jueves, 14 de enero de 2016

2016, un año para volver a escuchar a Ronnie Lane


Al menos eso piensa Pete Townshend, amigo y compañero de aventuras del gran Ronnie al que le sorprende que hoy sean pocos los que conozcan al ex faces. Tiene razón. Yo incluso añadiría que lo es incluso en nuestro mundillo, a pesar de contar con fans convencidos, entre los que me incluyo.Pete piensa también y es posible que aquí tenga razón de nuevo, que su mayor aportación al rock fueron los años de Slim Chance, justo después de que los Faces se disolvieran. Paul Weller, Waterboys, Ocean Colour Scene...todos son grupos y artistas que en un momento u otro han tenido ecos de Slim Chance en su sonido. No está nada mal y sin embargo sus tres discos con la banda han estado descatalogados mucho tiempo y aún hoy el debut anymore for anymore, al menos el vinilo original, parece que es difícil de encontrar, fuera de la red, claro. 





 El caso es que este año Townshend, la viuda de Lane y el cantante de Kustchy Rye, una banda inglesa semidesconocida, Des  Horsfall, muy influenciada por Ronnie, tanto que toma el nombre de una de sus canciones antes de que le diagnosticaran esclerosis, han decidido intentar poner fin a ese ostracismo. Van a publicar un disco, the bastard tin, dedicado a su figura y que viene precedida por un tema en el que Pete Townshend pone su guitarra a los textos de Kate Lane en Chameleon, un single de adelanto que se puede escuchar online. Pero la cosa no queda aquí, ya que hay un disco nuevo de Slim Chance y es que la banda, que cuenta con tres miembros que tocaron junto a él en los viejos tiempos se reactivó en el 2010 y vuelve con temas nuevos y alguna versión del añorado músico, como la imprescindible the poacher. Su trabajo se llama on the move. 


Ojalá estos esfuerzos sirvan de algo, por poco que sea y se sepa de un tipo genial y muy querido. Como ha dicho con toda razón un hermano suyo"mientras que se toquen sus canciones, mi hermano no estará muerto, sigue aquí con nosotros"







No hay comentarios:

Publicar un comentario