jueves, 31 de marzo de 2016

The Cult/Hidden City: el disco de la banda del momento



Hidden City me ha gustado, aunque he notado que no me ha "entrado" tan bien como Choice of Weapon. Quizás sea algo normal, porque entonces no sabíamos que esperar de la banda, especialmente de un Ian Astbury más errático (y gordo) que nunca y...pelotazo. Ahora el pelotazo lo estábamos esperando y Astbury y Duffy no han defraudado. 

De hecho, están viviendo una segunda o tercera juventud, para mí al menos son el grupo más en forma que hay, la banda del momento.

Hidden City ha llegado para quedarse
Ya metidos propiamente en Hidden City, lo mejor es ese nivel al que están los dos líderes, tanto que oscurecen la labor del resto de músicos, aunque tengan por ejemplo a un batería tan contundente como Tempesta. Ian Astbury está por encima del bien y del mal en las voces, habrá que ver el directo que ha sido muchas veces su telón de aquiles, cantando más que nunca en plan chamán (Hinterland) con frases cortas y certeras, prediciendo incluso la tragedia del Bataclan en París. En cuanto a Duffy, vuelve a ser, como el mismo se define "The riff guy" regalando material por doquier desde que empieza dark energy, al principio en la línea, de Beyond good and evil: no love lost, dance the night away...aunque luego se permitan experimentar un poco, sin salirse de sus parámetros, poniendo la voz en primerísimo plano en in blood o metiendo un piano en birds of paradise que queda fantástico también se marcan temas que recuerdan al sonic temple nada menos, aunque se llame Goat...y cierran con el tema menos The Cult "clásico" que les he escuchado (y que suene bien) que es sound and fury. 

 En los mentideros rockeros, cuando ha salido el disco he visto que las discusiones iban, más o menos, en si el disco estaba más cerca de la cabra o de Beyond good and evil, son muchos los que ha visto conexiones con ambos discos. Eso en el fondo debería dar igual. Es un gran disco de the Cult, otro más, por más que quizás falte un tema que realmente vaya más allá, como lo era for the animals en su predecesor, pero que The Cult grabe un disco así en el 2016, lo que hace que tenga más mérito. Que estamos en etapa de vacas flacas...









No hay comentarios:

Publicar un comentario