sábado, 18 de junio de 2016

Astbury y Duffy recuerdan Love


Cuanto le debemos al segundo disco de The Cult. No solo por las canciones, sino porque, tantos años 
después de editarse, permitiera a la pareja con aquella gira "revival" coger nuevos aires y convertirse en la banda de su generación que mejor presente tiene, en estudio desde luego. Por eso es curioso leerlos ahora a los dos, aportando su punto de vista sobre aquel disco. 

Se le considera un álbum de gothic rock, puede que lo sea, pero los dos ya estaban acercándose al hard rock en el que brillarían a partir de Electric " Si había que alejarse del pelo largo y los solos de guitarra, que era lo que vendía la new wave y el movimiento post punk, nosotros queríamos hacer exactamente eso. Los rebeldes contestan de una manera que no es exactamente oponerse a algo, simplemente es ser visceral y enérgico" recuerda Astbury

The Cult 85: punk rockers con cara de póker

También es el disco en el que la imaginería, la espiritualidad, ese aire de chamán que todos asociamos con el cantante hoy llegó para quedarse. Para Bill Duffy, dreamtime era un trabajo más punk rock, le había influenciado mucho el combat rock de los Clash.  Ahora apostaron por la psicodelia, en esa época empezaron a fijarse en the Doors...y curiosamente, cuando ya tenían el concepto, la imagen el nuevo sonido...se encontraron con el problema del productor. Steve Brown venía de trabajar con Wham...el dúo se cabreó como una mona, pero finalmente la cosa funcionó: con Brown dieron forma primero a un single, she sells sanctuary, que  tenía un toque algo más comercial, que podía convertir en algo más que un grupo de culto (valga la redundancia) a la banda, sacándola del circuito más alternativo. Si siempre os ha recordado a spiritwalker, vais bien: Astbury confiesa que se inspiraron en la línea de bajo de la canción y de ahí llegó el riff, que como sonaba psicodélico les gustó. La cosa, evidentemente, funcionó bien, She sells sanctuary fue un éxito y sigue siendo una canción apreciada por los dos. "A ninguno, incluido Ian, se le ha ocurrido nunca quitarla del repertorio" revela Duffy. 


Astbury dándole vueltas a como sonar más psicodélico todavía
El resto del álbum se grabó rápidamente, en un mes. Temas de sonido más "clásico" como rain o big neon glitter les dieron confianza para crecer, para hacer temas más arriesgados y así llegarían brother wolf o The phoenix, temas que serían de lo más experimental que grabaría la banda en mucho tiempo y que encajaron bien con la idea de Love. Aunque tampoco, mientras estaban metidos en faena, las tenían todas consigo, estaban arriesgando bastante, incluso su apuesta tuvo consecuencias físicas: "un chico, nada más salir she sells sanctuary me pegó un puñetazo. Había verdadero odio en sus ojos, como si hubiéramos roto una norma, salir de las calles de Brixton, del punk rock pero querer tocar los instrumentos bien y tener éxito" recuerda Ian.
En el fondo, el que menos gastaba en peluquería era él

Esa base de fans más alternativa se les fue, al menos de momento y fue sustituida por un público más "normal" encantado de descubrir a la banda. De hecho Love sigue siendo el disco más vendido en la historia de su sello, Beggars banquet. También funcionó muy bien, por primera vez en Estados Unidos, donde les acogieron como banda post moderna, así que The Cult decidió dar un nuevo giro a su carrera, fuera el que fuera: por eso no les costaría luego aceptar el enfoque de Rick Rubin para electric, recordad que el disco debería haber sonado de forma diferente con la producción de Steve Brown. 


El caso es que pasado los años, el dúo tiene un cariño parecido al del público por love, el disco que los convirtió en estrellas.  De nuevo es Astbury el que habla para terminar: "lo bueno de Love es que las canciones tratan de temas que no son menos importantes ahora que entonces: amor, muerte, sexo, materialismo, espiritualidad...todas las experiencias humanas posibles. Al crear love quisimos hacer una flor en lugar de una alambrada y hay que tenerlo todo muy claro para hacerlo" 








No hay comentarios:

Publicar un comentario