viernes, 15 de abril de 2016

In studio: Cheap Trick


Vuelven Rick Nielsen y compañía con nuevo disco, parece que en forma, así que es un buen momento para reivindicar a la banda en estudio, dejando por una vez a un lado el famoso directo del Budokan. 

Porque hay mucho y bueno por los discos de estudio de la banda, un grupo capaz de moverse por terrenos muy variados, del power pop al rock clasicote, gracias a un tipo versátil a las guitarras como Nielsen y  un cantante como Robin Zander que se encuentra cómodo en casi cualquier registro. 

y esa chupa mola

Así por ejemplo, se me ocurren...(vamos a dejar también Surrender y I want you to want me): 

Hello Kiddies y He´s a whore



Ya en su disco debut se aprecia la versatilidad, con canciones totalmente glam como la primera y power pop del bueno, con un punto más que osado

Hello there



Lo que necesita un buen concierto para empezar es un buen tema en el disco

California Man



Las versiones también son su fuerte, en este caso de una influencia clara, the Move. Robin Zander puede con casi todo

Dream Police


La fama conseguida con el At Budokan no mermó su buen olfato. Aquí además hay hasta cierta épica

Mighty Wings y The Flame





Cheap Trick se acabaron adaptando bien a los ochenta, facturando AOR. El primero es un temazo, aunque compuesto por gente ajena al grupo, Mark Spiro y el mítico Harold  Faltenmeyer, AOR sin sobredosis de teclados que te hace olvidar a Cruise, la propaganda militar barata y el partidillo de voley playa de Top Gun. En cuanto a the Flame, es una power ballad que aguanta el paso del tiempo mejor de lo que piensan muchos puretas, que odian el tema con todas sus fuerzas. 

Hard to hell


En los noventa, una época poco conocida de la banda, en la que incluso se autopublicaron, sonaban maduros y tan bien como casi siempre. Con mucha sobriedad, como en este tema

Come on come on come on



Ya en el 2006, seguían manteniendo las esencias más clásicas

When I wake up tomorrow



Y ya en este año, una vuelta a los orígenes, eso dicen ellos, en la que por lo menos en este tema demuestran que siguen sonando bien y frescos, después de un buen porrón de años. Bien por ellos, aunque no esté el batería Bum E Carlos (genial nombre) no se sabe muy bien por qué. Un grupo veterano en forma (eso es un lujo hoy) que en estudio tiene un buen puñado de canciones en su haber, además de un par de éxitos que conocemos todos. Ojalá pudiéramos verlos en mejores condiciones que en algún costroso  festival hispano. 



Y sí, el nuevo batería se parece
 demasiado al cantante de Coldplay...

1 comentario:

  1. Supergrupo, sus primeros cuatro discos son espectaculares, buen repaso, el último no esta nada mal.
    Saludos.

    ResponderEliminar