jueves, 21 de enero de 2016

Diez años sin Arthur Lee



Arthur Lee en los sesenta
con un "mindundi"



Este 2016 hace el aniversario de la pérdida del líder de Love. Con el tute que llevamos estas semanas con los fallecimientos inesperados, no es que apetezca mucho recordar otro de hace una década, pero al mismo tiempo me gustaría rendir homenaje, no sé si habrá alguno más, a Arthur Lee. 


Como se marchó fue algo raro. Después de una travesía por el desierto incluyendo cinco años en el talego, en el 2004 Lee reapareció a lo grande con forever changes concert, en el que recreaba en directo el extraordinario disco de Love junto a una banda joven como Lemonade. Los malos tiempos parecieron quedar atrás para el problemático genio, que reaparecía como gurú y músico de culto de los sesenta, por fin reconocido y lo que era mejor, con expectativas de vivir una época de madurez en lo profesional. No pudo ser, muchos recordaréis que en el (dichoso) FIB de Benicássim Lee dio un concierto lamentable, borracho, al parecer afectado por la muerte de su amigo Rick James (sí, el de superfreak) y su reputación, al menos aquí, volvió a caer en picado. Luego llegó la enfermedad, la leucemia...pensé que pese a lo serio que parecía el líder de Love se recuperaría, hasta recuerdo a Robert  Plant, otro fan, organizando conciertos benéficos para él con gente como Ian Hunter, Ryan Adams o Nils Lofgren pero no pudo ser y se nos fue en agosto. En general Arthur Lee acabó teniendo una vida bastante triste, con muchos sinsabores, es un tanto irónico para el líder de una banda que se llamó Love. 

Pero estamos aquí sobre todo para celebrar su música, por supuesto con forever changes a la cabeza. Pero también que fuera un pionero de rock en Los Ángeles, uno de los primeros en apostar por un grupo mixto (Love lo fue en sus primeros años) de blancos y negros, apostó por la psicodelia, puede que grabara con forever changes el primer álbum conceptual (ya sabemos que hay opiniones para todos los gustos) metió por primera vez influencias latinas (alone again or) y puede que hiciera una de las primeras canciones punk de la historia, a partir de una acústica (seven and seven is) Incluso descubrió gracias a una novia el potencial de Los Doors en el Whisky a go go, que luego le comieron la tostada. Un genio, complicado, contradictorio, pero genio a fin de cuentas. 

Además hay una novedad en el mercado de Love, para completar este recordatorio. Se trata de la reedicion del último disco que grabó con el nombre Love en 1972, Reel to real, con un quinteto de músicos de color y tratando de adaptarse a los nuevos tiempos que corrían. O sea soul, funky, el sonido que venía de Muscle Shoals...un disco diferente a forever changes, da capo o four sail, pero que puede servirnos para entender la entidad de un tipo como Arthur Lee. 








1 comentario:

  1. Joer, ya han pasado 10 años. Si parece que fue el otro día cuando me enteré. Muy grande Arthur Lee.

    ResponderEliminar