezada la gira todo fue bien, con escenario de trescientos metros y tocando por las tardes en estadios, algo bastante novedoso para los Stones, como la pinta "ochentera" que estrenaban, sobre todo Mick Jagger tirando de suspensorios.
y...de huevera
 De la gira saldría un vídeo en directo (con la opinión de Richards) let spend the night together y un disco, still life que no son gran cosa, comparados seguramente con este nuevo lanzamiento en el que los Stones seguramente hayan echado el resto en cuanto a sonido e imagen. La gira que todos recordaréis por el famoso concierto del Vicente Calderón, con Jagger pasando la mopa... 
Mito stoniano patrio. 
Steel wheels y Urban wheels son otra cosa. Si los Stones de nueve años antes estaban tocados, las relaciones entre ellos muy tirantes y Ron Wood echo unos zorros ahora llegaban en forma, con un disco tan bueno como tattoo you, que habían grabado de un tirón y no sacando cosas del cajón y decidieron hacer su gira más ambiciosa, la primera como "dinosaurios" que fue todo un éxito, con pantallas gigantes, muñecas hinchables, pasarelas...y arrasaron con todo. 
Que quede claro
Incluso se presentaron en Japón, de donde ahora sacan el Tokyo Dome por primera vez y dejaron para la posteridad otro directo, flashpoint (que por cierto ya incluye cortes del Tokyo Dome) y una película para Imax, que quizás sea el lanzamiento de más calidad stoniano que hay en vídeo. 
fans famosos...
                                                     
...y teloneros de lujo
Siempre me ha sorprendido que haya gente que piense que en esa gira los Stones sonaban regular, despistados por el tiempo que habían pasado sin tocar...a mí me parece todo lo contrario. Pocas veces han sonado mejor jumpin jack flash o hasta satisfaction en grandes estadios como en esta gira. 




















jueves, 29 de octubre de 2015

Bandas que se han ido al limbo...demasiado pronto


Lo he pensado al leer crónicas de la gira que han hecho Diamond Dogs por España este mes: En todas se dice que media entrada como mucho...la visita de los suecos ha tenido poca repercusión igual que su último disco. Una banda muy apreciada (para lo que es del mundillo del rock n roll) y venerada por cierta prensa que se nota que en diez años más o menos ha caído en el olvido, en el limbo.
si se descuidan, tienen más gente
en el escenario que viéndolos


 Pues encima hay casos peores. La música a veces es muy caprichosa...  

The Bellrays 


con sus raíces punk y soul y una de las primeras frontwoman de las de verdad de la década, Lisa Kekaula (con su pelazo afro incluido), eran grupo fetiche en la prensa y no había serie Z o Azkena de hace una década arriba o abajo que no contara con ellos (nunca defraudaban) y...al limbo. Aunque ellos son bastante responsables: su último disco es de 2010 y su última actividad en su web...del 2013. Parece que han vuelto a girar por Australia este año, a ver qué tal. Si vuelven les va a costar ganarse a su público otra vez. 



Mother Superior
La culpa de todo la tiene la mosca perilla
                                                    
Grupo populero por excelencia, Marcus Blake aún escribe para la revista, gracias a ese apoyo giraron mucho y sus discos tuvieron eco y buenas críticas: 13 violets, moanin...a mí me parecieron siempre un grupo que no acababa de dar ese salto de calidad, que se les iba a pasar el arroz...y así ha sido. Llevan sin publicar un disco del 2008 y por no tener, ya no tienen ni web. No tengo claro si se han separado o están en un "hiatus" pero desde luego han caído en el olvido, colaboraciones populeras aparte



Nashville Pussy 
Peacho de lengua

Clásicos del rock sureño más "sucio" (para bien) también tenían mucha popularidad. Por lo menos la guitarrista, Ruyter fijo, la versión femenina del cock rocker total con esos escotazos de cuero, los tops de leopardo y  los flirteos en escena con algún "afortunado" del público, que tenía que mirar de reojo al marido al lado, que el hombre acongojaba un poco. Pues siguen en activo, aunque ya no cuentan con la bajista tan guapa aquella, Katielyn Campbell (ahora sigue un largo "ooooooh" entre los lectores masculinos) Pero volviendo a la música, ahí están con un disco el año pasado up the dosage y de gira por Estados Unidos. Aquí parece que se les ha pasado el arroz...


domingo, 25 de octubre de 2015

y más lanzamientos de Neil Young...


Ya dije la última vez que hablé del tío Neil que pronto tendríamos noticias suyas...y claro, así ha sido. Libro y disco extraído de sus archivos. 

Referente al libro, ya lo habréis visto por ahí: 


Neil Young se pone a hablar de sus grandes pasiones (aparte de la música, el Pono, las maquetas de tren y Daryl Hannah) esto es los coches...( y parece que también habla de perros) Y por supuesto, lo que podría ser un tostón en el caso del maestro se convierte en algo peculiar: no en vano los coches han estado presentes en su vida desde que viajó por primera vez a Los Ángeles hasta el documental aquel sobre el coche eléctrico que rodó hace poco...así que supongo que volveremos con él a repasar su vida y milagros otra vez a través de los vehículos, aparte de, con lo que le gusta divagar, acompañarle por esas carreteras secundarias por las que le gusta salir, como todo rockero hecho y derecho debería hacer. Por cierto, no tiene mal gusto el tito Neil con los "bugas" :



sopla, la portada de Peter Gabriel I 
Y pasando a los discos,desde hace pocos días tenemos a la venta éste: 


A los fans más veteranos os va a gustar, no en vano es un directo de la gira que le trajo a España por primera vez a finales de los ochenta, que para muchos fue una pasada, la prueba de que Neil Young estaba a punto de volver para quedarse. además con hasta siete bonus tracks inéditos. 



Y así, hasta dentro de poco, seguro...a ver con qué nos sorprende ahora



sábado, 24 de octubre de 2015

Steve Marriott, un personaje poco conocido...y muy interesante


Sí, para amantes de rock clásico el líder de Small Faces o Humble  Pie es un mito, pero su biografía no es tan conocida como es debido...y Steve Marriott era alguien a estudiar. Más allá (o incluyendo) de su talento y su fantástica voz negroide. 

Por ejemplo que fuera fan de Buddy Holly que ya tocara en clubs y cafés a los trece años...antes de formar parte del musical Oliver durante un año entero en Londres, que estuvo a punto de hacer que se decantara por hacerse actor (menos mal que eligió la música) y que antes de montar los Small Faces pensó en formar un dúo con un amigo, un tal David Jones que luego se cambiaría el nombre por Bowie...y que viera en un jovencito Peter Frampton algo más que una cara bonita, tanto que ya pensó meterlo en los Small Faces cuando estos estaban en activo.
Frampton, Bowie y Marriott early days
 También es uno de los primeros músicos que dieron un giro de 180 grados a su carrera, pasando del pop/sonido mod de su primera banda al primer hard rock con Humble Pie, cambiando de aspecto radicalmente por el camino. Algo a lo que no le daba mucha importancia: pensaba que era cosa de la edad (mira, como la canción de Modestia Aparte) que era normal cambiar a los 22 años...seguramente tuviera razón.
Adiós flequillo Mott, hola bigotillo setentero
 Aunque antes pudo estar metido en el que habría sido el supergrupo definitivo, si Brian Jones se hubiera decidido a colaborar con Lennon y Jimi Hendrix mas allá del rock n roll circus. El Stone había pensado en él como cantante...lo que habría podido salir de ahí. 


En Humble Pie conoció lo mejor y lo peor del mundillo musical, consiguiendo por fin un exitazo con rockin the Fillmore, pero enganchándose al alcohol y la coca. Su suerte pudo cambiar cuando hizo una audición con los Stones, aunque el puesto ya estuviera casi adjudicado a Ron Wood y esa audición fuera algo casi protocolario...al igual que para Mick Ronson y Rory Gallagher, que probaron el mismo día. Los Stones sí que sabían hacer una audición, desde luego. En lugar de eso, reformó a los Small Faces sin Ronnie Lane cuando se reeditaron sus discos a finales de los setenta y tuvieron casi más éxito que cuando salieron...pero la cosa no cuajó. Igual que pasaría con una nueva versión de Humble Pie y un proyecto a medias con Ronnie  Lane, Majik Mijits... que no vio la luz hasta después de muertos los dos. Todo salpicado por amenazas de la mafia...finalmente volvió a Inglaterra a mediados de los ochenta, sin un duro en los bolsillos y empezó de cero, convirtiéndose en un habitual del circuito de pubs y clubs, dando una media de 200 conciertos al año. Al parecer no echaba de menos los días de gloria de Humble Pie como cabría pensar: Marriott era un animal de escenario y disfrutaba dando conciertos, aunque fuera para pequeñas audiencias. Al final de su vida estuvo a punto de revivir una vez más la banda con Frampton, pero aquel incendio maldito lo impidió. 

En definitiva, un personaje con una biografía a descubrir... hay por ahí libros y algún documental muy interesantes. Aparte de ponerse una vez más los dos primeros discos de los Small Faces, que acaband de reeditar, Odgens nut gone flake, smoke, el Rockin the Fillmore...












viernes, 23 de octubre de 2015

en defensa de...la E.L.O.


vivan las antiparras ahumadas, sí señor


Seguimos defendiendo a bandas clásicas, de esas que no son imprescindibles para mí pero que no pueden faltar en la estantería. En ese caso con la ELO con Jeff Lynne al frente. Aprovechando que parece que van a sacar nuevo disco con él al frente. 


En el caso de la ELO y de Jeff Lynne lo que hay, creo, más que recelo es cierto "cachondeo" por sus producciones recargadas: que siempre te puede meter otra capa de guitarras más y esas cosas...que donde más se nota, aparte de en los discos de Tom Petty es en su banda más famosa. Tampoco es algo tan malo ese "barroquismo"...sobre todo si tienes "eso"...es decir, talento innato (o el famoso mojo) y Jeff Lynne lo tiene, desde los lejanos días de the move


y ya nos metemos a fondo con la Electric light Orchestra...

Don´t bring me down



Claro, como no hablar de don´t bring me down...todo un hit casi discotequero (para bien) que te anima en cualquier momento. Falsetos y esos míticos "frushhh" que hay que imitar al menos una vez... escrita por cierto deprisa y corriendo por Lynne. Los tipos con talento hacen esas cosas. 

Last train to London



Tres cuartos de lo mismo...y además más elaborada que don´t bring me down. Tiene su cosa...aunque a lo mejor para disfrutarlo hay que coger el último tren a Londres de verdad. 

Mr Blue Sky


la prueba de que Lynne tiene una sensibilidad pop a la altura de los más grandes

Rock n roll is king 


y sin despeinarse esos rizos cuasi afro, se marca un homenaje al rock n roll perfecto...

Roll over Beethoven 

...después de haberse marcado la versión más curiosa (y mejor) del tema de Chuck Berry. Intro clásica, solo de violín, guiños al rock progresivo...La ELO y Jeff Lynne no sonaban nada mal

y por cierto, ya ha adelantado un single de su nuevo trabajo...en la misma línea de siempre. O sea, que para bien.

me ponga un cuarto de perilla y medio de bigotazo...
y melenas por doquier

jueves, 22 de octubre de 2015

en defensa de... los Eagles



Take it easy, dude
Lo comentaba Rockland hace poco: Los Eagles son uno de los grupos, por alguna razón, más denostados en el rock. También hace unos días leí un titular en una revista que insistía en esa "tendencia" ¿Por qué será? Quizás por lo famosísima, hasta lo exagerado, que se ha hecho una canción como Hotel California (Temazo...que la "mala" es la versión de los Gypsy Kings) porque se han pasado con el farewell tour, que no sé si siguen todavía haciendo caja o porque en persona (parece) Don Henley deja mucho que desear y que Joe Walsh está un poco sonado...yo qué sé. El caso es que una vez más hay que aplicar, por lo menos con mi punto de vista, el que es quizás el mejor refrán de todos los tiempos: ni tanto ni tan calvo. Ni son una banda que defenderías con los puños ni han dejado de tener sus grandes momentos, en forma de canciones. En mi caso serían: 

Take it easy: 



Un tema de carretera, de los de ponerse con las ventanillas bajadas y el solecito, de su segundo álbum que es para nota

Desperado 

Una balada de las que ya no se hacen, con Don Henley encajando perfectamente la voz con el piano. Capaz de rivalizar con la versión de la gran Linda Rondstadt 

After the thrill is gone: 

La prueba de que a la hora de crear canciones intimistas, los Águilas sabían hacerlo muy bien, mucho mejor que en la famosa new kid in town (que tampoco está nada mal)

I can´t tell you why


Y si encima le añadían falsetos y armonías vocales, mejor que mejor

Get over it

y encima fueron capaces de volver muchos años después de su separación y ser capaces de lanzar un tema rockero y pegadizo, que sonó y mucho en la radio. Qué tiempos noventeros, con el hell freezes over...


Y no soy muy original, pero el tema estrella me parece descomunal...

los Eagles y la variedad: ponchos, chupas y chaquetas marineras... 

domingo, 18 de octubre de 2015

Dear Mr President, el disco de culto que no ha dejado de serlo


Hace unos años,en la era pre internet o cuando no era tan fácil conseguir material en la red, al menos para lectores de Popular 1 hablar de discos de culto o raros era hacerlo del debut de Rock city angels, de Junkyard y del disco del que voy a hablar. El tiempo e internet han puesto en su sitio a las dos primeras bandas, Bobby Durango puso en marcha una versión de la banda y sacó una versión alternativa de young man blues mientras que Junkyard empezaron a juntarse para actuar, precisamente en España (esos Serie Z) y hasta han sacado un nuevo single hace una semana. Pero el disco de Dear Mr President sigue en ese limbo de los discos de culto. 

Hasta la portada es misteriosa

Surgidos en pleno auge del glam metal, Dear Mr President eran hasta cierto punto una rareza, por el gusto por el buen pop y por arriesgarse más que las bandas angelinas a la hora de componer. Quizás por eso no llegaron a ninguna parte a nivel de ventas, con todo a favor y nunca llegaría el segundo disco. Pero que calidad y mala leche había en Daddy have you ever arrested, el toque ochentero (para bien) de Fate, la sensibilidad de flesh and blood (Julian Raymond era un cantante muy versátil) o de what´s the world coming to? que tanto tiempo después, para mi sorpresa, grabarían ni más ni menos que Fleetwood Mac. Habrían marcado una época, de haber nacido en otro sitio o incluso en otro momento, un par de años adelante o después de 1988, pero...ahí se ha quedado el disco y la banda, en el limbo de los discos de culto. Y todavía, a pesar de estar en la aldea global y todas esas cosas, rodeado de cierto misterio. 








sábado, 17 de octubre de 2015

The Mission UK, otros reyes de las caras B y el descarte


Otra banda que conozco experta en reservarse mucho material en sus discos. Como además phonogram aprovecha para sacar de vez en cuando recopilatorios o antologías de caras b y remixes interesantes de su etapa clásica, como este último: 


mejor hacer un pequeño recorrido por los tesoros de la banda de Wayne Hussey. Como por ejemplo las caras B de los primeros singles que lanzaron, nada más formarse antes de editar el primer LP Gods own medicine, simplemente numeradas y con motivos esotéricos en la portada (que debn valer un pico hoy en el mercado de coleccionistas)
Where it all began...
 Donde encontramos temazos como:



o esta fantástica versión de Free a todo trapo



Tanto material hay que dio para editar un primer álbum, the first chapter, con todos los singles de esos años que también es muy recomendable. Pero  una vez que empezaron los larga duración, tampoco se quedaron atrás a la hora de dejarse canciones en el cajón o sacarlas de tapadillo como caras B, incluyendo versiones en directo con la formación original en su mejor momento: 

esos mix de siete pulgadas tan ochenteros que suenan a gloria: 


o versiones alternativas, producidas por Tim Palmer en lugar de John Paul Jones. Casi nada: 



Para carved in sand grabaron tanto material que les dio para sacar el mismo año, 1990, todo un disco de descartes, versiones alternativas...grains of sand.

Que contiene hasta pequeños clásicos de la banda:



y temas que no se explica uno como se quedaron fuera de Carved in sand: 


Como veis mucho material y del bueno. Quizás The Mission es de los pocos grupos de los que merece la pena hacerse con un recopilatorio

viernes, 16 de octubre de 2015

Escuderos del rock n roll


Vamos con más "segundos espadas" de auténtico lujo:


Tim Reynolds (Guitarra, Dave Matthews Band)


Obligado hablar de él. Por supuesto se relaciona sobre todo a este guitarrista con la DMB, tanto que es el fundador indirecto: tocando en un local de Charlottesville, Virginia, se hizo amigo de un barman sudafricano aficionado a la música, le sugirió que contactara con algunos músicos con los que ya había tocado...y el resto es historia. Aparece en la mayor parte de los discos de la banda, desde 2008 es miembro fijo y como digo ha rockerizado más al grupo, aparte de girar con Matthews como dúo de guitarristas, del que es mentor. Aparte tiene ya nueve discos en solitario y cinco con su propia banda, T3. Sin ser un virtuoso, se atreve con todo y en todo responde: si hace falta una Les Paul, una les paul, si una flying V, una flying v....así es normal que una banda gane y mucho en su sonido. 

 

Tim Cappello (Saxo, Pete Gabriel, Tina Turner)


Aka el saxofonista mazas. Siempre me había preguntado quién era ese tipo con pinta de actor porno (Supongo) con coleta que tocaba el saxo nada menos que con Tina Turner, que no llevaba precisamente mataos en sus giras y hace poco, indirectamente, me he enterado de que era este Tim Cappello. Si hasta el nombre es de actor porno ochentero... (supongo) personaje absolutamente desconcertante, por supuesto. No solo va de cachas, con coleta y probablemente embadurnado de aceite sino que el tío se monta unos numeritos "lúbricos" que pa qué. Y al mismo tiempo grabó los dos primeros discos con Peter Gabriel y giró con él, antes de ponerse cachas, eso sí. Luego tocó en una banda de "Porn rock" (en serio) llamada Ken Dolls y de ahí lo fichó la Turner, para las giras de sus años dorados. El tipo le cogió gusto a aparecer en pantalla y lo "disfrutamos" en Corrupción en Miami y en una aparición antológica en jóvenes ocultos. Ochenterismo puro y duro, para lo bueno y lo malo: 

 

Jaz Coleman (voz, teclados, orquesta...Killing Joke)


Aparte de ser el cantante y líder de la banda industrial británica, Jaz Coleman, con su formación clásica tiene un currículum abultado en grabaciones de otros artistas: desde Sarah Brightman a The Mission aparte de grabar discos con versiones orquestales de Pink Floyd, The Doors o Led Zeppelin. Y aún le ha sobrado tiempo para seguir con su banda y dirigir a orquestas, incluida la Royal Philarmonic, en conciertos "convencionales". Aunque desde luego no es un tipo convencional...




Steve Cropper (guitarra, Booker T and the Mgs, Otis Redding, Sam and Dave, The Blues brothers...)




Si hubiera un ranking de escuderos del rock n roll, Steve Cropper estaría en lo más alto, en el top 5 por lo menos. Aunque solo se le conozca entre el gran público por algo relativamente anecdótico (es el guitarrista de la banda de los Blues Brothers en la película) el currículum de este hombre tira de espaldas: músico de estudio de stax durante los sesenta, fundador de los míticos Booker T and the MGs,  su guitarra suena en temas míticos como soul man, knock on wood, in the midnight hour o sittin on the dock of the bay (qué barbaridad, oiga) músico de estudio para una ristra de artistas casi inabarcable: Rod Stewart, José Feliciano, Jeff Beck, Ringo Starr, John Lennon...y sí, por supuesto con Dan Akroyd y Jim Belushi: play it Steve!



Mark Gemini Thwaite (The Mission, Peter Murphy, Tricky the Young Gods...)

Y terminamos con el guitarrista comodín de la escena gótica, sobre todo desde que entró en the Mission, ocupando al fin la vacante que había dejado Simon Hinkler, tocando sus partes muy bien en directo pero sin copiar su estilo en estudio. Con la banda de Wayne Hussey grabó cuatro discos,siendo los mejores Neverland y god is a bullet , aparte de su etapa en Tricky, acompañando a Peter Murphy en directo y montando proyectos con gente de pedigrí como Ginger, Paul Raven o Al Jourgensen de Ministry. 







jueves, 15 de octubre de 2015

Dave Matthews Band, Madrid 12 de octubre 2015








¡Vaya, al final hubo concierto!


Estuve todo el lunes con sensaciones encontradas, pensando que sí, que iba a ver a la banda y lo raro que iba a ser que tocaran en un sitio como el Palacio de los  Deportes (me resisto a llamarlo como al banco) Iba temiéndome lo peor en cuanto a asistencia y acerté, aunque al principio sí que encontré colas (y en el ya mítico de los Who cuando llegué hora y media antes de que empezara, no había ni cuatro personas esperando) al final la cosa quedó en media pista, algo más. Todo muy deslucido, además con las gradas tapadas de negro (en plan ataúd) algo que por cierto afecta y mucho al sonido, durante un par de momentos hubo unos ecos rarísimos al hacer el delay desde la mesa de sonido, menos mal fue algo que no distrajo a la banda. Es una pena, después de que por una vez se acertara con el palacio y la acústica al reconstruirlo, volvemos a atrás en el tiempo anulando su estructura y a que los conciertos suenen casi tan mal como en el original. Nos encanta ir como los cangrejos, desde luego. 

Respecto al público, mucho "guiri",pensé que iba a estar por primera vez en un Columbus Day más que en el Pilar, con tanto yanqui, aunque también había portugueses, franceses, alemanes...un mix curioso al que hay que sumar la aportación nacional, siendo la mayoría lo que en el foro Azkena rock han bautizado de forma acertada como "Felipes",
¿será en honor a Preparado y por ende a Letizia
ahora que son "ruockeros"?
esto es, los que van por que es donde hay que ir, arreglados como si fueran al Joy Eslava y no se sabe muy bien qué pintan por allí. Conté tres camisetas rockeras en todo el concierto, con la mía (y aceptando la de Muse como pulpo/animal de compañía) Por cierto, el comportamiento de los americanos cuando van a un concierto también es muy curioso, por lo menos en este. No hacían más que ir en masa al bar que han puesto a pie de pista (lo han comercializado todo en el Palacio, también eso da algo de pena) en mitad de una canción para volver con un mini, a veces varias veces, a mirar el móvil y hablar por los codos.Ojo también a los que se ponen a bailar en plan trance...será un fenómeno cultural que se me escapa. 
mi rinconcito a salvo de Guiris y Felipes
En fin, hablando del concierto en sí...puntualidad británica (sudafricana) y Dave Matthews que sale solo a escena a tocar dos canciones, un tema propio en el que demostró que también es un cantante sensacional, llenando el palacio semi vacío con su voz y el piano y una versión, curiosa de ¡Procol Harum! y... sí, ¡era a whiter shade of pale! que por cierto le quedó redonda, sin lo recargado del original. 




Es entonces sale la banda al completo (por algunos, batería y violinista no pasan los años, por cierto) y empieza la parte con toda la banda. En principio habían planeado tocar dos sets distintos, en acústico y eléctrico, pero finalmente hicieron solamente el eléctrico (por descansar del concierto que habían dado en Lisboa o por desgana por el poco público que habían metido, quién sabe) algo que no ha gustado por ahí a los pocos que lo han comentado en Internet, pero que a mí me pareció bien,aunque sacrificaran así algún tema clave (Grey street, ains) personalmente un concierto de tres horas y media me parece una barbaridad. Con dos horas y media que tuvimos (ojo al dato) me parece más que suficiente. Y demostraron que son una banda solvente, más rockera con Tim Reynolds ya integrado como miembro y la sección de viento, que no consigue hacer olvidar al fallecido Leroi Moore, pero que siempre suena a gloria (hay que ver al gordito del dúo tocar la trompeta a una sola mano, tan pancho)

También ahora entiendo por qué han conseguido ser tan populares (en Norteamérica) No sólo son buenos músicos, sino que disfrutan jugando con sus temas y no avasallan al público (el efecto "Yngwie Malsteen")  y las partes instrumentales tienen ese algo que llega, a mí consiguieron emocionarme un par de veces, en the space between y en el "duelo" guitarra violín de lie in our graves. Y por supuesto, pueden sonar demoledores. Llevan más de veinte años girando casi sin parar y no se han resentido nada, 
aunque el estuche del bajo
sí que se haya resentido..
no hay más que verlos atacar don´t drink the water o two step, en el mejor bis que he visto nunca (simplemente de escándalo) y mira, he podido hacer karaoke en directocon ants marching, que era algo que siempre me había hecho ilusión. 

En definitiva, un concierto que deja buen sabor de boca, más cuando pasan un par de días y te acabas viniendo un poco arriba recordándolo y disfrutándolo más oyendo los discos que tienes de la banda..., algo que creo que nos suele pasar por aquí. 

Setlist: death on the High seas/a whiter shade of pale/ one sweet world/you must die trying/ 41/Rhyme and season/if only/Satellite/ lie in our graves/ Why I am/ Mercy/don´t drink the water/ the space between/what would you say/ you and me/so much to say/ anyone see the bridge/Ants marching/two step. 












     

sábado, 10 de octubre de 2015

te lo recomiendan...ya que nadie más lo hará: Hugh Cornwell beyond Elysian fields



Vuelve una sección "fija" del blog, en este caso dedicada al ex cantante de los Stranglers. Que por cierto está de actualidad (relativa) con la edición de un recopilatorio de sus discos en solitario,llamado the fall and rise of Hugh Cornwell, entre los que está incluido algún tema de este beyond Elysian fields, del 2004. 

Y en este caso lo recomienda Paul Kersey, el mítico personaje Bronsiano de yo soy la justicia que se tomó al pie de la letra lo de no more heroes, se puso un poco de cera en el bigotazo, agarró la mágnum casi fálica es que llevaba y ya ven la que lió. 

no more heroes anymore


Se trata de un trabajo en el que se puede disfrutar de ese cantante de los Stranglers inteligente e irónico, sin la veta punk, claro, tantos años después, pero sin "moñadas" (aceptables) como golden brown y sí mucho humor, mucha causticidad en las canciones de un compositor con talento De haber continuado con los Dire Straits, Mark Knopfler sonaría probablemente así. Aunque escuchándolo tampoco ha perdido la energía y el ritmo de los días de la banda, como se puede comprobar en el tema que abre el disco, land of 1000 kisses, un guiño a España con Cádiz, aunque luego puede pasar a un tema en el que incluso recuerda a Lou Reed o Steve Harey, como 24/7 o ecos de Nueva Orleans, como en mr big, ironía y reflexión a ritmo de acústica en picked by the wind. Un disco en definitiva muy de singer songwriter, marcado por la voz de Cornwell, que te lleva de viaje o cuenta historias de personajes como Henry Moore, en el punto de madurez justo. En solitario, ni antes ni después ha rayado a tal altura, aunque este trabajo haya pasado desapercibido. Por cierto, producido por un nombre legendario, Tony Visconti, que pone el sello de calidad al sonido del disco. 


Por cierto, esto es lo que piensa Paul Kersey de los que oyen a esos Stranglers que pululan por ahí sin Cornwell... 

"ponerse Rattus norvegicus, chusma"

Otis Redding blue



Rockland comentaba hace poco la reedición del cincuenta aniversario del disco de Otis Redding Otis Redding blue y me han entrado ganas de comentar algunos detalles de lo que fue aquel Otis blue, un disco clásico pero que no destacamos tanto. Quizás porque aunque Otis Redding sea una figura legendaria se trata de puro soul y a veces en el rock no se valoran tanto los discos de nuestros "primos" souleros. Craso error en mi opinión 



No hay más que echar un vistazo a la banda que el sello Stax (mítico) puso al servicio de  Otis Redding para este disco. Booker T, Isaac Hayes, Steve Cropper, Donald "Duck" Dunn...casi nada al aparato.

 Todos estaban impresionados por el carisma de Redding, que cuando cantaba les ponía la piel de gallina y se pusieron on fire, grabando a toda pastilla, desnudos de cintura para arriba en un estudio sin aire acondicionado y dándolo todo: En apenas una sesión  interrumpida por la noche para atender otros compromisos (todos los músicos tenían conciertos arreglados por Memphis) y de vuelta al estudio de madrugada después de darse una ducha ya tenían terminado por la mañana Otis Blue. Tal y como suena de bien dice mucho de los músicos, del cantante y de la magia que hubo en el estudio

Otis y compañía a punto de hacer historia


Aún siendo una luminaria del soul, Otis Redding tiene muchas conexiones con el rock. Empezando porque su ídolo de adolescencia era Little Richard...pensándolo ahora, tiene mucho sentido, porque la supo heredar, al menos en la voz la energía de la "reina" del rock n roll y ya desde sus primeros discos gustó a rockeros como los Stones, que grabaron un tema suyo, pain in her heart, meses antes de que Otis Redding les devolviera el favor grabando en Blue la famosa versión de satisfaction. 

Y pasando ya al disco es una mezcla acertada de temas propios y versiones. Otis Redding se inspiraba en ese momento en Sam Cooke, nada menos, otro ídolo que le había dicho al empezar que iba por buen camino...y aquí se pondría a su altura prácticamente. Porque está inspiradísimo, versionando precisamente a change is gonna come, atacando temas gospel, haciendo versiones de BBKing, llevándose de calle el my girl de los Temptations o wonderful world o dejándose la piel con una canción suya como Respect con la sección de viento a toda mecha, amén de la guinda del pastel que es la cover stoniana. 

Por último, mencionar que en su momento el disco y la gira por el Reino Unido que hizo Otis Redding sí que impactó en el mundo del rock. Por ejemplo, Peter Gabriel confiesa no oír otra cosa esos días, Bryan Ferry dijo que el concierto que vio en  Newcastle le cambió la vida, Rod Stewart y Tom Jones se quedaron ojipláticos en Londres...los mismos  Beatles quedaron impresionados y pasearon a la banda por limusinas por Londres, hablando con Redding de grabar el siguiente disco (ojo, nada menos que Revolver) en Memphis, en los Stax Studios, después de escuchar lo bien que había quedado, aunque al final descartaron la idea. 

En fin, si no conocéis esta obra magna, esta reedición de cincuenta aniversario es la mejor ocasión para acercarse a un gigante del soul y un cantante legendario. 





domingo, 4 de octubre de 2015

cañí y psicotrópica: la psicodelia para todos los públicos es española

Pues si. Puede que se la inventaran a medias en el Reino Unido y la costa oeste americana,pero nadie la llevó tan lejos como nuestros artistas sesenteros, ojo, los mas conocidos (y cañís) un par de años después, al menos en el aspecto visual. A las pruebas me voy a remitir

Ya de inicio la historia de como llegó aquí el gurú de esa psicodelia visual, Valerio Lazarov (¡el hombre que luego potenciaría tetacinco!) es asombrosa. Los capitostes de la tele franquista deseaban mostrar una imagen aperturista del régimen a través de la tele y en lugar de irse, por ejemplo, al Swinging London...se fueron a Bucarest, ¡a la Rumanía de Ceaucescu en busca de nuestro hombre! A una dictadura comunista con la que España no tenía relación...qué pensaría el bueno de Valerio...pues que dentro de lo malo...aquí había más solecito. Asi que hala, a cambiar dictadura por dictadura y a triunfar. Con Salomé, la cantante, jugando a la espía que fue al frío, en plan John Le Carré total. Surrealista y cañí. 

Valerio Lazarov, imaginación a la altura de las patillazas


El caso es que Lazarov marcó época, nada más llegar ideó un programa llamado...el irreal Madrid. Se había dado cuenta, evidentemente, de lo pesados que nos ponemos aquí con el fútbol y en concreto con ese club e introdujo una crítica sutil, usando a artistas como Massiel, Peret o....Joselito, cuando intentaba ser José a secas. Si no me creéis, aquí están las pruebas: 



El programa tuvo un éxito fenomenal y el estilo de Lazarov, encuadres imposibles, zoom fumeta y situaciones delirantes iba a marcar tendencia en España, en donde durante una década todos los artistas del momento se prestaron a grabar protovideoclips y actuaciones en la televisión absolutamente memorables...por absurdas. Dejando momentos y momentos que dejan al Syd Barrett de esos años como un icono del realismo social. Para muestra, unos botones. 

Por cierto, para que no digan, elogiemos la actitud de los grupos y solistas que participaron en estos desaguisados, entonces estrellas hispanas, sin una mala palabra ni un mal gesto, algo que no debía ser cosa fácil. No me imagino a Keith Richards o a Jim Morrison prestándose así como así a hacer algunas de las tonterías que vamos a contemplar: 



la copla meets la psicodelia...increíble. El príncipe gitano, muchos antes de la inenarrable versión de in the ghetto ya se atreve con un artista anglosajón de voz parecida a la suya (menudo ego se gasta el príncipe) aunque aquí, afortunadamente, la adapta al español. Y si ya una murder ballad galesa convertida en fandanguillo queda rara (me hace gracia que el príncipe gitano diga dilaila y no Dalila) el videoclip se sale. Con Joaquín Prat atracando a los transeúntes (el señor del bigotillo todo emocionado es único) el príncipe cantándole las penas a una abuelilla y un limpiabotas y todos los tópicos cañís en la Rambla barcelonesa, bailaora incluida. Único e inimitable 


Increíble. El Crooner más legendario que hemos tenido, en uno de sus temas más apasionados...y grabando un descacharrante videoclip. Porque tiene tela ver al malogrado Nino Bravo cantando virilmente esos te quieros metido en un cochecito de bebé, a una niña o a otra abuelilla (debían ser las extras ideales) Eso sí, se nota que se lo tomó con humor, esas sonrisitas intentando no partirse la caja delatan al valenciano



No hagáis la gracia de ponerse como las Grecas por mucho que venga a cuento...el género calorro también tuvo su coqueteo psicodélico con videoclips como éste, con cromas de señores con bigote, pintores de cuadro (ojo a la cara que ponen los dos) y las Grecas tirando de brocha gorda. 

  
Un grupo con el que tengo relación de amor odio...(siempre tiro más por el odio) pero que encaja perfectamente en el universo Lazarov, con ese legendario batería que siempre se mueve menos que las maracas de machín y el futuro presidente de Sega España, con esa sonrisa inquietante...como no ponerles con un cuadro de bailarines desmadrados y haciendo carreras de sacos, con ambulancias de la época y la publicidad del manicomio




Y para terminar (estas cosas hay que administrarlas en sus justas dosis) la joya de la corona. Una revisión a la española de odisea en el espacio mezclada con Manolo Escobar y Marisol vestida a ratos de marciana y a rato de faralaes, cantando en esperanto. Genial, único e irrepetible. 

  No me vengan con zarandajas. La psicodelia, como el piropo, es española...