sábado, 14 de mayo de 2016

Robin Zander y Tom Peterson (los "guapos" de Cheap Trick) recuerdan los días del Budokan


Al hablar el otro día de lo variados que son Cheap Trick en estudio volvió a aparecer de refilón el mítico directo del Budokan...del que ya se ha dicho casi todo. Salvo quizás escuchar a los protagonistas, a la banda, a como recuerdan vivirlo desde dentro, que tiene su miga. Así que les "cedo" la palabra: 

Tom Petersson: 

"Habíamos grabado tres discos para una gran compañía y habíamos tenido buena prensa y críticas, pero ninguno de esos tres discos había vendido mucho:Teníamos algo así como "popularidad regional" en Buffalo o San Diego, pero tocábamos en clubs pequeños. El público no sabía qué pensar de nosotros, éramos raros...para nosotros era simplemente ser nosotros, ser naturales, lo que les gustaba a los japoneses" 

humor...hasta en la prensa



"La prensa musical japonesa había venido a nuestros conciertos y allí empezó a echar a rodar todo. Empezamos a recibir toda clase de material divertido sobre la banda desde allí, como dibujos, nos veían como personajes de dibujos animados y también les gustaba la música. Así que fuimos a Japón" 

Al principio Epic quería que hiciéramos un documental para televisión, así que filmaron algunos conciertos y finalmente dijeron que les gustaría editar un disco en directo. Dijimos que sí, que claro aunque a Robin y a mí no nos gustaba la foto de portada. Parecíamos enanos enseñando los dientes y sin cuello...Nuestro mánager nos dijo que no os preocupáramos, que nadie fuera de Japón lo vería. Probablemente con el Budokan evitamos que Epic nos despidiera, aunque luego tuvimos que dar ruedas de prensa en restaurantes japoneses durante un año"

Robin Zander:

"A los japoneses les encanta convertir a músicos y actores en personajes de cómic. Lo habían hecho con Kiss y Queen y también con nosotros, que eramos sus hermanos pequeños.Sabíamos que la gente vendría a vernos en los conciertos de Tokio pero...cuando salíamos del avión vimos un follón en el tejado del aeropuerto y pensamos que estaba allí el presidente, algo así. Bajamos y había cinco mil personas esperándonos, gritando nuestros nombres. Tuvimos una cola de cincuenta coches siguiéndonos por la autopista  y en el hotel nos cerraron las ventanas con cinta aislante y había personal de seguridad en cada salida. Fue excitante, pero también peligroso"

"Para el primer concierto en el Budokan nos mandaron furgones de correos para recogernos, sin ventanas ni asientos. Éramos el primer concierto que se hacía desde que unos fans habían muerto aplastados en los conciertos de Deep Purple años atrás por eso la seguridad fue muy estricta. Los conciertos en Japón son temprano, así que fue como tocar de día. Al público se le permitía gritar y aplaudir solo a veces, entre canciones...mientras tocábamos se quedaban completamente quietos."

"Por Japón viajamos en tren de alta velocidad, pero el caos también estaba en las estaciones.Se nos echaban encima para mirarnos o sacarnos una foto y tenían que sacarnos literalmente en volandas. Una chica intentó cortarme el pelo con unas tijeras y me cortó en el cuello, otra me rasgó la chaqueta, los de seguridad intentaban apartar a la gente con porras...Un caos. Rick y Carlos sufrieron lo mismo, todos querían coger la gorra de Rick o las gafas de Bum.Todo el mundo tenía guardaespaldas, incluyendo nuestros roadies y el mánager de la gira...Fue como un sueño hecho realidad y un tanto pesadilla al mismo tiempo. Pero fue inolvidable, uno de los acontecimientos de mi vida" 

"¿Tú también eres un sex symbol en Japón, Rick? ¡La leche!"




2 comentarios:

  1. Interesantes las declaraciones, les costó triunfar en su mejor época y siempre me llamó la atención que fuese gracias a Japón y este directo que se hiciesen famosos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Realmente Japón es otro mundo, debieron vivir una experiencia a lo Bill Murray en lost in translation, multiplicada por cinco mil

    ResponderEliminar