viernes, 29 de abril de 2016

Danny Michel: matadora






Nuevo disco de uno de mis artistas favoritos, cuatro años después del último, así que estamos de enhorabuena...


Guitarra "ad hoc"

Un trabajo que él considera el más "humanista" de su carrera, aunque siempre ha tenido facilidad para saber contar y muy bien historias, con una voz muy personal. Tampoco parece que falle en Matadora. Es un tipo que tiene algo que decir sin predicar, como he leído alguna vez y eso es lo que te vas a encontrar en el nuevo disco. 

Danny Michel tiene una regla, que no conocía, para saber si una canción es buena o mala: tocarla a pelo, con guitarra acústica delante de un fuego de "campamento". Es como la prueba del algodón. Si le convence es momento para darle más capas al tema. Esta vez es la que más le ha costado, en parte por su dedicación a la gente de Belize (sin sociedad off shore) y en parte por andar metido en mil historias, aunque a la hora de ponerse a grabar en estudio, ha ido bastante rápida la cosa.



Sin salirse de sus parámetros, hay un poco del Danny Michel de siempre, el que conozca como yo su carrera disfruta enseguida, quizás más que con su último trabajo, blackbirds are dancing. Hay algo así como más variedad, más colores en la paleta. Incluso grandes canciones otra vez, como good old days, la verdad es que la influencia caribeña, esos pequeños detalles que se escuchan quedan fantásticos o Samantha in the sky with diamonds (sí, guiño beatle) dedicada a una astronauta canadiense. Este tipo tiene talento y una voz muy propia, creo que queda claro escuchando estas dos canciones nuevas: 




Y bueno, alguien que siendo antitaurino (el debate está llegando hasta a Canadá) se sirve de la historia de una olvidada y pionera torera chilena, peruana (en serio, se llamaba Conchita Citrón) para componer un tema y dar nombre al álbum, reflejando su idea central (básicamente, luchar por lo que se cree) hay que tenerlo en cuenta. 






Danny es más mariachi que bullfighter....

No hay comentarios:

Publicar un comentario