jueves, 4 de febrero de 2016

Escuderos del rock n roll...y de David Bowie


Nos vamos recuperando por aquí (más o menos) del inesperado final de David Bowie y así el Ayatola se suma poco a poco al homenaje a un personaje único e irrepetible. Una prueba de ello sería el increíble olfato que siempre tuvo con sus músicos y no fueron pocos los que estuvieron a su servicio. Pongo cinco ejemplos, pero podían ser muchos más: Mick Ronson, por supuesto, Earl Slick, incluso Stevie Ray Vaughan... 


Reeves Gabrels
¡Te he dicho un do, un dooo!

Para el guitarrista, Bowie sería prácticamente un hermano mayor. Se conocieron en 1987 a través de la mujer de Gabrels, que trabajaba como agente de prensa para el británico, sin que David Bowie supiera que era guitarrista. Hasta que su mujer le dejó una cinta y a Bowie se le encendió la bombilla. Con él grabaría su vuelta a lo grande al rock de guitarras, con el fantástico debut de Tin machine. Sería su mano derecha durante toda la década de los 90, su trabajo llegaría hasta hours. El inglés siempre se fiaría mucho de él, le bastaba un rasgueo de guitarra para inspirarse y que arrancara la canción siguiente. Era de los pocos que conocían de verdad que los problemas cardíacos que sufría eran aún más graves y después de su pérdida ha dicho, con toda razón, que hay que recordar a Bowie como un tipo normal y corriente y fantástico a la vez. Dese hace tiempo se ha integrado en The Cure y ahí sigue con Robert Smith y compañía. 



Mike Garson


Procedente del jazz, Bowie requirió sus servicios ya en 1973, en pleno apogeo de Ziggy Stardust, como pianista en directo. En una audición de siete segundos tocando changes consiguió el puesto. Iba a hacer diez conciertos con la banda..y acabaron siendo más de treinta años, apareciendo además en 18 albums con el británico, además de no pocos tours. Bowie era fan del jazz, recordemos que tocaba el saxo y se sentía a gusto con el pianista americano, que le permitía meter arreglos ajenos al rock, 
incluso de música clásica, como en la parte del piano de battle of Britain

y llegó a tocar en directo con él incluso en las contadas ocasiones en que Bowie lo hizo después de retirarse de los escenarios en 2004



Carlos Alomar


"oé oé oé, oéee"
En 1974 Bowie conoció a este guitarrista de Rhythm and blues mientras producía a su amigo Lou Reed. Su olfato legendario no le falló, era el hombre que necesitaba y por eso lo llamó para young americans, su acercamiento al soul y como ya sabemos, el inglés se adaptó como al guante al soul y al funky. Luego vendrían station to station, Heroes, Lodger...Bowie siempre parecía saber cuando hacia falta el toque funky y soul del guitarrista. Como anécdota emotiva, cuando asesinaron a John Lennon, Bowie estaba con él y le pidió que le consiguiera algo para dejar de sentirse aturdido por el dolor de la pérdida.Alomar cogió su dinero y se fue a dormir, sin comprarle nada. Entendía que Bowie tenía que pasar por eso. 



 Gail Ann Dorsey
" A ver si me toca la bono loto..."
 Gail Ann Dorsey fue uno de sus últimos "fichajes" al bajo, de los más acertados. Al principio no entendí muy bien qué pintaba aquella señora de aspecto extraño (Reconozco haberla llamado "la bajista Kojak") pero desde luego era la bajista ideal para Bowie. Tanto que ha estado con David Bowie hasta el último momento, desde que se incorporó a la gira de Outside.Nadie como ella hizo que Under Pressure sonara tan bien en sus conciertos. 


Trevor Bolder

" Patillas de gomaespuma"

Y terminamos casi al principio, con uno de los spiders from Mars, la mítica banda de Ziggy. Proveniente de Hull, como Mick Ronson, sustituyó nada menos que a Tony Visconti al bajo para cubrir las espaldas de Bowie en Hunky Dory y se mantuvo junto a Bowie hasta el disco de versiones de Pin ups. Nunca estuvo cómodo con su atuendo glam, pero su bajo, como el resto de la banda, sonó excelente en el disco más mítico de la carrera de David Bowie. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario