jueves, 16 de junio de 2016

Captain Beyond y Lone Star, más de "esas bandas setenteras"


Los setenta son la década en la que más cantera de hard rock hemos tenido. No descubro nada nuevo...esto era especialidad del ya añorado blog de Rockland, pero la verdad es que continuamente te vas encontrando bandas que no conocías o recuerdas otras de repente y lo buenas que eran. Es el caso de Lone Star y Captain Beyond


Lone Star fue un grupo británico, no confundir con una banda española del mismo nombre de la época "preconstitucional", fundado en Cardiff en 1975. Debutaron al año siguiente, con la producción de Roy Thomas Baker y durante un tiempo estuvieron a punto de convertirse en una de las grandes, al lado de Lizzy o UFO, sobre todo con la llegada de su segundo cantante, John Sloman, uno de esos tipos con talento que no te explicas por qué no ha llegado a más, pero se deshicieron como un azucarillo tras el segundo disco. Y sí, lo tenían: no hay más que escuchar su versión de she said, she said de los Beatles, a million stars o lonely stars (que tiene unas geniales pinceladas aor) de su debut o the bells of Berlin del segundo. Paul Chapman, luego en UFO, estaba en las guitarras y eso se nota... en fin,de haber persistido, creo que habrían hecho grandes cosas, pero ahí están esos dos discos,acompañados de mucho material en directo y BBC sessions: 



Y qué decir de Captain Beyond, cuantas bandas de rock duro que se han adentado en terrenos psicodélicos le deben algo al trío. La verdad es que tenían mimbres para adentrarse en esos terrenos, con  tres miembros que habían pasado ya por Iron Butterfly y la banda de Johnny Winter y además contaban con el primer cantante de Deep Purple, un Rod Evans que no tendría la potencia de Gillan o Coverdale, pero que tenía una voz capaz de adaptarse a cualquier tema y  hacerlo accesible. Con Captain Beyond echó el resto, porque su debut es espectacular, no se cansa uno de oír dancy madly backwards, mesmeration eclipse o the moon speaks return. Captain Beyond también lo tenían todo para triunfar, lo demostraron, pero por alguna razón no pudo ser. Tanto que para el segundo disco ya ni siquiera estaría Rod Evans con ello y aunque llegaron discos posteriores, no fue lo mismo. Al menos el tiempo ha convertido este disco en uno de culto, totalmente merecido...

 





No hay comentarios:

Publicar un comentario