lunes, 18 de julio de 2016

Diga Jeff Beck, diga cuatro discos y diga diversidad


De los guitar heroes si hay algo que distinga a Jeff Beck, aparte de no ser tan conocido como, por ejemplo los también ex yardbirds Page y Clapton, es la variedad de su repertorio, como fluctúa por géneros como quiere, algo que no suelen hacer los hachas de la guitarra, al menos no tanto y al mismo tiempo también tiene la habilidad de sonar accesible, sea lo que sea lo que toque, poca tendencia tiene Jeff Beck a la megalomanía y eso es una virtud más que un defecto. Para hacernos una idea y aprovechando que saca nuevo disco, podemos verlo seleccionando algunos de sus discos por década (que vamos por la quinta, oiga: el tío dando guerra en solitario desde el 68, no está nada mal) Ninguno sigue los mismos patrones, más allá de la propia guitarra de Beck y todos entran muy bien a la primera.


Segundo álbum del Jeff Beck group con Rod Stewart a la voz, poniendo acento en las versiones y en el rock pesado, no en vano en las notas del disco el mismo Beck habla de "heavy music" cuando el término empezaba a asociarse al rock. Versiones de Elvis Presley, temas firmados por un escudero ideal como Nicky Hopkins...Jeff Beck sabía de lo que iba el rock duro que se estaba imponiendo a finales de los sesenta y cumplía perfectamente.





Publicado a mediados de los setenta con Blow by blow Jeff Beck demostró que era capaz de hacer lo que quisiera, descolocando un tanto al personal saliendo indemne de la jugada. Aquí se marca un disco completamente instrumental y se acerca al funk y al jazz con versiones (abundan en su discografía como podéis ver) de Beatles o Stevie Wonder. Un disco arriesgado en el que la guitarra vuela libre en medio de mucha improvisación






Publicado en 1989 Guitar shop acopla sonidos ochenteros a la guitarra de Beck, que tira de hard rock cláscio. Ojo, con gente cubriéndole las espaldas a Beck de mucho prestigio, a la batería encontramos a Terry Bozzio...pero sí que hay sintetizadores y a veces suenan en baladas ochenteras. Qué no le quedan nada mal. 






En 2010 y después de un disco orientado a la electrónica, Beck se permite dar una nueva vuelta de tuerca a su carrera y marcarse un disco en el que casi todo vale y funciona: blues rock, piezas orquestales, versión de Lilac Wine y Corpus Christi Carol que remiten a Jeff Buckley  y voces femeninas de lo más variado: Joss Stone e Imelda May, entre otras. Pero, por encima de todo está la guitarra, una vez más inconfundible.





Jeff Beck un guitar hero que se atreve con casi todo y con el que casi todo acaba sonando a Jeff  Beck.


No hay comentarios:

Publicar un comentario