sábado, 7 de mayo de 2016

Canciones "malditas" sin merecerlo



Casi debería ser un (sub)género: canciones que lo tienen crudo para aparecer en directo, tener difusión o vida propia principalmente por su relación con su creador/creadores y que no tienen una historia "complicada" (al estilo Helter Skelter, que por cierto McCartney ha recuperado para sus directos) Vamos, qué podrían decir cuál película almodovariana o canción petshopboyana eso de "¿Qué he hecho yo para merecer esto"? Y encima tendrían razón. 

Se me ocurren a bote pronto estos ejemplos: 



Cualquiera de esta banda irlandesa, qué llego a publicar cuatro discos en los noventa, antes de desparecer y que Bap Kennedy, empezara una carrera en solitario en la que se ha desmarcado de ese pasado. Rara vez aparece un tema del grupo en sus conciertos, salvo la versión que hicieron de Madame George de Van Morrison. Algo que además irá a más, porque su carrera en solitario está más que asentada y no para de crecer. Así que solamente nos queda el material de la banda para disfrutar en plan nostálgico. 






 Se podría aplicar la fórmula a cualquier tema de Ceremony, con heart of soul a la cabeza. Ni Astbury ni Duffy deben guardar buen recuerdo del disco, que les dio bastantes quebraderos de cabeza, con demandas del niño de portada, un Ian Astbury en serios problemas con la droga y la relación entre los dos líderes del culto más tensa que nunca, tanto que se separaron en un par de temporadas. Así que no es raro que se salten el disco en sus conciertos actuales. Hasta el polémico disco de la cabra ha tenido más presencia en los setlist. 



Con eso de que los Mac de Peter Green son "una cosa" y los de Buckingham/Nicks "otra" y las contadas apariciones de un Peter Green que no debe andar bien de salud, algunos de los temas emblemáticos del grupo de los primeros años no encuentran su sitio, sobre todo uno de los instrumentales definitivos. Al fin y al cabo los Mac "actuales" recuperaban con cierta regularidad oh well y Santana le dio vida propia a black magic woman...








Aquí hay algo irónico. Hablamos del gran éxito de Marillion,  que ninguno de los dos "bandos" los Marillion de Hogarth y Fish, deben considerar muy importante. La banda recupera con cuentagotas la canción, como todo el repertorio de los años de Fish, pese al cariño que le tiene su público más veterano y en cuanto al escocés, antes de retirarse, veremos si definitivamente, tampoco es que haya estado siempre en sus conciertos, es más, en alguno nada más "pedírsela" se ha cerrado en banda. Paradójico que viva sobre todo de los derechos de autor de sus años en Marillion y que por tanto Kayleigh sea la canción que más dinero le genere.





Entiendo en parte a Bunbury con que se asocie a Héroes, e incluso a él como artista en solitario, con entre dos tierras, por los siglos de los siglos. Sin ser un mal tema, ahí está su mítico solo, no es de las mejores  canciones de los zaragozanos y sí, es normal que Enrique no se quiera quedar estancado en tocar el tema una y otra vez en lugar de apostar por canciones nuevas (otra cosa es que acierte con las canciones nuevas) Lo del adoquín de aquel concierto en Zaragoza por "renegar" de Héroes tampoco ayuda...y claro, como los demás  siguen en el "limbo" la "pobre" entre dos tierras es solamente carne de radiofórmula...y de karaoke y la barra libre en las bodas. Ay.





 Por último casi todos los temas de Uncle Tupelo, considerados como "claves" para entender el alt country han sido relegados al olvido por Jeff Tweedy, que casi no se acuerda de ellos y hasta por Jay Farrar, que es el que mantiene el "legado". Recupera temas en sus conciertos sí, pero bastante oscuros, se echa de menos que aparezcan whiskey bottle o life worth livin







No hay comentarios:

Publicar un comentario