lunes, 28 de diciembre de 2015

lista de los mejores del año...y los clásicos friquis


Un clásico inevitable, como de costumbre acompañado de esos personajes que nos han "amenizado" la temporada: 


Antonio Miguel Carmona y Beth Hart better than home


Este año es inevitable que los políticos aparezcan por aquí. Con las múltiples elecciones y ese invento suyo de la "precampaña" es ponerles un puente de plata para que hagan el ridículo. Y oiga, nadie mejor que este peculiar socialista, que le ha echado más morro en campaña que nadie, incluyendo "primeros espadas" si hay que conducir un autobús, subir una cuesta en silla de ruedas sin necesitarlo, levantar unas pesas en el gimnasio, vestirse de bombero, bailar un chotis o arrancarse en directo en la tele por Dean Martin, se hace ¡Pim pam propuesta! Menos mal que en casa se relaja escuchando el último disco de Beth Hart, sincerándose como nunca y dejando un par de canciones para la posteridad con mucha fuerza




Bertín Osborne y modern blues de the Waterboys




Bertín vuelve a estar de moda. Contra todo pronóstico..."presenta" un programa cuyo objetivo (sin éxito) es vender el casoplón que se exhibe sin pudor y de repente está en todas partes, otra vez, hablando de lo humano y lo divino y contando una vez más las famosas anécdotas de cuando hizo caca en la nieve o de cuando se lió con Brigitte Nielsen. Entre medias le da tiempo para sacar un disco de big band y promocionar sus productos ecológicos.. Que dan mucho juego (o jugo como el caldo de polla) una segunda juventud como Mike Scott y sus Waterboys, de vuelta al rock clásico a lo dream harder. 




El misterioso candidato sociata y something more than free de Jason Isbell

Volvemos a los políticos, en este caso al anónimo candidato sociata que se nos promocionó de esta guisa para las municipales. El espíritu y ejemplo de Carmona caló en él, quién sabe si después de escuchar la continuación de southeastern y de darse cuenta de que el nuevo de Jason Isbell gana a cada escucha y mucho


El Cagador Noruego y salud de los Deltonos


Un héroe anónimo que se dedica, no es broma, a defecar en serie en el campo de golf de Stavanger desde el 2005. En los agujeros, claro, con puntualidad y de lunes a viernes, eso sí. Ha saltado a la fama este año, imagino que habrá encontrado nuevos ánimos para su causa escuchando a los Deltonos en un trabajo sólido y de guitarras, en el que prácticamente no sobra nada


Nacho Vidal y Chris Isaak first come the night


Se nos ha caído un mito (cuidado con el doble sentido) con el de Arenys...no solo le ha dado por salir en la telebasura haciendo de energúmeno sino que este año nos ha informado de su operación de pene, necesaria por tenerlo " lamentable y atrofiado" No somos nadie. Menos mal que le ha gustado el último de Chris Isaak, en un estado de forma para nada lamentable ni atrofiado.



El seductor de Tomelloso y Shane Nicholson hell breaks loose


Aquí donde lo ven, quién lo diría, este sujeto es algo parecido a un viejo rockero. Un tipo que resiste inasequible al desaliento, colgando vídeos absurdos aunque la moda haya decaído un tanto...como Shane Nicholson, intentando sobrevivir con un disco sincero y dejes de buen singer songwriter, aunque se haga un poco largo



 Mariano Rajoy y Hi Honey de Low Cut Connie


El personaje produce (justa) urticaria pero...oigan, este año se nos ha desatado. Ha dejado el plasma y toda reserva y se nos ha echado a la calle dejando momentos y momentos y momentos...con su forma de andar extraña, sus baños medio en porretas, sus frases para la posteridad, su nueva acepción de "Ruiz" y su nuevo talento boxístico como "encajador". Tanto entusiasmo no puede deberse más que  a haber escuchado el rock n roll infencioso de Low Cut Connie 

 

Leticia Sabater y afraid of Ghosts de Butch Walker
Nuevos tiempos para nuestra presentadora "favorita" O al menos para su vagina, ya que se la ha ensanchado,además de reconstruirse el himen, según ella por problema de anchura...en fin, quizás sea un efecto secundario después de escuchar el disco más introspectivo del año, con Butch Walker reflexionando sobre el amor, el paso del tiempo y las pérdidas a lo grande.  


El camionero de Ezcaray y the end of the Golden Age de Wynntown Marshals


Solamente se puede explicar que vayas en camión a Riga y acabes sin saber como en mitad de un bosque en Ezcaray escuchando el último disco de los escoceses. El gran paso adelante dado con su último disco entusiasma y claro, uno pierde la noción del tiempo...y del espacio




Rita Barberá y ol' glory de JJ Grey & The Mofro




El momentazo del año solamente se puede explicar después de que Rita se escuchara este disco de pé a pá y en plena euforia se pasara un pelín con la botella. No me extraña: si estuviéramos en 1965 hablaríamos de un verdadero clásico del soul, con un JJ Grey absolutamente soberbio y un acompañamiento y sonido de lujos. Si no me crees...tienes que escuchar brave li' fighter. Y creerás en el caloret fallé 























domingo, 27 de diciembre de 2015

Low Cut Connie: con la esencia de los Stones




Pues sí, seguimos encontrando de vez en cuando cosas por ahí que te "reconcilian" con el panorama musical actual. La última, por el momento, es este grupo americano/británico que recuerda horrores a los Stones más clásicos, los de su etapa de finales de los sesenta/primeros setenta. Escuchándolos, parece que va a salir Jagger de un momento metiendo morritos y marcándose unas poses...





Low Cut Connie de Philadelphia, la ciudad de Rocky Balboa y Marah (empezamos bien) son básicamente un dúo, al estilo Black Keys (y para mí son mejores) formado por un americano, Adam Weiner, que ha nacido para frontman y dar espectáculo, no hay más que verlo (presume de haberse curtido tocando en bares gay, karaokes y restaurantes )y Dan Finnemore, británico, a la batería y guitarra. 

Hi Honey (o señorita fumando con el pie) es su tercer disco, el que debería hacerles pasar a las grandes ligas, como dicen los americanos. Han grabado dos más, uno de forma casi amateur en Gainsville, la patria chica de Tom Petty (van saliendo buenos nombres en este post) que gustó mucho a los críticos y un segundo que llegó a las orejas hasta de Barack Obama, que parece que le gusta escuchar mucha música o al menos eso cuenta, pero parece que sí que se han consagrado con este trabajo

Mucho rock n roll con aroma clásico pero sin sonar desfasado o carente de originalidad, mucha ironía y cachondeo y ganas de hacerlo bien. No solo hay conexión stoniana sino que se permiten coger cosas de otros sitios, como el pop sixties en Diane  (don´t point that finger at me) y ese piano a lo Jerry Lee Lewis del amigo Weiner que lo domina todo. Una de las revelaciones del año que termina. 




jueves, 24 de diciembre de 2015

Chris Isaak: crítica de first come the night


No ha terminado de cuajar por ahí el nuevo y esperado trabajo de Chris Isaak. Porque le falta dramatismo...ha sido escuchar algún tema como down in flames y a otra cosa mariposa...



Pues first come the night me parece un disco notable. Se va a quedar lejos de ser el disco que vaya después del imprescindible forever blue (por cierto, no han sacado edición especial por el veinte aniversario, cosa rara) pero no es un disco menor. 

Sí que es verdad que hay cierta dispersión, porque Isaak toca todos los palos que quiere (nada raro, por cierto) y eso le resta cierta coherencia y distrae si te gusta el dramatismo, imaginarte en hoteles "blues" atrapado con wicked games...(por cierto, lo que me gusta a mí sobremanera) Empiezas a lo grande con un tema casi solemne como first come the night y please don´t call (esta canción tiene un aire totalmente forever blue)  y perfect lover o el rock n roll de down in flames te descoloca un poco, sí...aunque son temas que Chris Isaak borda. A mi me recuerda mucho en este disco, para bien, al Elvis más "crooner", capaz de darle su sello a cada canción y salir bien parado. Y es que el amigo Chris es quizás el último de la saga de los rockeros clásicos, con veinte años de diferencia con el resto, pero con la misma clase. Por eso puede permitirse marcarse un tema a lo Jerry Lee Lewis en running down the road o un tema casi de western en some days are harder...y si lo que quieres es dramatismo, hay tienes kiss me like a stranger o reverie, el mejor tema que ha compuesto en mucho tiempo junto a we let her down de mr lucky, en mi modesta opinión.

 Otro problema, quizás el principal, es la duración, first come the night peca de largo...diecisiete canciones, aunque haya tanta variedad se hace sino pesado sí menos intenso. Por eso entiendo que no haya seducido tanto como aparentaba...pero no es un mal disco ni mucho menos, de un tipo que está en plena forma, a la altura de muy pocos. La mejor prueba, los que lo habéis visto en directo con el traje de espejos. Solamente alguien tan bueno se puede enfundar en eso y salir vivo del intento...



"Canto como Dios y me sientan igual las chupas de cuero
que las chaquetas oscuras ¡Qué más queréis!"



sábado, 19 de diciembre de 2015

Te lo recomiendan...ya que nadie más lo hará: Marah /Kids in Philly

El motivo para que vuelvan los hermanos con su mejor formación cubriéndoles las espaldas, con vinilo reeditado y una gira que a ver en qué queda merece su lugar en esta sección. 

Kids in Philly es el disco con el que dieron el salto adelante, diciendo "aquí estamos" y de qué manera. Imprescindible junto a if you didn´t laugh y 20000 streets, es un disco de rock americano puro y duro que destila energía por los cuatro costados. Y que suena bien, al contrario que su debut, let´s cut the crap, en el que ni siquiera contaron con un ocho pistas. Ahí ya se intuían algunas cosas buenas, pero nada comparado al golpe encima de la mesa que dieron con este disco. 

Marah recuerdan a un Springsteen joven (aunque en los fraseos de Dave Bielanko se ve influencia del mejor Dylan) hablando de lugares que conocen y de historias que les tocan en su Philadelphia natal. A toda pastilla, con esa faraway you con entrada de...banjo, lo contagiosa que es point breeze, irresistible, el drama de it´s only money Tyrone, que es probablemente el tema más épico que han hecho nunca, que tiene un aroma setentero fantástico, my heart is in the bum of the streets, donde demuestran que pueden irse por donde quieran y salir bien del paso (en este tema a mí me recuerdan a los faces) the catfisherman , donde se marcan un acústico perfecto, round eye blues con las voces de los dos hermanos encajando a la perfección, Barstool boys que tiene un tono parecido a la fantástica y posterior Walt Whitman´s bridge. Guau, la verdad es que este disco es una gozada, incluso con ese final lento de this town que pone la guinda al pastel. 


Marah Philly´s days

No me extraña que en esa época Marah se presentaran como "the last rock n roll band". Probablemente hace quince años lo eran. 





viernes, 18 de diciembre de 2015

Steve Forbert: compromised



Vuelve un gran tipo después de unos años con nuevo disco, compromised y eso es motivo de celebración, ya que además pasará algo desapercibido. 

Parece además que Steve Forbert vuelve a la senda de sus primeros trabajos de los setenta, donde alcanzó el éxito con Romeo´s Tune. No en vano es un disco para el que le cubre las espaldas una buena banda, que suena compacta. Aunque sigue algo justo de voz, que casualmente es lo que da uniformidad al disco, Forbert sigue siendo capaz de facturar un buen trabajo de singer songwriter variado: tiene canciones como big comeupdance en los que recuerda al malogrado Warren Zevon con tanto piano, I don´t know if you know it en los que el medio tiempo parece de  Tom Petty, dedicarle un par de temas tanto a los Stones como a los Beatles y meter un par de versiones en acústico de algunas canciones del disco, que él llama "americana". Bienvenido de vuelta, Mr Forbert...así podemos volver a disfrutar además discos como Jackrabbit Slim o Streets of this town. 


hey, por cierto ¿De qué me suena en este vídeo el "novio" de Cindy Lauper?


jueves, 17 de diciembre de 2015

Frontmen británicos de AOR: una especie...con clase


Es algo que he pensado a veces y con la visita que nos ha hecho un grupo aor británico como Fm, volviendo a cumplir con las expectativas: una banda de AOR le debe mucho a su cantante. La voz puede ser la clave que convierta un grupo en un muy buen grupo. Y ahí los ingleses, sin tener la exclusiva, son expertos. Aunque no sean nombres muy populares. Veamos algunos ejemplos: 

Tony Lewis 

Este bajista que se da un aire a Roland Orzábal, era la voz de the Outfield, un grupo que fue, quién lo diría, triple platino con...



Donde demuestra que no tenía nada que envidiarle al mejor Sting, casualmente otro bajista al frente de un trío...

Chris Ousey


Uno de los tipos que mejor hoja de servicios presentan en el AOR, aunque sea en segundo plano. Con los Virginia Wolf de Jason Bonham firmó más de un tema épico y luego entró en Heartland, donde destapó aún más las esencias en su disco debut. Últimamente además venía poniendo la voz en snakecharmer, casi un supergrupo de hard rock con Neil Murray al frente 


Phil Bates


Todo un veterano que llegó a tocar en una versión de la ELO posterior a Lynne y que volvió del Golfo Pérsico en los 90 (en serio) para vivir una segunda juventud en Atlantic, donde puso la voz a uno de esos pocos discos de AOR imprescindibles de los noventa. 




Tommy Liddell 



El primer cantante de Strangeways. Un grupo que hizo dos discazos con el americano Terry Brock, pero que contaba con Liddell en su debut, donde ayudó a apuntalar una banda que luego fue grande



Steve Overland

savoir faire

Y por supuesto la voz de los FM, incombustibles. El hombre que pone voz a I belong to the night, hot wired, face to face, heart of the matter, don´t stop, burning my heart down..casi nada. Ahí lo tenéis, dándolo todo tantos años después: 




por la boca moría el rockero: aquellas boutades legendarias


Sí, legendarias...últimamente las entrevistas en el mundo del rock se han vuelto muy asépticas o lo que es peor el entrevistador tiene más protagonismo que el entrevistado (siempre sale mal). El protagonista, aparte de que raramente es alguien de verdadero calibre, también pone el piloto automático...qué lejos y qué cerca esos tiempos en que abrías una revista y te encontrabas con cosas como...

"Blaze Bailey es el mejor cantante que ha estado en Iron Maiden" 

Steve Harris, un hombre contra (todo) el mundo 

"Nosotros comemos cadenas y cagamos metal" 

Aquí estuvo un tiempo estreñido...

Timo Tolkki, un músico con nombre que ya hace recelar, que probablemente...se lo creía. Bueno, al menos es dieta alta en hierro...

"Los españoles estáis influenciados por el fantasma de Franco" 

Ostras, pues se le da un aire...
Blackie Lawless se echó una novia española, hizo la ouija o a saber y se descolgó con semejante majadería, en exclusiva para la piel de toro...bastante complicado tenemos el presente, amigo Blackie...

"El reign of blood de Slayer es el mejor disco que he escuchado en mi vida" 


"Si me pilla en mi época greñas, lo flipo entero"

Bryan Adams. Es un genio. Aunque sea en lo suyo

"Era un travesti. Al principio dudé, pero pensé ¿Si tuvo los huevos de cortárselos, no los tengo yo de follármelo?"

Eso sí a la lima...y al limón
Lemmy Kilmister, haciendo más por la causa homosexual que todas las fiestas del orgullo gay juntas. Ésta tampoco tiene desperdicio: 

"En ese tiempo (los sesenta) estábamos todos colgados de ácido. Acabábamos discutiendo con los árboles pero lo peor es que a menudo ellos ganaban la discusión

"Qué tiempos aquellos..."

La mejor prueba de que era  material de primera...

"Una vez vimos a un grupo de prostitutas...cuando nos acercamos resultó que eran Motley Crüe" 

James Hetfield. Sí, era en los ochenta...la confusión era evidente.Menos mal que no se encontraron con Poison. 

"Si Morrissey dice que no hay que comer carne, yo como carne, hasta ese punto le odio" 

¡¡Robert Smith, Robert Smith!!
Robert Smith. El líder de The Cure es uno de los tipos con más "pachorra" que he visto...como será de irritante el dichoso Morrissey para sacar de sus casillas al amigo Robert...

Y en un apartado especial, habría que mencionar a los hermanos Gallagher. Unos tipos que si no hicieran ningún tipo de música podrían haber sido adorados por todo el mundo, solo por los chistes y gracietas sobre unicejos
Ostras si, sin cejas no sería lo mismo
 y por los dardos envenenados que han lanzado a todo quisqui, que cuando el artista alcanzado te cae mal, lo bien que sienta leerlos, oiga. Ya no digamos cuando respondían, como el de  Blur y aquella fantasía suya de que iban a subir él y Liam Gallagher a limar diferencias en el ring, a guantazos. Podría haber sido el combate más épico desde aquel de Hulk Hogan y el Último Guerrero, no digamos ya si acababa con doble K.O. En fin, algunas de sus boutades más legendarias: 

"Jack White parece el Zorro cebado de donuts" 

Añadir leyenda
¡...! Un aire zorruno se da, aunque no veo el exceso de donuts

"¿Escribir una canción sobre un árbol? (hablando de la canción the king of limbs de Radiohead) ¡Dame un respiro...anda y que te follen" 

Colijo que no se compró el ok computer

"Muse me asustan de cojones, son una mierda espeluznante" 

Bellamy y cía podrían poner eso en las etiquetas de cada disco, echándole un par
 

 "Que vendas un montón de discos no quiere decir que seas Bueno. Si no, mira a Phil Collins"

Amén...







sábado, 12 de diciembre de 2015

Ginger Baker in Africa



He descubierto este documental gracias a que en el último festival in edit han rendido un homenaje a 
su director, Tony Parker. Es uno de esos trabajos que se quedan en el limbo de los documentales y merece la pena verlo, por el valor musical y por ameno. Por eso he decidido hablar de él. 

Ginger Baker in Africa trata básicamente de seguir al batería de Cream y Blind Faith, en el punto más alto de su fama (estamos en 1971) en un viaje, un road trip (más bien un desert trip) en Land Rover desde Argelia a la capital de Nigeria, Lagos, donde va a reunirse nada más y nada menos que con Fela Kuti, el legendario músico africano, para grabar con él (el disco, live! saldría ese mismo año) Vamos, un París- Dakar (O París- Lagos) años antes de que empezara la carrera... 

Vamos primero con el dato de que Ginger Baker, cualidades musicales aparte, era y es un tipo...peculiar. En la línea de los bateras legendarios de los sesenta, estilo Keith Moon o John Bonham, vaya. Así que puede pasar cualquier cosa subido a un land rover y con la cámara pegada a su cogote...un escocés alto y pelirrojo por el desierto del Sáhara, interactuando con tuaregs y gendarmes, que parece que se marca un documental de la 2, un tanto confuso (In Africa tiene los defectos de los documentales "experimentales" de la época, hasta insertan animaciones y todo en mitad del montaje) hasta que llega a Nigeria y efectivamente se encuentra con Fela Kuti. Ahí llega lo mejor del documental, vaya personaje más hipnótico que era este hombre (aunque la jam funky con Ginger Baker con pintas de tripi tocando a la batería con músicos nigerianos es otro puntazo, normal, como tocan los tambores los tíos, no me extraña que inventaran la percusión) como además lo podemos ver actuando con todo detalle no queda más remedio que quedarse mirándolo en acción, ya seas aficionado a la "world music" o no. Aquí lo tenemos en todo su esplendor, marcándose una jam tribal de esas hipnóticas...


"Ah, claro, ahora entiendo lo de "Ginger""

Ginger Baker in Africa es en definitiva un reflejo del rock de la época, cuando los rockeros occidentales se lanzaron a conocer mundo, de la India a Marruecos encontrándose unos sitios y una música casi vírgenes para ellos. Con el plus como dije de no ser un trabajo recordado...y que cuenta con un protagonista carismático...


"Normal, nadie tocaba la batería
y fumaba con cara de póker como yo" 

viernes, 11 de diciembre de 2015

Por qué estamos como estamos: los programas (no) musicales, un recorrido


Una nueva mini sección, con cosas que a mi juicio nos han llevado a estar como estamos en el mundillo musical (más mal qué bien y reducidos al "andergroun" que diría Jaime Urrutia, ya sabéis) Pero sin ponernos muy serios ni buscar culpables, que tampoco hay que darles publicidad gratuita, por cierto. Mejor cosas curiosas e incluso cómicas...aunque más bien sean tragicómicas. 

Como la entrada inaugural. No solo no hay programas musicales en la televisión actual, sino que, lo que es peor, hay programas "no" musicales absolutamente abracadabrantes, que han hecho un largo viaje desde...1990. Ése fue el año en que se empezó a joder el Perú...


La Quinta Marcha

pa habernos matao
El principio del fin. Telecinco, recién estrenada su etapa "tetacinco" era la vanguardia televisiva y tenía que marcar tendencia (para nuestro pesar) en el apartado musical. En lugar de competir con rockopop y en menor medida con plastic con un programa al uso, algún genio decidió que en T5 la música sería la excusa y no el motivo. Nada por tanto de profesionales como Abellán o Beatriz Pécker, un guión, una idea...no, cogemos a cuatro chavales  sin experiencia en un casting, lo llenamos todo de luces llamativas y montamos un batiburrillo sin mucho sentido, con concursos y chorradas varias. Y hablando enrollados, como lo hace la basca, a tope con la chavalería, oiga. Un horror que reconozco haber visto poco, afortunadamente aún había donde elegir, pero que sentó cátedra. No hay más que ver donde han llegado Jesús Vázquez (que aprendió a ser un buen presentador) y la dichosa Pe. Bueno, al menos ahí debutaron Natalia Estrada e Inma Brunton (oh, Inma Brunton, buenos recuerdos noventeros...) 




Leña al mono que es de goma y ponte las pilas


...llevas 20 años deseando inflar a collejas a este tolai



 Como he dicho la dichosa quinta marcha creó escuela, tanto que pronto le salieron dos competidores en la tele hispana: Leña al mono que es de goma en A3  y ponte las pilas en la 1. No querías caldo...pues toma dos tazas. El primero, poco aportó más que el nombre, genial frase para meterle caña a cualquier historia que solo dices si eres noventero. Un horror encabezado por Toni Aguilar, un tipo con una habilidad pasmosa para dedicarse al género de los programas no musicales y Paco Pil. Paco Pil presentando un programa, la leche. La verdad es que se juntaron el hambre con las ganas de comer: programas alucinados y la música más alucinógena, el dichoso bakalao. El programa de la uno tenia menos gracia, si cabe. Tanto que Telecinco demandó a la primera por plagio de la quinta marcha...y sí, encima animó al interfecto de la foto de arriba a dedicarse al mundo del espectáculo.  





El Karaoke de T5

¿Secreto? era playback y aún así cantaban mal

En los noventa surge la moda de los karaokes, importados de Japón y Telecinco, otra vez, se inventa un nuevo programa no musical apuntándose el tanto. Nada menos que un tour por provincias (siempre salían en pueblos y ciudades pequeñas) en el que se montaba un tarima y unos espontáneos (que eran de todo menos espontáneos) se tiraban al ruedo arrancándose por Nino Bravo y compañía, a ver quién era el que lo hacía mejor. El ganador o ganadora, se llevaba...un karaoke. Todo presentado por un ex de la década prodigiosa (quién elegía estos presentadores, por amor de Dios) que se convirtió en un fugaz sex symbol con su pinta de profesor enrollado de ciencias durante un minuto. Reconozco (sería un "guilty pleasure") que lo veía, por si algún conocido (eran años sin facebook ni webcams) se animaba o estaba entre el público, pero la verdad es que más hubiera valido que sacaran a grupos de "provincias" (qué palabra más fea) de verdad y hacerles un poco más fácil el camino.



Lluvia de estrellas 
Los 90 cuando Bertín no vendía su kelly, ni cocinaba, ni iba  informal
 Sí, el amigo Norberto no descubrió la tele en septiembre, precisamente. Después de  programas de culto (por el desbarre del primero y las pintas que se gastaba en el segundo, echarle un ojo) como contacto con tacto y scavanger. Bertín encontró el equilibrio entre sus dos pasiones, la música y la tele, aquí. En mala hora, claro. Porque lluvia de estrellas introdujo en nuestras pequeñas pantallas el efecto del karaoke "tuneao" Unos imitadores (aquí usaban la expresión sin tintes negativos, ojo) se metían literalmente en la piel de sus ídolos: cruzaban una puerta misteriosa, llena de hielo seco y volvían tuneados en el artista que fuera, vestidos peinados y maquillados, con pintas surrealistas. Podría hablar del increíble jurado (Carlos Tena, Alaska y...Lauren Postigo) o de la mítica cancioncilla que se marcaban todos al final, pero mi momento preferido es este, cuando en un giro increíble, acude un chaval al programa de Bertín Osborne...a hacer de Bertín Osborne. Simplemente increíble



Operaciones Triunfo
"levantando las manos, un movimiento sesi..."

Claro, como no mencionarlo. Aquí sí que la industria y los artistas se rasgaron las vestiduras, con poco éxito Dejando de lado a algunas concursantes (ya sabéis de qué pie cojeo) lo peor fue que reventó el mercado de los discos con productos de usar y tirar. Recordemos los discos de las galas que salían cada semana o momentos demenciales como esta especie de we are the world que vista  y sufrida ahora, la verdad es que te echas unas risas por lo ridículo que parece todo... y que parecen todos: 




Eso sin hablar de la gira, con las facilidades que no se le daban a ningún artista nacional o internacional, rematada por un inenarrable concierto en el Bernabéu (que entonces no se usaba para grandes conciertos, toma ya) En fin


Popstars, todo por un sueño (pesadilla)

Si pensabas que con OT lo habías visto todo en el mundo de los reality shows musicales, Popstars, casi en paralelo con el anterior te enseñó que estabas equivocado ¡Un concurso solo para chicas! Por supuesto  nada de facilitar el camino a chicas que tuvieran un grupo de rock, le dieran al folk o al jazz en pequeños clubs, no. Tontería a mansalva y encima malos rollos, que estaban todas como panteras para pasar por encima de sus rivales. Ah y mención especial para otro jurado atómico, con la corista de la Orquesta Mondragón y un tal Dr Flo, de tripi permanente. 





Los mejores años de nuestra vida,destino Eurovisión...

pues me quedo con los 90
                                                 
"no preguntes, no preguntes..."
Desde hace diez años más o menos, a la televisión "de todos" la música le ha importado un pito. No solo no tiene un programa decente desde no disparen al pianista sino que nos ha ido "deleitando" con bodrios como el del Sobera, con artistas de las "décadas doradas" haciendo playback,encima recortado, de manera bastante bochornosa. Aquí pensé que el pobre Mike Kennedy se nos quedaba en el plató. 


Y como no hablar del amigo John Cobra, un bakaluti famoso por hacer el "monger" en youtube, presentándose a Eurovisión y haciendo...el monger. Acabó la noche denunciando haber sufrido una agresión...de la tal Carol. Por mucho menos en los ochenta quitaron caja de ritmos y pusieron una corrida de toros. 


 La Voz y Tu cara me suena


el ring musical, con un par
Y llegamos al presente, con dos programas absolutamente dantescos. En el primero, unos "coaches" (el término se ha puesto de moda, en serio) que son en realidad "artistazos" conocidos por todos (mucha caspa por tanto) promocionándose con poco recato se "asombran" con el talento de unos cantantes amateur que se retan (o algo así) de vez en cuando en un ring, auténtico, el de la foto, a canciones en lugar de trompadas. No hablemos de la versión con los niños, que es aún más sórdida. En cuanto al segundo, es una versión de lluvia de estrellas con famosos compitiendo. Lo que debería ser una humorada, incluso cachonda (imaginad a cuatro o cinco Arturo Valls dando el callo ahí) se convierte en algo bastante triste cuando ves a algunos artistas de verdad, importa poco el nombre o el género, abocados a participar en una astracanada porque de cantar sus temas y tocar en sus conciertos no llegan a ninguna parte. Aparte, algunas de esas "actuaciones" tienen...delito: 



En fin, que de aquellos lodos...muchas gracias Quinta Marcha. Por nada, claro.


jueves, 10 de diciembre de 2015

Españoles contracorriente: Hermanos Dalton ya están aquí


Hoy hablamos del grupo que debió ser el definitivo del power pop español (tampoco hay tanta competencia, claro) pero que se quedó en banda para paladares exquisitos (que también somos pocos)

Grupo gaditano formado en torno a dos hermanos, Carlos y Josema Gómez, para este disco entraría un tercer hermano, que habían ganado un par de concursos para bandas pop rock amateurs que les habían permitido grabar un mini lp (que sacaron bajo el nombre de Invitados) ya como Hermanos Dalton debutaron con un disco de versiones en el 90, luces de Hollywood, con temas que iban de los Kinks a Lou Reed, pasando por Martha and the Vandellas. Buen gusto y buenas expectativas que se confirmaron dos años después cuando publicaron su segundo disco, el primero con material propio, este ya están aquí. 

Un disco de power pop que de haber sido extranjeros estaríamos adorando, porque tiene lo mejor del subgénero: muchas guitarras cuidadas, canciones cortas  y de excelentes melodías, con los dos hermanos encajando perfectamente a las voces. El single que eligieron, los latidos de siempre no pudo ser mejor carta de presentación, pura energía que te engancha, pero también supieron meter guitarras saturadas, qué noventero, en temas con la vía (que recuerda a lo que hicieron precisamente ese año Lagartija Nick en inercia) como antes o el crimen del siglo, otro tema imprescindible de los hermanos, ecos de otros grandes como 091 como en solo por ti, rocknroll clásico en sígueme... "ya están aquí" es un disco corto en duración pero que no da tregua y que es un verdadero chute de energía. 

Como casi siempre las buenas sensaciones no se tradujeron en ventas o reconocimiento, más allá de premios en Radio 3 y esas cosas, aunque siguieron en activo una década más, hasta que se cansaron por cosas como que su compañía, Dro, les archivara su último disco sin fecha de salida, tanto que tuvieron que sacarlo autoeditado mucho después, lo que supuso reactivar la banda con los tres hermanos (tuvieron otras formaciones hasta llegaron a ser un quinteto) y finalmente han vuelto a grabar el año pasado, su último disco se llama revolución. 



¡sí, otra vez el mítico programa del Wyoming en Telemadrid!




domingo, 6 de diciembre de 2015

2006/2008 Cuando Marah dominaba el mundo (de las salas pequeñas)



Marah ha vuelto, con los hermanos Bielanko y la excusa del quince aniversario de Kids in Philly. De momento unos cuantos conciertos en E.E.U.U, pero seguramente haya más, mini gira española casi incluida. 

Más allá de sacarse unas perras reactivando a la banda y darle una oportunidad a los músicos a los que dejaron colgados cuando funcionaban como quinteto estable, lo mejor de la noticia es precisamente esa formación (aspirante al premio  Yoko Ono incluida) la de los tiempos de If you didn´ t laugh, cuando eran la banda que mejor se desenvolvían (de qué manera) en sitios pequeños, a un palmo de la audiencia. Qué tiempos...y qué pronto empezamos con la nostalgia.

Pero sí, es que eran una banda que daba gusto escuchar en recintos pequeños, sobre todo en ese momento, hace diez años, cuando ficharon un batería y un guitarrista estables y sacaron if you didn´t laugh you´d cry, mucho más crudo que 20.000 streets, pero que sería igual de fundamental para ellos.  Por no hablar de sus giras en las que se dejaban la piel y que tenían sus conciertos más memorables en España....esas salas bikini, oasis, el café Antxokia, el dvd de Mataró..., esas coñas con el abrigo de Dave y el guitarrista que se parece a Tamudo...estuvieron a punto de conseguirlo esos años, de convertirse en algo muy grande, tocando en Bonnaroo,saliendo en el programa de Conan O´Brien  y se pegaron ellos mismo el tiro en el pie, como casi todos sabemos. 




Pero bueno, aquí están otra vez con algo que no esperábamos, los hermanos con la mejor banda que puede cubrirles las espaldas, aunque sea en un ejercicio de nostalgia prematuro ¡A fin de cuentas son los verdaderos Marah! Aunque espero que si vuelven no desfasen como de costumbre tanto con la priva, por la cuenta que les trae...



                                                                               yeah!
                                                              

viernes, 4 de diciembre de 2015

Tom Jones, la autobiografía




El mundo rockero ha descubierto a Tom Jones. O al menos los más "puristas" porque el Tigre de Gales es un clásico. Todo el mundo ha alabado sus últimos dos discos por su reinvención como artista serio (gracias a Dios que no se le ha ocurrido a Barry Manilow) y un poco a rebufo el galés ha decidido publicar su autobiografía, al menos para el mercado anglosajón que es donde ya se puede leer. Y la cosa parece que merece la pena. 

Más que nada porque así se puede descubrir al Tom Jones que ni es el artista crepuscular ni un hortera de bolera.
pues mola, aunque se pasara con los rayos uva
Sino un término medio. Un tipo con talento que estuvo donde había que estar y que tenía ese lado hortera de machote que mola, para que nos vamos a engañar. Un chaval que descubre su pasión por el soul con doce años, en cuarentena por la tuberculosis que padeció, que siempre ha estado casado con su novia de siempre (vaya usted a saber si su leyenda de sex bomb es cierta) que arranca su carrera con it´s not unusual y se pone en la cresta de la ola, conociendo a todo el mundo, lo que da lugar a un montón de anécdotas, empezando por su amistad con bluesmen legendarios como T Bone Walker, que estaba seguro de que Tom Jones tenía orígenes negros o Screamin Jay Hawkins (ahora se va a hacer unas pruebas de ADN y todo a ver si es verdad) su amistad con John Lennon aunque cuando se conocieron se quiso liar a mamporros con él, ofreciendo un buen retrato del ex beatle en sus días de Nueva York, siguiendo con los días de casinos en Las Vegas, donde le tiraban ropa interior a mansalva y rivalizaba nada menos que con Elvis, que se presentaba en sus conciertos disfrazado con una careta y le pedía consejo sobre qué droga tomar para estar en tan buena forma (y el galés no tomaba nada). Incluso querían hacer un dueto juntos, pero el coronel  Parker lo impidió ¡Lo que habría salido de allí! hasta llegar a un encuentro en las Vegas con Michael Jackson y su hermana Latoya en la época de Thriller que le dijeron más o menos que ya era una vieja gloria, para cabreo del tigre de Gales, que se sentía a pleno gas...

En fin, todo un personaje musical, de esos de los que no se te pueden escapar sus palabras, así que estar pendientes de su libro que no os decepcionará. 



jueves, 3 de diciembre de 2015

Volviendo a las reinvenciones de David Bowie


Vamos a empezar el 2016 con uno de los platos fuertes, musicalmente hablando, nada más comernos el roscón de reyes. El nuevo disco de David Bowie sale el día ocho de enero. 

Y me parece que no me va a gustar mucho. La canción que ha revelado no me ha tocado, pero eso es lo menos importante. Lo que impresiona es que Bowie lo ha vuelto a hacer, se ha reinventado completamente otra vez, dos años después de su último disco. El duque blanco está en plena forma, más de lo que parece, de hecho ha estado año y medio trabajando a la chita callando en su blackstar, buscando músicos reputados de jazz de Nueva York que plasmaran su idea. Realmente es muy grande, nadie como él ha tenido el instinto, el olfato para mutar y salir airoso y esta vez no va a ser menos. Por eso quiero aprovechar para echar un vistazo a sus cambios más allá, por si no se han apreciado lo suficiente y nos hemos quedado con Ziggy stardust,Heroes o el incidente de la piruleta nada más: 

" A Dios pongo por testigo
que voy a grabar un disco de heavy jazz"

El David Bowie Mod (1964-67)

Hace poco comenté que pudo haber formado un dúo atómico con Steve Marriott...y es que el primer Bowie era Mod, influenciado por los Who, claro y con el toque psicodélico de la época. Todo eso se advierte en su álbum debut, qué pasó desapercibido pero que explica por qué tantos años después apareció con David Gilmour para versionar por sorpresa Arnold Layne



El Bowie folkie y el Bowie eléctrico (1970-1972)

Después de unos años enfrascado en el ballet,el mimo y el teatro, donde se le ocurrió la idea de desarrollar personajes distintos a los que luego nos acostumbraríamos, volvió con guitarras acústicas, formato desnudo y guiños al folk: el de life on Mars o Space oddity por supuesto, con su debut en tv. Entonces, en una primera vuelta de tuerca se pasa a un rock eléctrico, de banda, con Mick Ronson aportando riffs: the man who sold the world, queen bitch...



La etapa glam y Ziggy Stardust (1972-1974)




La conocemos todos: Bowie empieza a observar a Iggy Pop, a Lou Reed, se inspira en un rocker
desconocido norteamericano y lo mezcla con el teatro japonés (solamente David Bowie podía ver esa conexión) y crea al ídolo del rock definitivo. Convirtiéndose en el icono glam por excelencia. 

Soul y Duque blanco (75-76)


El personaje de Ziggy Stardust es demasiado pesao y Bowie se va desprendiendo poco a poco de él, hasta que se reinventa como un artista de soul blanco, en el fantástico young americans y crea otro personaje, menos marcado, el duque blanco siempre elegante de Station to station...



El Bowie  Berlinés (1977-1980)


Y para terminar una década increíble, se muda a Berlín y se convierte en puntal de la vanguardia, el ambient, la influencia del krautrock...descolocando y sorprendiendo a todo el mundo. Siendo capaz de endosar entre tanta experimentación un tema inmortal como heroes...



El Bowie guitarrero y con look el padrino: Tin Machine (1989/1991) 



la década de los 80, a pesar de convertirlo todavía más en superventas y ya en leyenda, le pasa factura, pero al final tiene tiempo de observar el rock guitarrero de bandas como the Godfathers y les copia con su nueva banda, los Tin Machine con los que vuelve a sorprender. 



El Bowie ídolo alternativo (1995-1997)

 Tin Machine no funciona en su segundo disco, pero Bowie vuelve a rizar el rizo y se convierte en padrino del sonido alternativo, facturando un disco como Outside, coqueteando con la electrónica y el sonido industrial, poniéndose un paso por delante de artistas veinte años más jóvenes que él que lo tratan como a una eminencia (recordemos el concierto de su cincuenta cumpleaños)



La resurreción (2013)

"Va por ustedes"

Después de Outside Bowie volvería poco a poco a un sonido más "clásico" hasta que en el 2004 sufre su problema cardíaco y se retira de todo. Cuando ya le dábamos por "jubilado" llega el 2013 y vuelve a la palestra con the next day. Un David Bowie maduro y clásico que casi casi vuelve al mundo de los vivos cuando nadie lo esperaba. El Duque Blanco lo ha conseguido una vez más...



...y llegamos a este Blackstar, la enésima reinvención. Este hombre es increíble, talentoso o astuto...probablemente es ambas cosas. Y le veo en buena forma, no hay que fiarse del vídeo de Blackstar en que lo vemos un tanto envejecido: en las fotos de los artículos que le empiezan a dedicar las revistas se le ve casi rejuvenecido, con energía en la mirada (debería decir en cada ojo)  aunque sea para  grabar discos de estudio nada más. Seguro que nos sorprende otra vez . Nadie se reinventa como Bowie cayendo siempre de pie, como los gatos. 



"Bunbury y Bosé....un paso por delante siempre andaré"