domingo, 8 de mayo de 2016

Los Air Studios de Montserrat




Con el fallecimiento de George Martin ha vuelto a aparecer el recuerdo de los Air Studios de la isla de Montserrat, uno mítico, aunque quizás no tanto por la lejanía de la isla caribeña, aunque ya ha salido alguna vez por aquí al hablar de Police o Dire Straits. 

No es un dato muy conocido, pero Martin dejó EMI nada menos que en 1965, aunque evidentemente siguió siendo el productor de los fab four y trabajando con ellos en Abbey Road. Pero ya libre, quiso poner en práctica sus ideas en un estudio propio y fundó los Air studios, en Londres pero mediados los setenta se enamoró de la isla caribeña de Montserrat y allí que fundó la segunda parte del proyecto, el que pasaría, aunque de pasada, a la historia. 

George Martin consiguió que ese estudio fuera un lugar especial, prácticamente su nuevo hogar. Midge Ure, de Ultravox lo recuerda como un sitio casi glamuroso, en un lugar único, paradisíaco y al mismo tiempo gracias a los esfuerzos del productor, curiosamente muy británico. 


Los autores de Vienna se unen a Cheap Trick, UFO, Police McCartney en su reencuentro con el productor, Dire Straits...no está nada mal. Debía ser un sitio especial y apreciado por los músicos porque, lujos caribeños aparte, era un estudio alejado de todo el microcosmos en que se movían unos artistas en la cresta de la ola en el que se aislaban y se concentraban en la música, simplemente, según el enfoque que quisieran darle. Ya comenté que algo del lugar se quedó impregnado en los surcos de  discos tan importantes como Ghost in the machine, Synchronicity o Brothers in arms y en canciones como invisible sun, wrapped around your finger o brothers in arms. Incluso Sting y cía grabaron un clip, el de every little thing she does is magic allí, 
aunque no deja de ser curioso que el primer disco grabado en la isla es uno menos conocido: Volcano (hay uno inactivo en la isla) de Jimmy Buffet en el que se notan los aspectos "caribeños"



Otro disco importante grabado en Montserrat fue steel wheels, el retorno por la puerta grande de los Stones. A Keith Richards acabó por gustarle tanto como Jamaica. Tenía un gran bar, un gran restaurante con un gran cocinero y el estudio tenía su punto...era el mejor sitio para vivir en la isla. Y encima sin sobredosis de Reggae. 



Desgraciadamente el final de los estudios llegó poco después, de forma abrupta y dramática. Un huracán devastó la isla en 1989, arrasando el estudio y obligando a Martin a volver a trabajar al Reino Unido, a Hampstead donde sigue funcionando aunque el productor no se olvidó de la isla, organizando conciertos benéficos, sobre todo el de 1997, después de que el volcán de la isla entrara en erupción, tratando de ayudar a los sufridos isleños que incluso fueron evacuados. Hoy está en ruinas, en una parte inhabitable de la isla. Triste final para uno de los "templos" más exóticos del rock. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario