domingo, 28 de febrero de 2016

La vuelta de los Guns: Slash y Duff...os la estáis jugando


¿Quién falta, recordando viejos vicios...?

Axl Rose ha conseguido que vuelvan los Guns aunque sea más o menos (podemos decir que es una reunión al cincuenta por ciento) y no parezca importarle un pito a casi nadie. No me extraña. Han pasado demasiadas cosas y todo lo que significó la banda en su momento se ha ido al garete, saliendo por la ventana (como aquel piano del amigo Axelio)

Yo personalmente no entiendo qué diablos están pensando Duff McKagan y Slash. Bueno, sí, en billetes de los grandes...pero no sé si les compensará dar esos conciertos y estar codo a codo con un tipo que haría bien en retirarse, porque no se aguanta ni él. Se están jugando la salud otra vez, porque  la maquinaria en que se convirtió Guns and Roses con el pelirrojo en modo on fire casi se los llevó por delante. De manera literal. 

Hagamos memoria. Es 1991 y se celebra la segunda edición del Rock in Rio, cuando era rock y en Río..Guns and Roses son cabezas de cartel por encima de Queensryche, Megadeth y los Judas (toma ya) con Maracaná "petao" , debutan en directo Matt Sorum y Dizzy Reed, el concierto va a ser televisado...y en el backstage llega Axl Rose y saca un papel de la manga en el que se especifica que todos los demás le ceden a él los derechos del grupo o el se pira. Increíblemente todos acceden...y venden literalmente su alma al diablo. Van a pasar una temporadita en el infierno...

A partir de ese momento Axl Rose hace lo que le da literalmente la gana en cada concierto, poniendo en jaque los nervios de todos. Sobre todo llegando hasta cuatro horas tarde a cada show (pensemos un momento en lo que significa llegar cuatro horas tarde a un concierto de la gira de los use your illusions) o liándola parda, como en este momento desconcertante: 


Que le estaban grabando con una cámara, con una simple cámara...bueno, pues no contento con tirarse encima del espectador, se le ve darle una "tollina" a traición a otro y a continuación...se pira, así por las buenas. Demencial. Aquí el público perdió los estribos y destrozó el escenario, los propios Guns tuvieron que salir escondidos en una furgoneta, hubo una veintena de heridos...pero eso no detuvo al tipo, que en el siguiente concierto volvió a llegar una hora tarde, porque sí. Al pobre Matt Sorum, un tío que ya había tocado con The Cult en la gira de Sonic Temple se lo llevaban los demonios sin poder hacer nada. 

El único que se atrevió a replicar a la diva fue Izzy Stradlin, que ya sabía entonces que no iba a ir a ninguna parte (al menos buena) si seguía metido en aquel follón. Se había recuperado de su adicción a la heroína y ya ni viajaba con el resto del grupo, aunque tenía que aguantar esas esperas de horas y horas hasta que Axl se dignaba a aparecer, algo que debía ponerte el corazón a mil. Encima, en otro gesto feísimo el que fuera su amigo y paisano se plantó un día diciéndole que iba a cobrar menos porque no se movía en escena...fue el colmo para el guitarrista, que se bajó del barco. Salvo para un par de conciertos puntuales poco después y alguna aparición esporádica con los Axls Roses actuales, no ha vuelto a involucrarse en serio en este lío. Hasta ahora ha sido el más sabio de todos. 

Los demás tuvieron que seguir aguantando el chaparrón, como cuando en Montreal, cuando tocaban después de Metallica y Hetfield se quemó, volvió a llegar cuatro horas tarde y se las piró a las primeras de cambio otra vez, volviendo a cabrear al público que volvió a destrozarlo todo. Realmente estar en  Guns and Roses esos días tenía que ser  insoportable. 

Desde luego para Slash, enganchado a la  heroína y para McKagan, alcohólico crónico lo fue. Al primero le dio una sobredosis de la que solo le salvó un chute de adrenalina y al segundo le explotó el páncreas. Casi nada: los dos lo contaron de milagro. 

La separación les ha sentado bien a ambos. Independientemente de lo que nos guste el proyecto conjunto de Velvet Revolver o los discos en solitario del chisteras, ahí hay dos músicos profesionales disfrutando de su trabajo y nada más, con un posición económica que no es mala, como es el caso del pobre Steve Adler. Y ahora vuelven a algo que casi les cuesta la vida...sigo sin entenderlo, el tiempo lo cura todo y esas cosas, pero habiendo estado al borde del precipicio, volver a confiar en un tipo que sigue haciendo de las suyas cada dos por tres...uf. Que les vaya bien y sobre todo que no vaya mal. 

Si vuelve a lucir este modelito con
 las lorzas, se les pela la patata fijo






1 comentario:

  1. Si señor, el más listo y mi favorito Izzy Stradlin, yo también temo lo peor con esta reunión, quien sabe, igual nos sorprenden con tal bajas espectativas. Saludos

    ResponderEliminar